Dallys Ferreira habló con Intrusos, tras la muerte de su hermano Jonathan, en un día muy especial para ella: "Hoy es el cumpleaños de Jonathan, cumple 21 años. Muchos amigos festejaron, le hicieron un homenaje muy lindo a mi hermano".

"Es injusto por quién era Jonathan, era un luchador de la vida, me emocionaba verlo y escucharlo. Quería crecer y hacer algo más allá de lo común y dejar un granito de arena en este mundo", afirmó la actriz paraguaya.

Luego Dallys relató cómo fue la muerte de su hermano: "Fue muy doloroso para mí. Tuvo una discusión con mi mamá y Jonathan empezó a enojarse, había puteado en guaraní, golpeó la mesa y salió corriendo al balcón, fueron segundos que ni Brian (su hermano menor) ni mamá pudieron hacer nada o entender qué pasaba".

"La muerte no tiene remedio. No hubo oportunidad para que analizara dos segundos, ya era tarde. Mi mamá cuando lo vio correr al balcón, bajó corriendo por las escaleras y mi hermano se asomó por el balcón y lo vio ya tirado", contó.

"Me traje a mi familia porque no los podía dejar. No tengo idea qué va a pasar, lo único que sé es que voy a poner todo de mí. Daría mi vida por él, yo ya fui feliz, él tenía todo por vivir. Pero no se puede...", siguió.

Y dio un mensaje para las personas que atraviesan momentos difíciles: "Si esto que le ha pasado a mi familia sirve para algo, piénsenlo bien, recapaciten porque sufren muchas personas. Tenemos que aprender a fabricar una vida nueva, a vivir con esto".

"Yo, aunque quisiera, no puedo negar mi fe. Dios fue mi papá, él iluminó mi vida. Intenté enojarme con Dios, al principio me enojé con todos, hasta conmigo porque no estuve ahí para protegerlo. Lo que decía era '¿por qué Dios no hiciste un milagro?'. Mi hermano eligió esto en un momento irracional de un impulso".

"Yo, cuando me enteré, perdí la razón, es algo que no se puede describir. La vi a mi mamá al día siguiente y no existía, era un ser sin vida. Cuando me vio, me abrazó, lloró y era como un bebé desorientado, desesperado. Ahora está mucho mejor, aunque obviamente siente una gran responsabilidad por lo que le pasó a Jonathan. Mi hermano Brian (de 13 años)  no lo llora adelante de nosotros, se va al baño, pone música y lo llora en la ducha".

Por último, Dallys reveló que hace poco su hermano se había reencontrado con su padre y le había dado el apellido y habló de lo importante que es en su vida su novio, Nicolás: "Tuve momentos que dije 'quiero dormir para siempre', pero Dios me salvó la vida. Cuando conocí a Nicolás, mi pareja, era que alguien me cuide y alguien me dé amor, y eso me dio estabilidad emocional. Yo tenía mucha culpa y no está bien".