NA 162
NA 162
 www.cij.gov.ar 162
www.cij.gov.ar 162
 NA 162
NA 162
 www.cij.gov.ar 162
www.cij.gov.ar 162

Ausente en los tribunales de Comodory Py debido a un problema de salud -según el certificado médico presentaba hipertensión y angustia, además de diabetes-, Carlos Menem se convirtió en el primer presidente elegido democráticamente en ser condenado por la Justicia en la Argentina.

En su ausencia, el Tribunal Oral en lo Penal Económico N°3 lo responsabilizó como coautor del delito de contrabando agravado de armas a Ecuador y Croacia y ordenó que cumpla 7 años de prisión efectiva. No obstante, para que eso ocurra es necesario que termine el proceso de desafuero por su cargo en la Cámara de Senadores; aún cuando suceda, por edad recibiría el beneficio de prisión domiciliaria.

Menem quedó, además, inhabilitado para ejercer el comercio por tres años y tampoco podrá desempeñarse como empleado público en los próximos 14.

Como agravante el tribunal tuvo en cuenta que existió "fin de lucro" en la maniobra, consideró una "omisión" no dar intervención al Congreso y cuestionó su "desaprensiva conducta para con los soldados argentinos que estaban en los Balcanes" en ese momento. En tanto, como atenuante se atendió a la falta de antecedentes penales, su avanzada edad y su precario estado de salud.

Su abogado, Maximiliano Rusconi, calificó el fallo de "ciencia ficción" y dijo que fue "una parte disparatada" del proceso.

Otras penas

El ex ministro de Defensa Oscar Camilión, que tampoco estuvo presente ya que tenía programada una cirugía para este jueves, fue hallado responsable del mismo delito, y recibió una pena de 5 años y seis meses de prisión, además de restricciones similares a las del ex gobernante.

En tanto, los otros acusados recibieron las siguientes penas: Diego Palleros, 5 anos; Manuel Cornejo Torino, Haroldo Fusari y Carlos Nuñez, 4 años y seis meses; Jorge Corneto Torino, 4 años y tres meses; Julio Sabra, Edberto González de la Vega, Luis Sarlenga, Carlos Franke, 4 años y Teresa Irañeta de Canterito.

El proceso

Menem y los otros 17 acusados en el proceso habían sido absueltos en 2011 por el TOPE 3, que –por mayoría– entendió que la venta de armas no consistió en "acto de contrabando", sino que fue una "decisión de política exterior y un acto político no judiciable". Pero el 8 de marzo pasado la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal revocó esa decisión, y ordenó a los mismos jueces impongan las penas.

El 31 de mayo pasado, el fiscal Marcelo Agüero Vera pidió el desafuero del senador nacional Menem y 8 años de encarcelamiento efectivo en cumplimiento de la condena por contrabando de armas a Croacia y Ecuador de 1991 a 1995, cuando era presidente de la Nación, más su inhabilitación absoluta para ocupar cargos públicos por 16 años.

En esa ocasión, el ex jefe de Estado entre 1989 y 1999, de 82 años, escuchó al fiscal y su pedido de penas de cumplimiento efectivo sin mover un músculo de su rostro, sentado en el banquillo.

La reacción del denunciante

El abogado Ricardo Moner Sanz tildó de "histórico" el fallo, aunque manifestó su "disenso con la pena". "¿Qué más puede hacer un presidente para no llegar a los 12 años que autorizaba la ley", se preguntó.

A la hora de analizar la importancia del fallo, comentó que "es importante por decencia y docencia". Y agregó: "Por un lado, muestra que todos somos iguales ante la ley; por más presidente que fue o senador que es, debe ser castigado si hay conducta ilícita. Por otro, a mayor cargo, mayor responsabilidad en la ilícito y mayor condena".

No obstante, se mostró desesperanzado que la cámara baja promueva el desafuero porque Menem "fue útil a la política actual".