162
162

La serpiente nació en cautiverio en el Instituto de Animales Venenosos Jorge W. Ábalos, del Ministerio de Salud.

Debido a que la extraña malformación del animal, los expertos no saben hasta cuándo podrá sobrevivir la víbora en estas condiciones, aunque aseguran que está siendo tratada e hidratada bajo estrictos controles. 
 
La yarará nació con un único cuerpo con dos cabezas, cada una tiene un par de ojos pero sólo una de ellas tiene movimiento en su lengua.