La abogada patrocinante de varios damnificados por el robo de cajas de seguridad del Banco Río de Acassuso, Nydia Zingman de Domínguez, explicó los pasos que hay que tener en cuenta en el momento de hacer el reclamo sobre los valores que se hallaban en esos cofres bancarios.

Zingman -profesora de la facultad de Derecho de la UBA en Contratos Comerciales- trabaja con este tipo de delitos desde el robo al Banco Mendoza en 1988, calificó al robo como "terrible" pero alentó a las víctimas mediante algunos consejos para tener en cuenta a la hora de hacer el arqueo de una caja:

1- "No entregar pruebas a los bancos";
2- "No es obligatorio ir al banco o firmar nada";
3- "No apurarse a decir lo que había en las caja. No dejarse presionar para ponerle un valor a las joyas. La gente no sabe el valor del oro en el mercado internacional";
4- "No cuantificar lo que no es dinero".

Además, la abogada explicó que lo que se encontraba en las cajas de seguridad del banco no debe ser "probada" ante esa entidad, sino que ante el juez, una vez iniciado el proceso judicial, instancia que recomendó. "El banco es el contrario, no es el juez, tiene que probarse en Tribunales", explicó Zingman al tiempo que remarcó que "siempre hay que ir a juicio".

Zingman contó también que el "seguro" por cada cofre ?cuyo valor fue tasado por el banco en 50 mil pesos- "es nula" y que por lo tanto no debería aceptarse en un primer momento. "La cláusula de la indemnización es nula", explicó y agregó que las presentaciones deberán ser hechas ante la "Justicia comercial".

La letrada expresó que normalemente, este tipo de juicios demandan aproximadamente entre dos y tres años y que siempre logró acuerdos satisfactorios para sus clientes. "Como hay jurisprudencia, el juicio demora dos o tres años".

"Hay cajas que tenían sólo joyas y otras que tenían mucho dinero", dijo Zingman y comparó el robo al ocurrido en el Banco de Crédito en Callao y Las Heras, en enero de 1997.