(EFE)

Un sermón en el que se refería al profeta Mahoma como un "pedófilo confuso" ha colocado el pastor Runar Soegaard en medio de un conflicto con los sectores islámicos


que le ha costado amenazas de muerte.



Un grupo de islamistas de varios países, entre ellos, el hombre que los servicios de inteligencia suecos consideran el contacto de Osama Bin Laden en el país, mantuvo una reunión en la que se discutió el caso, y según declaró su líder a "Aftonbladet", el


castigo para el pastor debe ser la ejecución.



La policía se ha tomado en serio las amenazas y ha proporcionado vigilancia las 24 horas del día al pastor, cuyo sermón, pronunciado el pasado 20 de marzo, fue publicado por ese diario hace dos días.



Soegaard matizó hoy al canal de televisión TV4 el contenido de sus declaraciones, señalando que Mahoma no era pedófilo en sentido estricto, pero que de acuerdo con la legislación internacional, el hecho de que se casara con niñas de 9 y 11 años lo convierte "de facto" en eso.



No obstante, rehusó retractarse o pedir perdón. "Hice una descripción cómica, humorística de las distintas religiones, incluida la cristiana", aseguró Soegaard, conocido pastor de una de las congregaciones de Estocolmo.



El presidente de la Asociación de Musulmanes de Suecia, Mahmoud Aldebe, ha resaltado que los musulmanes no debían usar métodos "que provocan más daño" y que el uso de la violencia crea violencia, y condenó las amenazas al pastor.