La selección argentina conquistó su décimo primer título suramericano de baloncesto al derrotar a la de Brasil por 95-78 en la final del torneo disputado en la ciudad brasileña de Campos.

Argentina recuperó así el entorchado suramericano que había ganado por última vez en Valdivia (Chile) en 2001 y que Brasil le arrebató el año pasado, en Montevideo.

Ni Argentina ni Brasil estaban  con sus mejores jugadores, pero aún así los dos grandes rivales del baloncesto suramericano brindaron una final vibrante, con todas las emociones y hasta los incidentes que siempre tiene un clásico de estas dimensiones.

El marcador varió en favor de uno y otro mientras se sucedían jugadas brillantes y momentos de tensión debajo los dos tableros, así como las discusiones y roces entre jugadores y técnicos o con los árbitros.

Argentina comenzó mejor. Se fue en ventaja en el marcador y llegó a lograr 10 puntos a su favor ante un Brasil al que le costó entrar en el ritmo del partido.
Marcelinho, que estuvo bien marcado en los primeros diez minutos, comenzó a soltarse en el segundo cuarto y Brasil comenzó a crecer. La ventaja de Argentina se fue reduciendo y la selección del Río de la Plata concluyó la primera etapa mandando por un justo 40-37.

Brasil, alentada por de sus seguidores, logró empatar en el comienzo del tercer cuarto y desde ese momento la diferencia no pasó de ser de dos o tres puntos en favor de uno u otro.

Los argentinos apretaron en defensa y pasaron a asfixiar a los brasileños con marcajes individuales.

Blindaron mejor su zaga, pero perdieron peso ofensivo contra una selección brasileña a la que le funcionaron los marcajes en zona.

Sin embargo, Argentina encontró la llave del tablero contrario en los lanzamientos de tres, en los que fue efectivo Leonardo Martín Gutiérrez, y volvió a poner distancia en el marcador.

Los rioplatenses entraron en el último cuarto con una ventaja de 66-58 y fueron entonces los brasileños los que ajustaron los marcajes, pero no pudieron contener a Walter Hermann, que agigantó sus 2,04 metros de altura y cargó a la selección argentina sobre sus hombros.

Argentina finalmente se impuso por 95-78 y se tomó la revancha de la final ganada por Brasil el año pasado en Montevideo.

Hermann fue hoy el jugador más destacado. Fue el mejor anotador del partido, con 37 puntos, y se adueñó de nueve rebotes en defensa.

Por los brasileños, los más efectivos fueron Estevam y Bambú, con 16 tantos cada uno.
La disputada hoy en la ciudad brasileña de Campos fue la cuarta final consecutiva entre Argentina y Brasil, que se han enfrentado en 12 finales, de las cuales han ganado seis cada una.

A pesar de la derrota de hoy, Brasil sigue siendo el que más que títulos ha obtenido: 16, contra 12 de Uruguay y los 11 que ahora suma Argentina.

Venezuela y Uruguay se enfrentaron hoy a primera hora y quedaron respectivamente en tercer y cuarto lugar en el torneo suramericano. El equipo venezolano se impuso por 76-74.

Argentina, Brasil, Venezuela y Uruguay se clasifican para la Copa América del año próximo, que será clasificatoria para el Mundial de 2006
78- Brasil: Marcelinho, Nezinho, Estevam, Renato y Bambú -cinco inicial- Dedé, Wanderson, Paulinho, Caio y Michel.

95.- Argentina: Prigioni, González, Delfino, Martín Gutiérrez y Hermann -cinco inicial- Labaque, Pelussi y Mazzaro.
Arbitros: Víctor García (COL) y Carlos Gómez (URU). EFE