Holly es una adolescente que asiste a una secundaria tipo de alguna ciudad de Estados Unidos. En el colegio sufre el acoso constante de Amy Cooper y sus amigas. Deprimida y totalmente superada por la situación toma la terrible decisión de suicidarse.

Ya convertida en espectro comienza a perseguir, desde el más allá, a su acosadora. Le muestra, por medio de escalofriantes imágenes, todo lo que ella padeció cuando estaba viva. De eso se trata You Deserve (Te lo merecés, en castellano), el videojuego que desarrolló el argentino de 17 años Tomás Giovanetti junto con los integrantes de su empresa TGA.

La idea del juego es generar conciencia sobre lo doloroso y dañino que puede ser el bullying para quienes lo padecen. Giovanetti explica que si bien él nunca fue víctima de ese tipo de maltrato, sí vio cómo muchos compañeros lo sufrieron.

"Yo lo viví muy desde adentro más que nada por mi edad. Nuestra idea como compañía fue dejar un segundo mensaje al público juvenil sobre las diferentes problemáticas que afectan a los chicos", explica en diálogo con Infobae.

El título se lanzó el 19 de agosto y durante los primeros días estuvo en el primer puesto de novedades en el sitio de descargas Steam. Superó, incluso, a Fórmula Uno y a No Man´s Sky.

"Al final del juego Holly y Amy se dan la mano como para mostrar que hay una reconciliación entre las dos", detalla el joven.

Giovanetti desarrolló el juego con un presupuesto de 15.000 pesos que reunió vendiendo objetos de colección. Todo fue muy vertiginoso: armó su empresa y creó el videojuego en apenas diez meses.

Hoy el estudio TGA, liderado por Giovanetti, está integrado por 14 personas, entre las que se encuentran el español Raúl Borreguero, que se encargó de hacer la parte gráfica del juego y el uruguayo Matías Aguilera que estuvo a cargo de la programación.

La vida de Giovanett antes de esto era muy diferente. Se dedicaba a jugar al tenis, con miras a dedicarse profesionalmente a ese deporte. Por este motivo viajó bastante y cambió de escuela varias veces. Ahora mismo está terminando el secundario a distancia.

¿Por qué decidió un cambio de rumbo tan rotundo? "Me harté del tenis, sus exigencias y todos los cambios que requería y pensé que esto era una buena opción", dice.

Siempre le gustaron los videojuegos pero además de eso le apasiona la idea de gestionar un proyecto propio, tal como lo está haciendo ahora. Su próximo paso es estudiar Administración de Empresas.

"Recibí mucho apoyo por parte de mi familia y conocidos. Nunca imaginé llegar a esto y en tan poco tiempo: en diez meses se me dio vuelta todo", concluye.