*Por Muriel Balbi

El crecimiento del universo del videojuego en la Argentina llevó a la creación ADVA, la cámara que agrupa a los desarrolladores de esta industria que genera ganancias anuales promedio de unos 300 millones de pesos. Su presidente, Andrés Rossi, quien es a su vez CEO de Sismo Games, habló con Infobae sobre el desarrollo del sector en el que trabajan más de dos mil profesionales argentinos.

-¿Cómo es la industria del videojuego en Argentina?
Diría que es incipiente, su mayor crecimiento – más allá de algún caso puntual en los '80 o '90 -se da en los últimos años. Es una industria que exporta el 95 % de lo que produce. Tenemos un perfil muy enfocado en lo que son plataformas móviles, juegos de PC y algunos productos excepcionales en consolas.
Estamos muy contentos porque la perspectiva es de crecimiento. El trabajo en equipo, la permeabilidad del argentino a trabajar con gente de otras culturas y la rapidez para resolver problemas ya se convirtieron en un sello.

“El talento argentino está muy bien posicionado”

-El desarrollador de un videojuego ¿se detiene a pensar en el efecto – positivo o negativo – que su producto puede generar en quienes lo consumen?
Cuando trabajamos los videojuegos buscamos, justamente, que se de una unión, una ternura, un engagement con el usuario para poder retenerlo y engancharlo. Pero sí, se tienen presentes, algunos de una manera más consciente y otros de forma intuitiva. Pero siempre se toma con mucha seriedad ese trabajo. ¿Y por qué? Porque como tiene una gran parte de pasión, si esa pasión no se disciplina con trabajo, con conciencia y sabiendo que vos estás cuidado y entreteniendo a tu público, la gente se da cuenta.

-A nivel personal, ¿Qué es lo que más te fascina de los videojuegos?
Poder divertirme, poder ver qué se hace en la Argentina y poder tener la satisfacción a nivel personal de poder ver como la Asociación Argentina de Videojuegos (ARVA) está hoy presente en todo el país – por ejemplo, yo vivo en Rafaela, provincia de Santa Fe -. Me gusta ver cómo crece la industria y, en algún momento, cuando parezca gente aún más talentosa y que divierta mucho más, sentir que sume mi granito de arena para que esto pase. Me parece muy importante transmitir el mensaje para que eso replique en otros chicos.
Lo vivo con mucha pasión mi trabajo, tanto en la empresa para generar buen contenido, como en la representación del sector para que muchos más chicos puedan sumarse y Argentina tenga un rol preponderante en Latinoamérica y de liderazgo mundial a nivel de contenido.