La menstruación de las niñas empieza antes y es más irregular que en generaciones anteriores

Además, muchas niñas y mujeres jóvenes experimentan ciclos menstruales irregulares durante años, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y ciertos tipos de cáncer

Guardar

Nuevo

Un estudio de Harvard revela que las niñas de EE.UU. comienzan a menstruar a edades más tempranas. (Freepik)
Un estudio de Harvard revela que las niñas de EE.UU. comienzan a menstruar a edades más tempranas. (Freepik)

La pregunta:

¿Es cierto que a las niñas de Estados Unidos, sobre todo a las de color, les viene la menstruación antes que a las generaciones pasadas?

La ciencia:

Un nuevo estudio sobre 71.341 mujeres corrobora la creciente preocupación por el hecho de que la edad a la que las niñas empiezan a menstruar es cada vez más temprana, y las tendencias son incluso más pronunciadas en el caso de algunos grupos raciales y étnicos.

Los resultados también sugieren que muchas niñas y mujeres jóvenes experimentan ciclos irregulares durante años, un factor de riesgo para una variedad de problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovascularesenfermedades metabólicas como la diabetes y ciertos tipos de cáncer.

Los datos se recogieron en el marco del Estudio Apple sobre la Salud de la Mujer, desarrollado por la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard con el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Medioambiental (NIEHS) y Apple. El estudio utilizó datos de seguimiento del ciclo menstrual de iPhones y Apple Watches, así como encuestas, para conocer mejor los ciclos menstruales, los riesgos para la salud y las afecciones ginecológicas.

Ciclos menstruales irregulares podrían indicar problemas de salud futuros según estudio. (Archivo)
Ciclos menstruales irregulares podrían indicar problemas de salud futuros según estudio. (Archivo)

Los resultados no son generalizables al conjunto de la población estadounidense porque los datos se recogieron de usuarios de aplicaciones reclutados en las redes sociales y no de una muestra aleatoria. Además, el estudio señala que los datos representan en exceso a las mujeres blancas y a las de nivel socioeconómico más alto.

Pero las conclusiones, publicadas en JAMA Network Open, reflejan otras investigaciones, como un estudio de 50 años sobre la edad de menstruación entre mujeres blancas y afroamericanas basado en datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, un informe gubernamental sobre tendencias sanitarias.

El nuevo estudio de JAMA mostró que la edad media de la primera menstruación en la cohorte Apple descendió a 11,9 años entre las nacidas entre 2000 y 2005, frente a los 12,5 años de las nacidas entre 1950 y 1969. Las participantes que se autoidentificaron como asiáticas, afroamericanas no hispanas o multirraciales informaron sistemáticamente de edades medias más tempranas de la primera menstruación que las participantes que eran blancas.

Los investigadores señalaron que los datos son importantes porque los grupos hispano y asiático han sido poco estudiados en investigaciones anteriores sobre la edad de la primera regla. El estudio también se centró en lo que denominó un nuevo “signo vital”: el tiempo transcurrido entre la primera regla y los ciclos menstruales regulares.

La obesidad infantil podría estar vinculada a la pubertad precoz en Estados Unidos. (Getty Images)
La obesidad infantil podría estar vinculada a la pubertad precoz en Estados Unidos. (Getty Images)

“Descubrimos que los niños tardan más en regularizarse”, afirma Zifan Wang, autora principal del estudio e investigadora postdoctoral de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. “Esto también es muy preocupante porque los ciclos irregulares son un indicador importante de acontecimientos adversos para la salud en etapas posteriores de la vida. Esto nos alarma. Necesitamos más asesoramiento e intervención tempranos sobre los ciclos irregulares entre niños y adolescentes.”

Los datos también mostraron que la proporción de niñas de la cohorte que empiezan a tener la menstruación antes de los 11 años, o menstruaciones muy precoces, antes de los 9 años, era mayor en el grupo del último año de nacimiento en comparación con el grupo más precoz.

Según Shruthi Mahalingaiah, autora principal del estudio y profesora adjunta de salud ambiental, reproductiva y de la mujer en la Escuela de Salud Pública de Harvard, las niñas que empiezan a menstruar a edades muy tempranas se enfrentan a problemas de salud más complicados en etapas posteriores de su vida.

Mahalingaiah señaló que los periodos tempranos pueden ser un indicador de futuros problemas de salud y ayudar a los médicos a tomar decisiones sobre la atención sanitaria. Señaló que una dieta sana, el ejercicio y un sueño adecuado son importantes para las niñas de todas las edades.

Pandemia podría haber afectado el inicio de la pubertad en las niñas debido al estrés. (Getty Images/iStockphoto)
Pandemia podría haber afectado el inicio de la pubertad en las niñas debido al estrés. (Getty Images/iStockphoto)

“Me remito a la concienciación y la educación para que los padres y los profesionales de la salud sean conscientes de estas tendencias”, dijo. “Tenemos que considerar los factores de promoción de la salud que podemos aplicar para influir no sólo en la edad de la menarquia, sino en el tiempo hasta la regularidad del ciclo”.

Qué más debe saber:

Los investigadores ofrecieron varias explicaciones para la tendencia hacia periodos más tempranos. La obesidad infantil es un factor de riesgo de pubertad precoz y parece contribuir a esta tendencia. Pero el descenso de la edad de la primera regla comenzó antes de la epidemia de obesidad, lo que sugiere que hay otros factores en juego.

Uno de los principales motivos de preocupación son las “sustancias químicas de siempre”, una clase de casi 15.000 sustancias químicas artificiales utilizadas en diversos productos de consumo y presentes en muchos alimentos y fuentes de agua. Estas sustancias alteradoras endocrinas, así como los metales pesados y los contaminantes atmosféricos, pueden desempeñar un papel en la pubertad precoz.

Y lo que es más importante, una dieta inadecuada que incluya un consumo elevado de alimentos azucarados, el estrés y las experiencias adversas de la infancia también pueden afectar al inicio de la pubertad. Algunos estudios han demostrado que la pubertad precoz aumentó durante la pandemia, posiblemente debido al estrés y los trastornos que causó en la vida de los niños pequeños.

(c) 2024 , The Washington Post

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias