Llegan las cigarras y algunas pueden convertirse en ‘saleros voladores de la muerte’

Los científicos se preparan para recoger valiosa información que podría ofrecer nuevos entendimientos sobre estos insectos que aparecen cada 13 y 17 años en algunas zonas de los Estados Unidos

Compartir
Compartir articulo
Después de siglos bajo tierra, trillones de cigarras preparan su aparición en el Medio Oeste y el Sur de los Estados Unidos. (REUTERS/Carlos Barria)
Después de siglos bajo tierra, trillones de cigarras preparan su aparición en el Medio Oeste y el Sur de los Estados Unidos. (REUTERS/Carlos Barria)

Esta primavera y verano, los habitantes de algunas zonas del Medio Oeste y el Sur de Estados Unidos podrán vivir un acontecimiento de la vida salvaje numéricamente magnífico: una rara aparición doble de cigarras periódicas. Con la llegada de las crías XIX y XIII, trillones de inofensivos insectos del tamaño de una zanahoria bebé cantarán con todas sus fuerzas desde Wisconsin a Luisiana, de Maryland a Georgia y muchos otros lugares.

La última vez que estas crías aparecieron, corría el año 1803, Thomas Jefferson era presidente y la Compra de Luisiana acababa de completarse, lo que significa que muchos de los estados en los que los cantos de amor de las cigarras pronto llenarán el aire aún no formaban parte oficialmente de la nación. 

Por impresionante que sea, el fenómeno entomológico de este año será muy especial para los investigadores que esperan desentrañar los misterios evolutivos de unos bichos que sólo salen de la tierra en intervalos aproximados de 13 y 17 años.

Las crías no son lo mismo que las especies, y cada cría puede contener varias especies de cigarras que pueden emerger en lugares diferentes. En 2024 estarán representadas las siete especies de cigarras, una coincidencia que no volverá a repetirse hasta 2037. Esto significa que la aparición de este año será una mina de oro para la recogida de datos.

Uno de los misterios más insólitos que los científicos esperan investigar tiene que ver con un hongo parásito que ataca a las cigarras adultas, convirtiéndolas en lo que un experto denomina “saleros voladores de la muerte”. “Es bastante espectacular, desde el punto de vista de un científico interesado en las cigarras”, afirma Matt Kasson, micólogo de la Universidad de Virginia Occidental.

Esta vez se trata de un fenómeno doblemente raro: La sincronización de dos crías de cigarras. (REUTERS/Amira Karaoud)
Esta vez se trata de un fenómeno doblemente raro: La sincronización de dos crías de cigarras. (REUTERS/Amira Karaoud)

Una vida bajo tierra

Las cigarras son verdaderos insectos de la familia Hemiptera. Famosas por sus repetitivos cantos de cortejo, las cigarras adultas son grandes, ruidosas y muy llamativas. Pero la mayor parte de la vida de una cigarra transcurre bajo tierra como ninfa.

Las ninfas de cigarra son probablemente uno de los herbívoros forestales menos apreciados, ya que la mayor parte del tiempo pasan desapercibidas y se ganan la vida chupando los jugos de las raíces de los árboles y otras plantas. Emergen en primavera o verano, cuando el suelo, a unos 30 centímetros bajo tierra, alcanza los 18 grados Celsius. Las ninfas trepan por el objeto vertical más cercano y mudan a su forma adulta. Estos adultos alados pasan su breve pero agitada vida apareándose y, en el caso de las hembras, poniendo huevos.

Las cigarras pueden dividirse en dos tipos generales: cigarras anuales, que suelen tener los ojos negros o verdes y pueden oírse todos los años, y cigarras periódicas, que suelen tener los ojos rojos y sólo emergen en intervalos de 13 o 17 años. Mientras son ninfas, estos insectos longevos deben escapar del frío excavando bajo la línea de congelación. En algunas partes de su área de distribución, como Wisconsin, eso puede significar vivir a profundidades de más de metro y medio bajo la superficie.

Por ello, cada aparición es importante para los científicos. Si un investigador que estudia una especie de cebra o frailecillo quiere tomar muestras genéticas, puede que tenga que soportar entornos hostiles o viajes traicioneros, pero al menos esos animales tienen casi garantizada su presencia en un año determinado.

Este fenómeno no volverá a ocurrir hasta 2037. (REUTERS/Joseph Ax)
Este fenómeno no volverá a ocurrir hasta 2037. (REUTERS/Joseph Ax)

No ocurre lo mismo con una determinada especie de cigarra. Puede que técnicamente estén allí, pero se encuentran a demasiada profundidad bajo tierra como para encontrarlas fácilmente y acceder a ellas sin causar daños importantes a los animales. (Kasson dice que lo ha intentado y no ha conseguido nada).

Además, las crías de cigarra no suelen coincidir; hace nueve años que tal cosa no ocurre y cuando se solapan en el tiempo, tienden a dispersarse en el espacio, con surgencias a varios estados de distancia unas de otras. Esto significa que algunas cuestiones sólo pueden investigarse en determinados lugares y momentos, en función de las crías que haya en cubierta ese año y de las especies que contengan. Este año, sin embargo, las cigarras de la cría XIX y de la cría XIII se verán las caras, sobre todo en Illinois y aquí es donde las cosas se ponen científicamente emocionantes.

Una salpicadura de esporas

Kasson espera estudiar un parásito de las cigarras conocido como Massospora. Cuando este fascinante hongo infecta a una cigarra adulta, inunda al insecto de anfetamina y psilocibina, que parecen influir en su comportamiento.

Por ejemplo, aunque el hongo se ha apoderado del tercio inferior de su cuerpo, sustituyendo el abdomen y los genitales por tejido fúngico, la cigarra no parece sentir dolor. En cambio, las cigarras infectadas parecen querer divertirse. “Tienen comportamientos hipersexuales”, explica Kasson.

“Los machos fingen ser hembras para conseguir que otros machos sanos vengan e intenten aparearse con ellos y eso es probablemente una estrategia del hongo para aumentar el número de individuos que el hongo es capaz de infectar.” El parásito suele afectar a menos del 5% de la población de cigarras. Pero una vez infectadas, sus abdómenes blancos y calcáreos esparcen esporas por todas partes.

Científicos buscan aprovechar esta coincidencia de crías para obtener respuestas a preguntas sobre los ciclos de vida de las cigarras. (REUTERS/Cheney Orr)
Científicos buscan aprovechar esta coincidencia de crías para obtener respuestas a preguntas sobre los ciclos de vida de las cigarras. (REUTERS/Cheney Orr)

Kasson está intentando llevar a cabo un trabajo genético para saber más sobre cómo persiste el hongo en animales con ciclos vitales tan inusuales e inconexos. Este año podrá recoger por primera vez muestras contemporáneas de una cría de 13 años -en el pasado se han utilizado especímenes antiguos archivados-, lo que podría arrojar algunos resultados interesantes.

“Aunque disponemos de datos limitados, algunos de los datos de secuencias de ADN de las crías de 13 años son algo diferentes de los de las crías de 17 años, lo que me hace preguntarme si realmente existen diferencias genéticas en las cepas”, afirma. Los investigadores también están interesados en el hongo como fuente de nuevos medicamentos, añadió Kasson. Las culturas china y maorí de Nueva Zelanda lo han utilizado como medicina tradicional contra las inflamaciones.

Chicharras desplazadas en el tiempo

Dado que las crías XIX y XIII se solapan en muy pocas zonas, es poco probable que se produzca el doble de cigarras de lo habitual. (Con varios millones de cigarras emergiendo por acre cuadrado, una duplicación sería, bueno, intensa). También es improbable que la mayoría de la gente note una diferencia entre las crías en zonas donde ambas son adyacentes.

“Parecen idénticas. Suenan igual y genéticamente, son prácticamente idénticas”, afirma Chris Simon, biólogo evolutivo de la Universidad de Connecticut. Pero no siempre es así. Por ejemplo, la Magicicada neotredecim es una cigarra de 13 años que emergerá este año como parte de la cría XIX en Illinois. Esta especie es casi el doble de grande que la Magicicada septendecula, que también saldrá como parte de la cría XIII y aparecerá un poco más al norte en Illinois, así como en Iowa y Wisconsin.

Cada 13 o 17 años, las cigarras ofrecen una ventana única a avances científicos. (REUTERS/Cheney Orr)
Cada 13 o 17 años, las cigarras ofrecen una ventana única a avances científicos. (REUTERS/Cheney Orr)

Para científicos como Simon, la verdadera oportunidad está en distinciones mucho menos obvias. Quiere saber más sobre cómo cuentan los años las crías de cigarra, algo que intenta comprender secuenciando genomas completos y buscando genes o grupos de genes que controlen si una cigarra sigue el ciclo de 13 o 17 años.

“Una de las cosas más interesantes es que creíamos que las clases anuales, o nidadas, estaban aisladas reproductivamente, porque pensábamos que tenían un ciclo vital exacto y que los adultos nunca se verían”, explica Simon. “Pero resulta que no es exacto, y a veces salen cuatro años antes, o cuatro años después”.

Esto significa que las distintas nidadas pueden seguir intercambiando genes entre sí, lo que probablemente impulse una mayor evolución de la especie. “Cuando las cigarras de 13 y 17 años salen el mismo año, se pueden hacer experimentos de hibridación”, explica Simon. La última vez que tuvo la oportunidad de realizar un trabajo de este tipo fue en 2015, y antes, en 1998.

Simon añadió que se cree que la inexactitud en el calendario de las cigarras está aumentando debido al cambio climático, que está alargando la temporada de crecimiento de las ninfas bajo tierra. Del mismo modo, el cambio climático puede afectar a su distribución, como demuestra el hecho de que la cría VI se haya establecido más en la zona de Washington en los últimos años.

Expertos aseguran que las cigarras no son perjudiciales para las personas o sus mascotas. (REUTERS/Cheney Orr)
Expertos aseguran que las cigarras no son perjudiciales para las personas o sus mascotas. (REUTERS/Cheney Orr)

A veces, a lo largo de cientos de miles de años, las crías de cigarra de 17 años se convierten en crías de cigarra de 13 años. Otros científicos quieren entender mejor cómo afectan las cigarras a las plantas de las que se alimentan y cómo se defienden los árboles de los herbívoros. Algunos estudios muestran, por ejemplo, una reducción del crecimiento en los anillos de los árboles, así como un menor rendimiento en los huertos donde hay cigarras.

Sin embargo, la aparición de las cigarras también tiene beneficios ecológicos, ya que proporcionan una gran cantidad de proteínas para los depredadores, así como un aumento de fósforo y nitrógeno para la vida vegetal, gracias a los billones de cuerpos de insectos en descomposición. Según un estudio de 2005, los cucos tienen más crías en los años siguientes a la aparición de las cigarras, mientras que otras especies de aves, como los cuervos, parecen huir de las surgencias, lo que supone otro enigma ecológico.

Si durante la aparición de este año su perro o su hijo pequeño se tragan una o tres cigarras, no se preocupe, dice Maureen Turcatel, responsable de las colecciones de insectos del Museo Field de Chicago. Las cigarras no pican ni muerden, y son perfectamente comestibles. “Va a ser ruidoso”, dijo Turcatel, “pero especialmente para las cigarras de 13 y 17 años que salen en Illinois, va a ser una experiencia única en la vida”.

(c) 2024, The Washington Post

Últimas Noticias

Estados Unidos informó que “sigue de cerca” los reportes sobre el accidente del helicóptero del jefe de Estado iraní

Las autoridades del régimen persa no han explicado la causa del “aterrizaje forzoso” y han puesto en marcha una operación para localizar el aparato en el que viajaban Ebrahim Raisi y otros altos cargos del país, entre ellos el canciller
Estados Unidos informó que “sigue de cerca” los reportes sobre el accidente del helicóptero del jefe de Estado iraní

Cinco formas de evitar que la luz ambiental y los reflejos sean un problema para ver televisión

Los usuarios deben considerar aspectos como la luz solar, bombillos y los reflejos generados
Cinco formas de evitar que la luz ambiental y los reflejos sean un problema para ver televisión

El Gobierno británico prohibió la enseñanza de temas de género y transgenerismo en las escuelas

Además, sólo se podrá dar educación sexual a partir de los 9 años. La decisión responde a la alarma causada por el descomunal aumento de casos de adolescentes que alegan malestar de género y por un informe lapidario sobre los efectos de los bloqueadores de pubertad y la hormonización de menores
El Gobierno británico prohibió la enseñanza de temas de género y transgenerismo en las escuelas

De Biblias a cavidades corporales: los insólitos escondites para celulares que usan los presos en las cárceles de Santa Fe

En lo que va del año, el Servicio Penitenciario de Santa Fe encontró más de 2.000 celulares en requisas sorpresivas. En la actualidad, 504 presos permanecen en los pabellones de alto perfil. De ese total, 64 corresponden al grado más alto de peligrosidad
De Biblias a cavidades corporales: los insólitos escondites para celulares que usan los presos en las cárceles de Santa Fe

La hija de Romina Yan cumplió 18 años y sorprendió con el increíble parecido a su mamá

Cris Morena le dedicó un sentido mensaje a su nieta y los usuarios de las redes sociales destacaron las similitudes entre la joven y la actriz, quien murió en 2010
La hija de Romina Yan cumplió 18 años y sorprendió con el increíble parecido a su mamá