Los aeropuertos de la ciudad de Nueva York ya no son los peores de Estados Unidos

La inversión multimillonaria en la renovación de los recintos de la Gran Manzana dio como resultado instalaciones de clase mundial y una notable mejora en la satisfacción del viajero

Compartir
Compartir articulo
La nueva Terminal B de LaGuardia y la Terminal A de Newark, ejemplos de modernidad y eficiencia en la aviación norteamericana. (REUTERS/Mike Segar)
La nueva Terminal B de LaGuardia y la Terminal A de Newark, ejemplos de modernidad y eficiencia en la aviación norteamericana. (REUTERS/Mike Segar)

Las paredes deterioradas, puertas de embarque abarrotadas, filas de seguridad lentas, vestíbulos sucios, pasillos estrechos y un tráfico terrible para entrar y salir, por no hablar de las ratas que trepan por las sillas y se cuelan entre los pasajeros desprevenidos y dormidos. No hace mucho, la lista de quejas sobre los tres aeropuertos de Nueva York era interminable. Todavía en 2016, el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, el Aeropuerto Internacional Newark Liberty y el Aeropuerto de LaGuardia figuraban entre los 10 peores aeropuertos de Estados Unidos.

No obstante, la nueva Terminal B de LaGuardia y la nueva Terminal A de Newark se erigen como relucientes faros de diseño y eficiencia aeroportuaria moderna. En marzo de 2024, cada uno de ellos recibió la máxima calificación de cinco estrellas de la empresa de calificación de la aviación Skytrax -una designación basada en una minuciosa auditoría de las instalaciones y el servicio al cliente- y fueron los únicos aeropuertos norteamericanos que aparecieron en esa codiciada lista.

También en marzo, LaGuardia obtuvo en 2023 el título de “Mejor aeropuerto de Norteamérica” dentro de su categoría de peso (es decir, aeropuertos que prestan servicio a entre 25 y 40 millones de pasajeros al año). Este galardón, que forma parte de los premios anuales a la calidad del servicio aeroportuario del Consejo Internacional de Aeropuertos, se basa en las opiniones de los pasajeros recogidas en encuestas sobre salidas y llegadas.

“El reconocimiento que han recibido tanto LaGuardia como Newark es sencillamente asombroso”, afirmó Rick Cotton, director ejecutivo de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey. “Nadie podía prever esta situación”, añadió.

Un año entero después de que una transformación de 8.000 millones de dólares y seis años revisara los monótonos espacios de LaGuardia, a la gente le encanta volar por el mismo hub que el presidente Joe Biden calificó una vez de “vergonzoso” y “estúpido” mientras lo comparaba sin tacto con un “país del tercer mundo”.

Lo mismo puede decirse de Newark, que en noviembre de 2022 concluyó una renovación de 2.700 millones de dólares y un millón de metros cuadrados de la Terminal A que había comenzado en 2017.

Las nuevas terminales de los aeropuertos JFK, LaGuardia y Newark destacan por su compromiso con la sostenibilidad, la eficiencia operativa y la mejora de la accesibilidad para todos los pasajeros.
(REUTERS/Eduardo Munoz)
Las nuevas terminales de los aeropuertos JFK, LaGuardia y Newark destacan por su compromiso con la sostenibilidad, la eficiencia operativa y la mejora de la accesibilidad para todos los pasajeros. (REUTERS/Eduardo Munoz)

Para quienes hayan viajado por estos hubs en los últimos meses, es fácil ver por qué. Los claustrofóbicos y lúgubres vestíbulos de llegadas y salidas se han sustituido por versiones más grandes con ventanas que van del suelo al techo para dar una sensación de mayor amplitud.

Donde antes las colas de seguridad se extendían por corrales serpenteantes, ahora hay dos o tres veces más espacio para el control de pasajeros. Las zonas de facturación ofrecen nuevos y relucientes quioscos y una distribución que tiende a la comodidad en lugar de a la clase turista.

Es posible que tenga que caminar un poco más para llegar a las nuevas terminales de ambos aeropuertos -que son entre un 20% y un 50% más grandes-, pero las instalaciones de arte público y los restaurantes y salones mejorados hacen que sea menos pesado.

Los servicios incluyen zonas de juegos infantiles, espectáculos acuáticos y de láser, y amplios cuartos de baño con numerosos dispositivos de manos libres. Entre bastidores, se han ampliado las redes de carreteras y reestructurado las calles de rodaje, agilizando las operaciones de vuelo.

“No puedo decirle cuánta gente me ha dicho: ‘¿Te lo puedes creer? Salgo temprano para llegar a LaGuardia porque quiero pasar tiempo en el aeropuerto’”, dijo Cotton.

Financiamiento de los aeropuertos de nueva generación

Con unos 10.000 millones de dólares gastados hasta ahora, de una inversión total de 30.000 millones, el trabajo de Cotton dista mucho de estar terminado. El siguiente aeropuerto en renovarse es el JFK, en el que se están realizando obras por valor de 19.000 millones de dólares para crear dos grandes terminales y ampliar las existentes, así como para mejorar las carreteras.

Ese presupuesto de 10 cifras asignó originalmente 9.500 millones de dólares a una nueva Terminal 1 -la mayor de todas las terminales internacionales que se construirán en la región-, más 4.200 millones para construir una nueva Terminal 6 (que dará servicio a Lufthansa Group y JetBlue) y 1.500 millones para ampliar la Terminal 4 de Delta Air Lines.

Todos menos 3.900 millones de dólares representan inversión privada; el resto procede de la Autoridad Portuaria, una agencia bifronteriza que genera ingresos a partir de peajes, tasas y alquileres que recauda a través de las instalaciones (no de impuestos sobre la renta).

Las asociaciones público-privadas de financiación han hecho posible la reconstrucción de LaGuardia y el JFK, explicó Cotton, con diferentes socios privados que han aportado entre el 66% y el 75% de la financiación, respectivamente. El consorcio de socios financieros, operativos y laborales de la Terminal 1 incluye a Carlyle Group, Ferrovial SE, JLC Infrastructure y Ullico. El proyecto de la Terminal A de Newark, de 2.700 millones de dólares, fue financiado íntegramente por la Autoridad Portuaria.

Según Cotton, estas asociaciones público-privadas constituyen compromisos de 30 años que incluyen la obligación de renovar y mantener las instalaciones, lo que contribuirá a evitar el deterioro de los aeropuertos. También hay especificaciones para que los aeropuertos reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y mejoren la sostenibilidad.

El plan de renovación del aeropuerto JFK de 19.000 millones de dólares promete redefinir la experiencia de vuelo internacional con sus nuevas terminales. (REUTERS/Eduardo Munoz)
El plan de renovación del aeropuerto JFK de 19.000 millones de dólares promete redefinir la experiencia de vuelo internacional con sus nuevas terminales. (REUTERS/Eduardo Munoz)

La nueva Terminal 1 del aeropuerto JFK

La Nueva Terminal 1 (NTO) del aeropuerto JFK para vuelos internacionales, que se inaugurará en junio de 2026 tras cuatro años de remodelación dirigida por el estudio de arquitectura Gensler, ocupará 2,4 millones de metros cuadrados que antes ocupaban las Terminales 1, 2 y 3. En la actualidad, se espera que siete aerolíneas colaboren con la NTO.

Jennifer Aument, recién nombrada directora ejecutiva de la NTO, promete que la Terminal 1 innovará en varios frentes para contribuir a establecer un nuevo estándar mundial de servicio al cliente.

“Desde el primer momento, todas las compras que hacemos a nuestros socios o proveedores de servicios en la terminal llevan asociadas nuestras normas de atención al cliente”, afirmó Aument en una entrevista con Bloomberg durante su primera semana en el puesto. Añadió que las expectativas de servicio al cliente se han incluido en todos los contratos, hasta en los de los manipuladores de equipajes y los conserjes. (Su oficina declinó aclarar esas expectativas, alegando razones de competencia).

En cuanto al diseño, Ty Osbaugh, responsable de aviación de Gensler, afirma que el objetivo es facilitar la vida a los pasajeros. Para empezar, el diseño será compacto, evitando vestíbulos ultralargos. Esto es posible porque la terminal reducirá las distancias al discurrir prácticamente paralela a la pista, explicó Osbaugh, en comparación, por ejemplo, con la Terminal 4 de Delta, cuya geometría y la naturaleza angular de la pista exigen recorridos más largos.

Los pasajeros que lleguen entrarán en una sala de inmigración con techos altos y ventanas, en lugar de un sótano aburrido, y con vistas a las multitudes que se marchan. Los funcionarios dispondrán de la última tecnología de control para procesar a los pasajeros con mayor rapidez.

Los viajeros discapacitados estarán mejor atendidos, gracias a las nuevas normas de la Autoridad Portuaria. “Esta es la primera terminal en la que he participado en la que se ha pensado desde el principio en los pasajeros discapacitados”, dijo Osbaugh, con sistemas de asistencia en silla de ruedas en la acera y salas de espera con conserjes para viajeros con necesidades especiales.

La zona de recogida de equipajes, que nunca ha sido objeto de críticas favorables, también será rediseñada. Los techos de 10 metros de la nueva Terminal 1 le darán un aire de sala de llegadas, con elementos de diseño tan animados como un taxi neoyorquino apoyado sobre las cintas transportadoras.

Mejoras en el acceso terrestre a los aeropuertos de Nueva York, incluyendo nuevas rutas de transporte y planes para una mejor conectividad, enfrentan el desafío del tráfico y la congestión.(REUTERS/Eduardo Munoz)
Mejoras en el acceso terrestre a los aeropuertos de Nueva York, incluyendo nuevas rutas de transporte y planes para una mejor conectividad, enfrentan el desafío del tráfico y la congestión.(REUTERS/Eduardo Munoz)

Mejor acceso al aeropuerto

El tráfico y la congestión asociados al acceso a estos aeropuertos seguirán siendo un reto, aunque la Autoridad Portuaria se está gastando 1.240 millones de dólares en agilizar las carreteras que conducen al JFK. También está construyendo un nuevo centro de transporte terrestre y creando más aparcamientos, ambos previstos para 2027.

La construcción de un tren aéreo a LaGuardia ha resultado prohibitiva, por lo que los neoyorquinos tendrán que conformarse con nuevos autobuses lanzadera que conecten con las líneas N y W en la estación de metro de Astoria-Ditmars Boulevard; el diseño y la ingeniería tardarán entre cuatro y cinco años, según la Autoridad Portuaria. Cotton dice que se ha comprometido a sustituir el actual Air Train a Newark, un proyecto que se encuentra en las primeras fases de contratación.

En el JFK, la reciente ampliación del servicio de Long Island Rail Road a Grand Central Station y Penn Station ha facilitado el acceso de los viajeros a la estación Jamaica del Air Train.

“Somos muy conscientes de que los viajeros quieren un mejor acceso terrestre a los aeropuertos. Lo estamos abordando paso a paso”, concluyó Cotton.

(C) Bloomberg, 2024.