Javier Milei defendió su ‘terapia de choque’ en la economía argentina: ‘Hemos emprendido un cambio radical’

La mayoría de los analistas coinciden en que las medidas implementadas por el político libertario son el único camino para superar la crisis financiera del país. Sin embargo, existe incertidumbre sobre si la aceptación ciudadana perdurará conforme los efectos de dichas políticas comiencen a sentirse

Compartir
Compartir articulo
Javier Milei, presidente de Argentina (Kent Nishimura/Bloomberg)
Javier Milei, presidente de Argentina (Kent Nishimura/Bloomberg)

Hasta hace un año, era difícil imaginar que Javier Milei, de 53 años, llegaría a ser presidente de Argentina. Conocido como un economista libertario y un personaje colorido en televisión, captó la atención de las clases trabajadoras enfadadas, que culpaban a la élite política por la grave situación económica en la que se encontraban, con una inflación superior al 200%.

Predicando la “terapia de choque” y recortes presupuestarios drásticos como la única cura para los males económicos a largo plazo de Argentina, Milei fue elegido en noviembre y ha seguido adelante reduciendo a la mitad el valor del peso, disminuyendo los subsidios gubernamentales y eliminando miles de empleos del sector público. La mayoría de los analistas coinciden en que la dura medicina de Milei es la única salida a los problemas económicos de Argentina, pero se preguntan si logrará mantener el apoyo de la población a medida que estas medidas surtan efecto.

La semana pasada, Milei estuvo en Miami y se tomó un tiempo para hablar con Lally Weymouth, periodista de The Washington Post. La entrevista ha sido editada por razones de longitud y claridad. A continuación, algunos extractos:

- Según informes, el ex presidente Alberto Fernández planeó aumentar la dependencia de Argentina de Rusia y su relación con China hace sólo dos años. Pero usted ha cambiado la postura de Argentina y la ha acercado a Estados Unidos e Israel.

- Absolutamente. Hemos emprendido un cambio radical en la política internacional de nuestro país. Hemos decidido abrazar las ideas de la libertad, que son la base de Occidente y han traído mucha prosperidad al mundo.

- ¿A qué se refiere con Occidente? ¿A Estados Unidos y Europa?

- Sí, a Estados Unidos y también me refiero especialmente a los valores de Israel como piedra angular de las ideas de Occidente. Europa también, pero en menor medida dado el gran avance del marco regulatorio allí.

- Muchos se preguntan por qué apoya tan abiertamente a Israel. De hecho, ha discutido convertirse al judaísmo.

- Mi primer viaje diplomático como presidente fue a Israel, y fui allí para expresar mi apoyo no solo al país sino también al pueblo.

- Como sabe, en Estados Unidos hay un fuerte debate político sobre Israel y su lucha contra Hamas. ¿Por qué apoya tan firmemente a Israel?

- Desde mi punto de vista, Israel actúa dentro de las directrices internacionales, y creo que la estrategia que están siguiendo es la correcta porque simplemente no se puede negociar con terroristas. Desde el primer momento después del atentado terrorista del 7 de octubre cometido por Hamas, condené el ataque y apoyé el legítimo derecho de Israel a la autodefensa.

- Durante su campaña presidencial, advirtió a la gente que sería muy difícil sacar a Argentina de su actual situación económica: que la inflación era increíblemente alta y que tendría que hacer recortes presupuestarios severos. Presentó al Congreso un proyecto de ley ómnibus que contenía muchas de las reformas fiscales que le gustaría llevar a cabo, eliminando ministerios enteros. ¿Cómo van las cosas después de sus primeros 100 días?

- Asumimos el cargo en diciembre en la peor situación posible que podríamos haber heredado. El país sufría un déficit que ascendía al 17 por ciento del PIB, la combinación del déficit fiscal y el déficit externo juntos. Al mismo tiempo, teníamos un grave desequilibrio monetario.

- Y las reservas del Banco Central eran...?

- Negativas en 11,5 mil millones de dólares. La inflación estaba por encima del 200 por ciento. Ante esa situación, decidimos optar por un recorte del 6 por ciento en los gastos públicos en un solo mes.

- ¿Lo lograron?

Sí, hicimos el recorte, lo que llevó a una reducción del 6 por ciento en nuestro déficit fiscal. Es el ajuste más grande de la historia. La inflación de diciembre pasado fue del 25 por ciento. Ahora es del 10 por ciento. Esperamos poder reducirla al rango de un solo dígito entre abril y mayo.

- ¿Qué pasa con la vida de la mayoría de la gente? Debe ser muy difícil

- Aunque el 75 por ciento de la gente admite que está peor hoy, el 70 por ciento está convencido de que podremos derrotar la inflación. Por lo tanto, mis índices de aprobación se mantienen en los mismos niveles que cuando asumí el cargo. Parece que el pueblo argentino finalmente ha decidido seguir el camino correcto después de tanto tiempo de oscuridad populista.

- ¿Habla de los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner?

- No sólo de los Kirchner. Argentina ha experimentado unos 100 años de populismo.

- Su abrazo al ex presidente Donald Trump en la Conferencia de Acción Política Conservadora en febrero causó bastante revuelo en Estados Unidos. ¿Qué piensa de él?

- Desde mi punto de vista, Donald Trump entendió que la batalla clave que hay que librar es la batalla contra los estatistas y los socialistas. Sin embargo, mi alianza es con Estados Unidos independientemente de si el presidente pertenece a las filas demócrata o republicana, aparte de mi propia preferencia por los republicanos.

- ¿Cuál es el mayor desafío que enfrenta ahora? No puede hacer que el Congreso apruebe sus proyectos de ley, y está peleando con los gobernadores. ¿Cómo puede resolver esto?

- Vamos a seguir adelante con nuestro programa de reforma estructural de todos modos. Si el Congreso bloquea nuestras reformas ahora, podremos impulsarlas después del 11 de diciembre de 2025, después de haber ganado abrumadoramente las elecciones de mitad de período.

- Aunque falta mucho para eso, ¿no es así?

- Al principio de nuestra administración, enviamos 1.000 reformas estructurales al Congreso. Después de las elecciones de mitad de período, enviaremos otras 3.000 reformas estructurales adicionales.

- ¿Con qué objetivo?

- Ese conjunto de reformas acercaría a Argentina a Alemania en términos de libertad económica.

- ¿Cree que puede hacerlo?

- Absolutamente.

- ¿Y la gente seguirá apoyándolo?

- La gente me apoya porque el pueblo argentino ha comprendido que el otro camino es un camino hacia la miseria.

- ¿No ha habido ya dos grandes huelgas nacionales?

- Los sindicatos son cada vez más impopulares, al igual que los políticos y el Congreso. Los argentinos saben que hay luz al final del túnel.

© 2024, The Washington Post