Fue detenido un ex ingeniero de Google por robar secretos de inteligencia artificial para fundar empresas en China

Según los documentos judiciales el ciudadano chino se incorporó a Google en 2019 y participó en el desarrollo de software para aplicaciones de aprendizaje automático e Inteligencia Artificial

Guardar

Nuevo

Un exingeniero fue acusado de robar información de inteligencia artificial de Google para fundar empresas en China. (Andrej Sokolow/dpa)
Un exingeniero fue acusado de robar información de inteligencia artificial de Google para fundar empresas en China. (Andrej Sokolow/dpa)

El Departamento de Justicia anunció este miércoles 6 de marzo la detención de un antiguo ingeniero de inteligencia artificial de Google, acusado de robar información sobre las tecnologías avanzadas de la compañía mientras planeaba crear su propia empresa en China. Leon Ding, o Linwei Ding, ciudadano chino de 38 años, fue detenido en Newark, California, y acusado de cuatro cargos de robo de secretos comerciales.

Funcionarios del Departamento de Justicia calificaron el caso como una señal de que el gobierno estadounidense permanecerá vigilante ante los intentos de transferir ilícitamente tecnologías avanzadas estadounidenses a China, en medio de una carrera tecnológica armamentística similar a la de la Guerra Fría entre Washington y Beijing.

El Departamento de Justicia no tolerará el robo de inteligencia artificial y otras tecnologías avanzadas que puedan poner en peligro nuestra seguridad nacional”, declaró el fiscal general Merrick Garland en un comunicado. Si es declarado culpable, Ding se enfrenta a una pena máxima de 10 años de prisión y hasta un millón de dólares de multa.

El Departamento de Justicia de EEUU señala la detención como medida contra la transferencia ilícita de tecnología a China. (REUTERS/Andrew Kelly)
El Departamento de Justicia de EEUU señala la detención como medida contra la transferencia ilícita de tecnología a China. (REUTERS/Andrew Kelly)

Según una acusación presentada el 5 de marzo en un tribunal federal de San Francisco, Ding fue contratado por Google como ingeniero de software en 2019 y trabajó en los centros de datos de supercomputación de la compañía. Trabajó en el desarrollo de software que ayudó al funcionamiento de las aplicaciones de aprendizaje automático e IA para los clientes de Google, dice la acusación.

Los fiscales dijeron que Ding comenzó a subir información confidencial de Google a una cuenta personal de Google Cloud en mayo de 2022 y había subido más de 500 archivos que contenían información confidencial de Google en mayo de 2023.

Los cargos de robo de secretos comerciales involucran especificaciones de arquitectura de chips y diseño de software para “unidades de procesamiento tensorial” y “unidades de procesamiento gráfico”, chips que son los componentes básicos de los centros de supercomputación.

Mientras aún trabajaba en Google, Ding se convirtió en director de tecnología de una empresa de inteligencia artificial con sede en China, Beijing Rongshu Lianzhi Technology Co., y fundó una segunda empresa con sede en China, Shanghai Zhisuan Technology Co., sin informar a Google de sus cargos en ninguna de las dos empresas, según la acusación.

Ding enfrentaría hasta 10 años de cárcel y multas por el robo de secretos comerciales. (Archivo)
Ding enfrentaría hasta 10 años de cárcel y multas por el robo de secretos comerciales. (Archivo)

“Quienes transfieran tecnología estadounidense sensible a China corren el riesgo de encontrarse en el lado equivocado de una acusación penal”, declaró en un comunicado Matthew Axelrod, Subsecretario de la Oficina de Cumplimiento de las Exportaciones del Departamento de Comercio.

El Departamento de Justicia dijo que la investigación sobre Ding fue llevada a cabo por la Disruptive Technology Strike Force de los Departamentos de Justicia y Comercio, un grupo con un año de existencia cuyo objetivo es evitar que las tecnologías estadounidenses sean adquiridas por “regímenes autoritarios y naciones-estado hostiles”.

Tanto el gobierno de Estados Unidos como el de China consideran la inteligencia artificial una tecnología emergente estratégica con un amplio potencial para impulsar la producción económica en los sectores civiles, al tiempo que proporciona capacidades clave para los ejércitos y las agencias de inteligencia. El año pasado, el Presidente Biden promulgó una orden ejecutiva sobre IA destinada a mantener a Estados Unidos por delante de países como China en el desarrollo de la IA.

No fue posible contactar de inmediato con Ding, Beijing Rongshu Lianzhi Technology y Shanghai Zhisuan Technology para obtener sus comentarios.

El portavoz de Google, José Castañeda, dijo que Google había remitido el caso a las autoridades federales. “Tenemos estrictas medidas de protección para evitar el robo de nuestra información comercial confidencial y secretos comerciales. Tras una investigación, descubrimos que este empleado robó numerosos documentos, y rápidamente remitimos el caso a las fuerzas de seguridad”, declaró.

(c) 2024 , The Washington Post