El líder de Hamas se esconde en Gaza, pero matarlo pone en peligro a los rehenes

Las autoridades israelíes afirman que se están acercando a Yahya Sinwar, acusado de ser el artífice de los atentados terroristas del 7 de octubre. Sin embargo, debaten si su eliminación contribuiría a poner fin a la guerra

Compartir
Compartir articulo
Yahya Al-Sinwar, jefe del grupo terrorista palestino Hamas en la Franja de Gaza, habla durante un mitin para conmemorar el Día anual de al-Quds (Día de Jerusalén), en Gaza, el 14 de abril de 2023. REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa/Archivo
Yahya Al-Sinwar, jefe del grupo terrorista palestino Hamas en la Franja de Gaza, habla durante un mitin para conmemorar el Día anual de al-Quds (Día de Jerusalén), en Gaza, el 14 de abril de 2023. REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa/Archivo

El ejército israelí confía en que el dirigente de Hamas Yahya Sinwar, presunto artífice de los atentados del 7 de octubre, se oculta en una laberíntica red de túneles bajo el sur de Gaza. Pero está rodeado por un escudo humano de rehenes que pretende disuadir una operación para capturarlo o matarlo, frustrando los esfuerzos de Israel para desmantelar la organización terrorista y poner fin a la guerra de más de cuatro meses.

La operación israelí en Gaza no podrá concluir hasta que Sinwar sea capturado, asesinado o deje de estar en condiciones de dirigir la organización, según han declarado en entrevistas funcionarios y ex funcionarios israelíes. Subrayando la necesidad de eliminar al líder terrorista, y el grado en que la guerra depende del éxito de esa misión, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo en una reunión de su facción del partido Likud a principios de este mes: “Mataremos a los dirigentes de Hamas. No debemos terminar la guerra antes de eso”.

Pero localizar a Sinwar puede no ser tan difícil, táctica o políticamente, como montar una operación militar para neutralizarlo sin matar o herir a muchos de los rehenes que se cree que están cerca, según funcionarios de inteligencia y seguridad israelíes, estadounidenses y de otros países occidentales que describieron la difícil búsqueda del hombre más buscado de Israel. Muchos de ellos hablaron bajo condición de anonimato para discutir información y operaciones sensibles.

“No se trata de localizarlo, sino de hacer algo” sin arriesgar la vida de los rehenes, dijo un alto funcionario israelí.

Manifestantes bloquean el tráfico mientras participan en una concentración pidiendo la liberación de los rehenes secuestrados en el mortal ataque del 7 de octubre contra Israel por el grupo terrorista palestino Hamas desde Gaza, en Tel Aviv, Israel, 26 de febrero de 2024. REUTERS/Dylan Martinez
Manifestantes bloquean el tráfico mientras participan en una concentración pidiendo la liberación de los rehenes secuestrados en el mortal ataque del 7 de octubre contra Israel por el grupo terrorista palestino Hamas desde Gaza, en Tel Aviv, Israel, 26 de febrero de 2024. REUTERS/Dylan Martinez

Se cree que Sinwar está escondido en la madriguera de túneles que hay bajo Khan Younis, la ciudad del sur de Gaza donde nació en 1962 en el seno de una familia que se vio obligada a abandonar la ciudad palestina de Majdal, actual Ashkelon, tras la guerra de independencia de Israel de 1948. Funcionarios estadounidenses dijeron que coinciden con la evaluación israelí de que Sinwar se esconde en algún lugar bajo su ciudad natal y se ha rodeado de rehenes, una póliza de seguro definitiva.

El 7 de octubre, Hamas secuestró a más de 250 civiles y soldados en Israel y se los llevó a Gaza, según las autoridades. Hamas ha liberado a más de 100 de ellos. Unos 130 rehenes permanecen en cautividad, una estimación que incluye los cadáveres de unas dos docenas de personas que las autoridades israelíes determinaron que habían muerto. Aproximadamente media docena de los rehenes restantes son estadounidenses.

Durante meses, el ejército y los servicios de seguridad israelíes han cartografiado la vasta red de túneles bajo Gaza en un esfuerzo por comprender los puntos clave de la red y encontrar a Sinwar. El minucioso trabajo lo realizan soldados que trabajan en el interior de los túneles y que han recuperado información dejada por combatientes de Hamas que ha ayudado a comprender mejor el sistema subterráneo interconectado.

A medida que los soldados avanzan por los túneles, desarmando trampas explosivas por el camino, han descubierto archivos administrativos de Hamas, ordenadores y directorios telefónicos que indican diferentes “oficinas” en la red, según los funcionarios.

El ejército israelí publica un vídeo que afirma mostrar al jefe de Hamas en un túnel de Gaza

Los soldados israelíes también han descubierto pruebas de que Sinwar puede haber ido un paso por delante de ellos, dijo el ministro de Defensa, Yoav Gallant, en declaraciones públicas a principios de este mes. Según la prensa israelí, los soldados han encontrado ropa de Sinwar, notas que escribió a mano e incluso un cepillo de dientes que podría haber utilizado.

En los últimos días, algunos funcionarios han especulado con la posibilidad de que Sinwar se hubiera trasladado a Rafah, en la frontera con Egipto. Funcionarios israelíes han rebatido públicamente las afirmaciones de la prensa de que Sinwar escapó por la frontera.

Junto con los interrogatorios a combatientes de Hamas capturados, la información que las fuerzas israelíes han encontrado bajo tierra los ha ayudado a comprender mejor las rutas de los túneles. Los analistas de los servicios de inteligencia de Estados Unidos están ayudando en parte a trazar el mapa de los túneles, aportando potentes tecnologías analíticas que fusionan fragmentos de información, según funcionarios con conocimiento de la labor.

Pero buscar, despejar y cerrar la enorme red, que según algunos expertos podría tener hasta 450 millas de longitud (724 kilómetros), lleva mucho tiempo y material. Destruir incluso tramos cortos de túnel requiere grandes cantidades de explosivos. Las fuerzas israelíes han buscado nodos que, una vez destruidos, puedan inutilizar otros pasadizos que salgan de ellos, explicaron los funcionarios.

Esta foto publicada por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) el 17 de diciembre de 2023 muestra a soldados israelíes examinando un gran sistema de túneles subterráneos de Hamas descubierto en la Franja de Gaza. Xinhua/Xinhua News/ContactoPhoto/Archivo
Esta foto publicada por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) el 17 de diciembre de 2023 muestra a soldados israelíes examinando un gran sistema de túneles subterráneos de Hamas descubierto en la Franja de Gaza. Xinhua/Xinhua News/ContactoPhoto/Archivo

Las agencias de inteligencia estadounidenses también han colaborado en el análisis de las comunicaciones interceptadas y de los datos de los discos duros de los ordenadores recuperados, así como de la información obtenida en los interrogatorios, según los funcionarios.

Esa colaboración puede ayudar en la búsqueda de Sinwar. Pero no hay personal de inteligencia estadounidense sobre el terreno en Gaza, y los estadounidenses no están ayudando a Israel en el esfuerzo diario de localizar y atacar a los combatientes de base de Hamas y sus instalaciones, dijeron funcionarios estadounidenses e israelíes. Un antiguo oficial del Mossad que mantiene estrechos vínculos con los actuales dirigentes afirmó que los israelíes no necesitaban ayuda de los estadounidenses para librar la guerra.

“La pregunta en sí es ofensiva”, indicó el ex oficial.

El director de la CIA, William J. Burns, ha asumido un papel destacado, junto con su homólogo israelí, el jefe del Mossad, David Barnea, en la negociación para la liberación de los rehenes. Ambas agencias comparten desde hace tiempo información de inteligencia relacionada con grupos terroristas, Irán y otras áreas de interés para su seguridad.

Las negociaciones para una pausa de seis semanas en los combates y la liberación de los rehenes civiles continúan, y funcionarios israelíes y estadounidenses expresan cierto optimismo. “Todos estamos trabajando en ello”, dijo Netanyahu el domingo en el programa “Face the Nation” de la cadena CBS, tras las reuniones celebradas la semana pasada en París por negociadores de Estados Unidos, Qatar, Egipto e Israel. “Lo queremos, yo lo quiero”, afirmó. “Si Hamas abandona sus pretensiones delirantes (...) entonces tendremos el progreso que todos queremos”.

Israel ha rechazado las exigencias de Hamas de liberar a un gran número de presos palestinos a cambio de rehenes y de que entren en Gaza al menos 500 camiones diarios de ayuda humanitaria. Tras ser informado por sus negociadores sobre las reuniones de París, el gabinete de guerra israelí acordó el sábado enviar una delegación a las conversaciones el lunes en Qatar, según informaron los medios de comunicación israelíes.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se dirige a la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Estadounidenses, en medio del actual conflicto entre Israel y el grupo terrorista palestino Hamas, en Jerusalén, el 18 de febrero de 2024. REUTERS/Ronen Zvulun/Archivo
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se dirige a la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Estadounidenses, en medio del actual conflicto entre Israel y el grupo terrorista palestino Hamas, en Jerusalén, el 18 de febrero de 2024. REUTERS/Ronen Zvulun/Archivo

La atención pública sobre el paradero de Sinwar, y su destino, se reavivó el 13 de febrero, cuando las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) publicaron lo que dijeron que eran imágenes de una cámara de seguridad de Sinwar en el interior de un túnel bajo Khan Younis, la ciudad donde las autoridades creen que Sinwar se encuentra ahora. Un portavoz militar dijo que el video, que las FDI habían obtenido recientemente de una cámara de Hamas, mostraba a Sinwar caminando con su esposa, sus hijos y su hermano por un pasadizo oscuro de camino a un escondite, tres días después del ataque de Hamas en octubre.

Las imágenes ofrecieron a los israelíes una rara visión de cerca de la vida personal del hermético dirigente. Y fue otro indicio de que el ejército israelí podría estar acercándose a su ubicación.

Es objeto de debate si Sinwar es capaz de comandar fuerzas mientras se refugia en la clandestinidad. El alto funcionario israelí dijo que Sinwar seguía tomando decisiones y llevando la voz cantante en la guerra. Pero recientemente, Gallant ha cuestionado públicamente cuánto control ejerce Sinwar sobre sus fuerzas, dado que está escondido. “No dirige la campaña militar, sino que se dedica a su supervivencia personal”, declaró Gallant a principios de este mes.

Algunos funcionarios, entre ellos Gallant, han sugerido que las negociaciones sobre los rehenes han avanzado con lentitud debido al tiempo que se tarda en enviar mensajes entre la dirección política de Hamas fuera de Israel y Sinwar y sus fuerzas en Gaza.

Matar a Sinwar sería una enorme victoria estratégica y simbólica para Israel. Pero algunos expertos se preguntan si eliminar a un solo dirigente acercará al gobierno al objetivo declarado de Netanyahu de destruir totalmente a Hamas, que según los críticos es un objetivo mal definido y poco realista.

“Matar a Sinwar sería ejercer pura justicia. De hecho, merece morir más de una vez”, afirmó Alon Pinkas, veterano diplomático israelí y ex asesor de alto nivel. “Para los israelíes representa la encarnación del mal, pero no debe haber dudas: acabar con él no ‘erradicará’, ‘aniquilará’ ni ‘derrocará’ a Hamas. Tampoco representaría una victoria. Sería una retribución justificada exigida a un hombre y haría que los israelíes sintieran que hay justicia y una medida de cierre. Ni más ni menos”.

Fotografía facilitada por las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI, en español; IDF, por sus siglas en inglés) que muestra unos militares israelíes durante una incursión en Gaza. EFE/ Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI)/Archivo
Fotografía facilitada por las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI, en español; IDF, por sus siglas en inglés) que muestra unos militares israelíes durante una incursión en Gaza. EFE/ Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI)/Archivo

Muchos ciudadanos israelíes han criticado a Netanyahu por priorizar la aniquilación de Hamas sobre la devolución de los rehenes restantes. En una notable muestra de división en las más altas esferas del gobierno, Gadi Eisenkot, miembro del gabinete de guerra de Israel y ex jefe del Estado Mayor de las FDI, dijo el mes pasado que la destrucción total de Hamas no era realista.

Eisenkot reconoció que las fuerzas israelíes habían asestado “un duro golpe” a Hamas y a sus capacidades en el norte de Gaza, donde, según expertos independientes, más de dos tercios de todas las estructuras han sido probablemente dañadas o destruidas. Pero “quienes hablan de una derrota absoluta y de falta de voluntad (por parte de Hamas) y de capacidad no dicen la verdad”, declaró a Channel 12 News de Israel.

En privado, algunos funcionarios israelíes expresaron una frustración similar con un objetivo que consideran innecesariamente absoluto. Dicen que es más factible, y aún aceptable, degradar a Hamas como organización militar -matando a sus líderes, junto con un número suficiente de combatientes, para que nunca pueda volver a montar un ataque de la escala del 7 de octubre.

Funcionarios israelíes y estadounidenses han ofrecido versiones divergentes sobre cuántos combatientes de Hamas han matado las fuerzas israelíes y cuántas brigadas han sido neutralizadas. Una operación prevista contra la ciudad meridional de Rafah, en la frontera con Egipto, se considera en general un último esfuerzo del ejército israelí para destruir a los grupos organizados de combatientes de Hamas que aún quedan.

Imagen de archivo de civiles palestinos evacuados a Rafah. EFE/EPA/MOHAMMED SABER
Imagen de archivo de civiles palestinos evacuados a Rafah. EFE/EPA/MOHAMMED SABER

Pero el destino de Sinwar sigue siendo crucial para el resultado de la guerra, aunque cambie la definición de victoria. Algunos funcionarios que participan en las conversaciones sobre un posible acuerdo han hablado de permitir que Sinwar abandone Gaza y se exilie, aunque sigue sin estar claro si estaría de acuerdo y qué país, si es que hay alguno, estaría dispuesto a aceptarlo, dijo un funcionario árabe.

Otro antiguo oficial del Mossad, que también sigue en estrecho contacto con sus colegas, afirmó que matar a Sinwar y a sus lugartenientes era importante, pero sólo una pieza de un requisito más amplio para destruir la capacidad militar de Hamas, para lo cual es esencial un asalto a Rafah.

Eliminar a Sinwar no pondrá fin a la guerra, pero podría acelerar la desaparición de Hamas, aseguró una persona cercana a altos dirigentes israelíes.

“Estimamos que animaría a más gazatíes a hablar y asumir responsabilidades sin Hamas”, dijo esta persona. “Y rompería los vínculos vitales entre Hamas y su red internacional. Sabemos, por supuesto, que otra persona ocuparía su lugar, pero provocaría una escisión o un Hamas tremendamente debilitado”.

Muchos israelíes podrían llamar a eso una victoria.

Shane Harris escribe sobre inteligencia y seguridad nacional. Ha formado parte de equipos de reporteros galardonados con el Premio Pulitzer al Servicio Público y con dos Premios George Polk. También ha sido galardonado con el Premio Gerald R. Ford de Reportaje Distinguido sobre Defensa Nacional. Shane es autor de dos libros, “The Watchers” y “@War”.

© 2024, The Washington Post