A pesar de las sanciones de la Unión Europea, Rusia ha adquirido decenas de millones de dólares en tecnología armamentística

Un informe de la Escuela de Economía de Kiev señaló que entre enero y octubre del último año, Rusia logró importar material bélico valorado en 8.770 millones de dólares, principalmente a través de pequeñas empresas situadas fuera de la UE, donde China figura como uno de los principales proveedores

Compartir
Compartir articulo
Los estados miembros de la Unión Europea no han sido eficaces en prevenir que Rusia adquiera tecnologías sancionadas (REUTERS/Evgenia Novozhenina)
Los estados miembros de la Unión Europea no han sido eficaces en prevenir que Rusia adquiera tecnologías sancionadas (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

Los Estados de la Unión Europea siguen sin hacer lo suficiente para impedir que Rusia se haga con tecnologías sancionadas para utilizarlas en armas con las que librar una guerra contra Ucrania, según dijeron a Bloomberg funcionarios familiarizados con el asunto.

Decenas de millones de dólares del comercio de productos sensibles prohibidos siguen procediendo del propio bloque, a pesar de las múltiples rondas de sanciones, dijo uno de los funcionarios, basándose en evaluaciones internas de los flujos comerciales.

Casi una cuarta parte de los 488 millones de dólares de los denominados artículos de alta prioridad que llegaron a Rusia desde la UE en los nueve primeros meses del año pasado se enviaron directamente desde Europa. Rusia importó el resto principalmente a través de terceros países, según el funcionario, que habló bajo condición de anonimato para dar detalles de esta información privada.

Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Serbia y China figuran entre los países implicados en el comercio que elude las sanciones de la UE, así como Estados vecinos de Rusia como Uzbekistán, Kazajstán, Kirguistán y Armenia. Aunque los datos muestran que el comercio oficial directo de la UE con Rusia en productos sensibles se desplomó tras el inicio de la guerra, las exportaciones de esos productos del bloque a terceros países se dispararon para llenar completamente el vacío.

A pesar de las sanciones impuestas, se estima que decenas de millones de dólares en comercio de productos sensibles y prohibidos han sido originados desde el propio bloque europeo a Rusia (Sputnik/Yekaterina Shtukina/REUTERS)
A pesar de las sanciones impuestas, se estima que decenas de millones de dólares en comercio de productos sensibles y prohibidos han sido originados desde el propio bloque europeo a Rusia (Sputnik/Yekaterina Shtukina/REUTERS)

El llamamiento de la UE a los Estados miembros para que refuercen el control de las exportaciones se produce en el tercer año de guerra y cuando las fuerzas rusas, en su ofensiva contra las tropas ucranianas, se enfrentan a la escasez de municiones. El Presidente ucraniano, Volodimir Zelenskiy, declaró el domingo que en el plazo de un mes es necesaria una decisión del Congreso de Estados Unidos sobre una ayuda de más de 60.000 millones de dólares.

En los últimos meses, la UE y sus aliados han centrado gran parte de su labor de aplicación de sanciones en una lista de artículos de “alta prioridad común”. Entre ellos figuran docenas de piezas, componentes y tecnologías avanzadas como semiconductores y componentes electrónicos que se han encontrado en misiles y otros sistemas militares utilizados por Rusia contra Ucrania, o que son esenciales para producirlos.

Las medidas del bloque para hacer cumplir las sanciones han incluido restricciones a la exportación a empresas de terceros países, así como contactos diplomáticos en esas naciones para pedirles que frenen las reexportaciones a Rusia. La UE también se ha atribuido competencias que le permitirían prohibir las exportaciones de productos sancionados a un país en los casos más flagrantes, aunque algunos Estados miembros se han resistido hasta ahora a utilizar esta herramienta.

Las cifras indican que, de los 488 millones de dólares en artículos de alta prioridad que Rusia recibió de la UE durante los primeros nueve meses del pasado año, cerca del 25% fue enviado directamente desde Europa
(Europa Press)
Las cifras indican que, de los 488 millones de dólares en artículos de alta prioridad que Rusia recibió de la UE durante los primeros nueve meses del pasado año, cerca del 25% fue enviado directamente desde Europa (Europa Press)

La Escuela de Economía de Kiev informó en enero de que Rusia importó 8.770 millones de dólares en bienes de guerra -una lista similar a la de artículos de alta prioridad de la UE- entre enero y octubre del año pasado.

La mayor parte de ese comercio se realiza a través de redes de miles de pequeñas empresas de fuera de la UE -la gran mayoría con sede en China- y a menudo a través de varios pasos por distintas jurisdicciones, según informó anteriormente Bloomberg.

Los envíos son difíciles de rastrear, ya que suelen implicar cadenas de múltiples vendedores y, a veces, revendedores que pueden recurrir a existencias más antiguas. Sin embargo, la evaluación interna de la UE sugiere que una parte del comercio se origina dentro del bloque. Los Estados miembros -responsables de aplicar las sanciones- y las empresas, a sabiendas o no, hacen muy poco para impedirlo, según los funcionarios.

Los datos también sugieren que las filiales y subcontratistas de algunas empresas europeas que operan en el extranjero están produciendo artículos sancionados y exportándolos a Rusia a través de intermediarios en países intermedios, según un funcionario. Los principales fabricantes han afirmado en repetidas ocasiones que acatan todas las normas sobre sanciones y no exportan a Rusia.

El resto de las importaciones rusas provino principalmente a través de terceros países, incluyendo Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Serbia y China, así como naciones vecinas a Rusia como Uzbekistán, Kazajistán, Kirguistán y Armenia (Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa Ruso/AP
El resto de las importaciones rusas provino principalmente a través de terceros países, incluyendo Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Serbia y China, así como naciones vecinas a Rusia como Uzbekistán, Kazajistán, Kirguistán y Armenia (Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa Ruso/AP

Las normas de la UE permiten algunas excepciones para la exportación a Rusia de los denominados productos de doble uso -un grupo más amplio de artículos que pueden utilizarse tanto con fines militares como civiles- por motivos como necesidades humanitarias, emergencias sanitarias, catástrofes naturales y uso médico.

Entre la invasión rusa de febrero de 2022 y el pasado diciembre, una docena de Estados miembros, entre ellos Alemania, Francia e Italia, concedieron licencias por valor de más de 607 millones de dólares, según el funcionario. En el mismo periodo, se denegaron solicitudes por valor de más de 2.200 millones de dólares.

Según las directrices de la UE, las exenciones no se aplican a las exportaciones de bienes a la industria rusa de defensa y otros sectores sensibles como la energía y la aviación.

©2024 Bloomberg