Estados Unidos destinará 1.500 millones de dólares a una planta de chips informáticos

Esta decisión se enmarca en un esfuerzo por parte del gobierno para fortalecer sus capacidades de producción doméstica de los componentes esenciales en la electrónica militar y de consumo general

Compartir
Compartir articulo
La Ley de Chips y Ciencia pretende reavivar la fabricación estadounidense de semiconductores. (SEEQC/REUTERS)
La Ley de Chips y Ciencia pretende reavivar la fabricación estadounidense de semiconductores. (SEEQC/REUTERS)

El gobierno de Biden destinará 1.500 millones de dólares a la construcción de una nueva fábrica de chips informáticos en el estado de Nueva York, en un esfuerzo por reforzar la capacidad del país para producir en masa los cerebros de la electrónica militar y de consumo moderno.

La subvención, presentada oficialmente este lunes 19 de febrero, es la tercera anunciada en el marco de la Ley de Chips y Ciencia, un programa de 52.000 millones de dólares que el Presidente Biden firmó en 2022 con la esperanza de potenciar la fabricación estadounidense de semiconductores, que en su mayor parte se fabrican en el extranjero.

El dinero ayudará al gigante de los semiconductores GlobalFoundries a construir una instalación de fabricación a gran escala, conocida como “fab”, en su sede de Malta, Nueva York, para producir chips avanzados que actualmente no se fabrican en Estados Unidos. La subvención también ayudará a la empresa a ampliar otra planta en Malta, conocida como Fab 8, y a modernizar una tercera en Burlington, Vermont.

El declive durante décadas de la fabricación de chips en Estados Unidos, a medida que las empresas buscaban costos más bajos en el extranjero, ha alimentado la preocupación en Washington por la cadena de suministro nacional de los diminutos componentes eléctricos que forman la base de la vida moderna.

Estados Unidos busca recuperar el liderazgo en la producción de semiconductores. (IStock)
Estados Unidos busca recuperar el liderazgo en la producción de semiconductores. (IStock)

“Los semiconductores tradicionales, conocidos como chips heredados, se utilizan en casi todos los aparatos electrónicos modernos”, desde teléfonos y ordenadores hasta frigoríficos y lavadoras. Se espera que chips más avanzados alimenten sistemas de armamento de última generación y la próxima generación de software de inteligencia artificial.

Estados Unidos fue pionero en esta tecnología hace décadas, pero desde entonces se ha quedado rezagado en la producción de ambos tipos de chips, a pesar de que las capacidades de China se han disparado. Aunque en 1990 las plantas estadounidenses fabricaban el 37% de los chips del mundo, su cuota de producción se ha reducido al 12%.

La Secretaria de Comercio, Gina Raimondo, dijo en una sesión informativa el domingo 18 de febrero que la “inversión única en una generación” de la Ley de Chips estaba diseñada para hacer frente a la excesiva dependencia del país de los fabricantes extranjeros y asegurar una producción propia de chips críticos para la industria y la defensa estadounidenses.

La financiación “desempeñará un papel importante para que el ecosistema de semiconductores estadounidense sea más competitivo y resistente a escala mundial”, declaró en un comunicado Thomas Caulfield, director ejecutivo de GlobalFoundries. Añadió que la industria debe centrar su “atención en aumentar la demanda de chips fabricados en Estados Unidos y en hacer crecer nuestra talentosa mano de obra estadounidense en el sector de los semiconductores”.

La subvención a GlobalFoundries simboliza la apuesta de Estados Unidos por la tecnología de punta. (SEEQC/REUTERS)
La subvención a GlobalFoundries simboliza la apuesta de Estados Unidos por la tecnología de punta. (SEEQC/REUTERS)

La subvención a GlobalFoundries es la mayor de las anunciadas en el marco de la ley. Desde diciembre, la Administración ha dicho que concedería 35 millones de dólares a BAE Systems, un contratista de defensa que fabrica un chip utilizado en aviones de combate, y 162 millones de dólares a Microchip Technology, una empresa que fabrica chips de memoria y otros “microcontroladores” de uso generalizado en fábricas de Colorado y Oregón. En las próximas semanas se anunciarán más adjudicaciones.

La escasez mundial de chips durante la pandemia de cólera provocó un aumento de los precios de los automóviles y el cierre de fábricas. Las autoridades estadounidenses también han expresado su temor por los riesgos más amplios que corre la cadena de suministro estadounidense debido a las amenazas de China de invadir Taiwán, la isla donde se fabrican muchos de los chips más avanzados del mundo.

Los chips actuales se fabrican en “salas blancas” estrechamente controladas, imprimiendo circuitos en obleas de silicio brillantes y de tamaño récord, un proceso muy sofisticado que depende de algunas de las máquinas más avanzadas y caras del mundo. El mayor fabricante de chips del mundo, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. o TSMC, declaró que el año pasado gastó 30.000 millones de dólares en inversiones de capital.

GlobalFoundries, cuya designación como “fundición de confianza” por parte del Pentágono le permite construir hardware de gama alta para el ejército, ha suministrado los chips utilizados en routers de Internet, torres de radio y satélites, así como en el telescopio espacial James Webb y la Estación Espacial Internacional. Entre sus clientes figuran el fabricante de automóviles General Motors, el contratista de defensa Lockheed Martin y la empresa de electrónica Qualcomm.

La administración liderada por el Presidente Joe Biden, anunció la asignación de 1.500 millones de dólares para levantar una nueva fábrica de semiconductores en el estado de Nueva York. (EFE/EPA/Bonnie Cash)
La administración liderada por el Presidente Joe Biden, anunció la asignación de 1.500 millones de dólares para levantar una nueva fábrica de semiconductores en el estado de Nueva York. (EFE/EPA/Bonnie Cash)

De los cinco mayores fabricantes de chips del mundo, GlobalFoundries es el único con sede en Estados Unidos. Los otros cuatro están en China, Corea del Sur y Taiwán.

1 millón de obleas

GlobalFoundries solicitó las subvenciones de la Ley de Chips el año pasado, alegando que la ayuda era necesaria para que la empresa “siguiera aumentando su huella de fabricación en Estados Unidos”. La empresa también se beneficiará del crédito fiscal de la ley para inversiones en fabricación avanzada, que la Oficina Presupuestaria del Congreso ha estimado en unos 24.000 millones de dólares a lo largo de la próxima década.

Las ampliaciones con apoyo federal ayudarán al campus de GlobalFoundries en el norte del estado de Nueva York, al norte de Albany, a triplicar su capacidad en la próxima década, hasta alcanzar un millón de obleas al año, según funcionarios de la administración. La subvención también convertirá las instalaciones de Burlington en las primeras del país en crear un chip de nueva generación para vehículos eléctricos y la red eléctrica.

Por su parte, la modernización de Fab 8 ampliará la capacidad de fabricación de chips para automóviles utilizados por General Motors, que el año pasado firmó un acuerdo con GlobalFoundries por el que se concedía al fabricante de automóviles el suministro exclusivo de chips. Un solo auto contiene docenas de chips especializados que controlan toda una serie de funciones, desde airbags, frenos y cámaras de marcha atrás hasta motores eléctricos y asientos eléctricos.

El impulso a GlobalFoundries promete miles de empleos y avances tecnológicos en Estados Unidos. (Ibero León)
El impulso a GlobalFoundries promete miles de empleos y avances tecnológicos en Estados Unidos. (Ibero León)

Además de la subvención de 1.500 millones de dólares, la administración Biden pondrá a disposición de GlobalFoundries 1.600 millones de dólares en préstamos para la construcción y las mejoras. Se espera que el total de los tres proyectos ascienda a unos 12.500 millones de dólares, incluidas las subvenciones y la financiación privada.

Los responsables de la Administración no han dado plazos para la construcción. El dinero, dijeron, está comprometido como parte de un acuerdo preliminar que requerirá un periodo de diligencia debida antes de su concesión oficial. Se abonará a lo largo del tiempo en función de los hitos del proyecto, en lugar de en un pago único.

Se espera que los proyectos creen unos 1.500 puestos de trabajo en la fabricación y 9.000 en la construcción, muchos de los cuales se centralizarán en torno a la nueva fábrica, según las autoridades.

Los fabricantes de chips se han quejado de que los costes de construcción de una nueva fábrica -como la de TSMC en Arizona- son más elevados en Estados Unidos que en Asia, lo que aumenta la necesidad de subvenciones públicas. También se han quejado de la escasez de empleados estadounidenses cualificados para realizar este delicado trabajo.

Estados Unidos se esfuerza por asegurar la producción de chips esenciales para su industria y defensa. (ASML/Michel de Heer/REUTERS)
Estados Unidos se esfuerza por asegurar la producción de chips esenciales para su industria y defensa. (ASML/Michel de Heer/REUTERS)

La Administración ha anunciado que destinará unos 10 millones de dólares a apoyar las medidas de desarrollo de la mano de obra de GlobalFoundries, que incluyen un programa de aprendizaje para enseñar a los aprendices a trabajar en una fábrica, sin necesidad de experiencia en semiconductores.

“Esto demuestra que nuestros mejores días no han terminado”, dijo el domingo en una sesión informativa el líder de la mayoría en el Senado, Charles E. Schumer, demócrata de Nueva York, cuyo estado se beneficiará de los fondos. “Podemos competir, podemos entender los nuevos cambios y adaptarnos rápidamente a ellos”.

(c) 2024 , The Washington Post