Zelensky pidió a EEUU y a otros aliados occidentales que no abandonen a Ucrania en su lucha contra las tropas rusas

El mandatario ucraniano señaló que, a diferencia de otros políticos, Putin se está moviendo con rapidez. “Por favor, recuerden todos que los dictadores no se van de vacaciones”, dijo

Compartir
Compartir articulo
El presidente ucraniano Volodimir Zelensky habló en la Conferencia de Seguridad anual de Múnich, en Alemania este 17 de febrero de 2024 (REUTERS/Wolfgang Rattay)
El presidente ucraniano Volodimir Zelensky habló en la Conferencia de Seguridad anual de Múnich, en Alemania este 17 de febrero de 2024 (REUTERS/Wolfgang Rattay)

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky pidió este sábado a Estados Unidos y a otros donantes internacionales que apoyen a Ucrania, advirtiendo en una reunión de líderes políticos y funcionarios de seguridad y defensa que su país, si se le deja solo, será destruido por Rusia.

Zelensky, en un discurso pronunciado en la Conferencia anual de Seguridad de Múnich, pareció dirigirse directamente a los miembros del Congreso de EEUU que bloquean la ayuda crítica, al tiempo que destacaba los déficits a corto plazo en el campo de batalla, así como la amenaza a más largo plazo que supone la agresión de Rusia para el orden internacional basado en normas.

Sus declaraciones se produjeron mientras Ucrania se retiraba de la estratégica ciudad oriental de Avdiivka, sellando la victoria territorial más importante de Rusia desde la toma de Bakhmut la pasada primavera, y mientras la muerte del líder de la oposición rusa Alexei Navalny volvía a poner de relieve la brutal represión de la disidencia por parte del presidente Vladimir Putin.

Para aumentar el malestar en la conferencia anual de Múnich, el ex presidente Donald Trump sugirió hace una semana que animaría a Rusia a atacar a los países de la OTAN si no gastan lo suficiente en defensa, profundizando las dudas sobre la fiabilidad estadounidense en los próximos años.

En Múnich, altos funcionarios estadounidenses, entre ellos la vicepresidente Kamala Harris y el secretario de Estado Antony Blinken, han tratado de tranquilizar a los aliados. Pero como tienen poco concreto que ofrecer aparte de solemnes palabras, han avanzado poco con los alarmados y sombríos europeos. Muchos responsables políticos europeos esperan que Trump gane en noviembre, dados los bajos números del presidente Biden en las encuestas, y están empezando a planificar en consecuencia.

Las cuestiones sobre el estancamiento en Washington de la ayuda a Ucrania -y sobre el liderazgo mundial de Estados Unidos en general- han dominado el cónclave anual.

Zelensky aterrizó en Alemania para asistir a la Conferencia anual de Seguridad de Múnich este sábado (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Zelensky aterrizó en Alemania para asistir a la Conferencia anual de Seguridad de Múnich este sábado (REUTERS/Wolfgang Rattay)

Zelensky visitó la conferencia por última vez hace dos años, pocos días antes de la invasión rusa. En aquel momento, la guerra parecía inevitable, con miles de tropas rusas concentradas en la frontera, aunque Zelensky dijo entonces que no esperaba un ataque. Desde entonces, los dirigentes ucranianos han resistido contra viento y marea, aunque las tropas de primera línea advierten de que se están quedando rápidamente sin hombres y sin municiones.

Ahora que la Cámara de Representantes de EEUU acaba de entrar en un receso de dos semanas a pesar de no haber aprobado una nueva ayuda para Ucrania, Zelensky señaló secamente que, a diferencia de los políticos occidentales, Putin se está moviendo con rapidez. “Por favor, recuerden todos que los dictadores no se van de vacaciones”, dijo.

Zelensky trató de dejar claro lo que está en juego sin aludir directamente a los funcionarios estadounidenses. Cuando Christiane Amanpour, de la CNN, le preguntó qué diría a los republicanos que bloquean la ayuda a Ucrania, Zelensky bromeó: “¿Están pasando esto ahora por televisión?”. A continuación, dijo que no haría comentarios.

El líder ucraniano, conocido por sus encendidos discursos y apelaciones directas, se tomó el tiempo para agradecer educadamente el apoyo de Estados Unidos a Ucrania hasta el momento - y para invitar a cierto candidato presidencial republicano a visitarlo.

La amenaza de Trump contra los aliados de la OTAN que no gastan lo suficiente en defensa ha sido solo su última declaración que ha causado inquietud en Kiev. El ex presidente también ha afirmado que podría resolver la guerra en un día, una afirmación que ha alarmado a los partidarios de Ucrania, que temen que Ucrania se vea obligada a ceder grandes franjas de territorio soberano.

Zelensky dijo que estaría encantado de trabajar con Trump, y también de enseñarle el país. Si viene a Ucrania, dijo Zelensky: “Estoy dispuesto a ir con él a la primera línea”.

Zelensky y la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris brindaron una rueda de prensa durante la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) este 17 de febrero de 2024 (REUTERS)
Zelensky y la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris brindaron una rueda de prensa durante la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) este 17 de febrero de 2024 (REUTERS)

Los responsables políticos europeos presentes en la conferencia afirmaron que cada vez les preocupa más que el debilitamiento del apoyo de Washington signifique que Putin podría tener la tentación de poner a prueba a la OTAN si gana Trump. Algunos líderes están expresando un nuevo interés en reforzar el arsenal nuclear de Europa para protegerse contra un Washington errante. Otros dicen que creen que necesitan profundizar en la cooperación europea en materia de defensa en caso de que Trump elimine las garantías estadounidenses para su seguridad.

Harris, que habló junto a Zelensky este sábado, dijo a los periodistas: “Somos inquebrantables, y eso no tiene nada que ver con un ciclo electoral. Tiene que ver con quiénes somos y qué tipo de país queremos ser: uno que esté al lado de nuestros amigos.”

Pero un alto diplomático europeo presente en la conferencia dijo que había “una diferencia entre el sonido y la imagen” en el mensaje procedente de Estados Unidos. La imagen, dijo el diplomático, era obvia, especialmente cuando los legisladores republicanos presentes en la conferencia hablaron de la necesidad de seguridad en las fronteras. Ese mensaje cayó mal entre algunos de los europeos, que señalaron que habían acogido a una oleada de millones de refugiados ucranianos durante los dos últimos años. El diplomático habló bajo condición de anonimato para hablar con franqueza sobre su incertidumbre acerca de los compromisos de Estados Unidos.

Los dirigentes ucranianos, por su parte, afirmaron que estaban decididos a seguir luchando, pero también que se acercaban a un umbral crucial y peligroso al quedarse sin municiones para sus sistemas de defensa antiaérea. Si Kiev deja de ser capaz de proteger sus cielos, los civiles de las ciudades ucranianas correrán un riesgo mucho mayor, y su economía también se resentirá.

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró a la prensa en Múnich el sábado que el retraso en la financiación ya se está dejando sentir en el campo de batalla.

“Se ha producido una reducción del flujo de munición estándar y de defensa antiaérea”, declaró. “Eso hace que sea urgente tomar una decisión en Estados Unidos”.

El gran tamaño de la economía estadounidense y la fuerza de su ejército hacen que desbloquear la ayuda sea la prioridad para Ucrania y para los aliados de la OTAN, dijo.

“Ahora la decisión más importante es que Estados Unidos acepte un paquete de ayudas para Ucrania”, afirmó. “Simplemente por la magnitud y las capacidades militares que tiene Estados Unidos”.

Varias personas participan en una manifestación contra el conflicto entre Rusia y Ucrania, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) este 17 de febrero de 2024 (REUTERS/Kai Pfaffenbach)
Varias personas participan en una manifestación contra el conflicto entre Rusia y Ucrania, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) este 17 de febrero de 2024 (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

En su intervención junto a Zelensky, Harris repitió lo que se ha convertido en un mantra estadounidense: que no existe un plan B para ayudar a Ucrania porque el plan A, aprobar los 61.000 millones de dólares de apoyo a Kiev en el Congreso, acabará teniendo éxito.

Muchos responsables políticos europeos dijeron en Múnich que no confían en que eso vaya a ocurrir realmente. Dijeron que carecen de buenos sustitutos para la ayuda militar estadounidense mientras la industria de defensa europea se pone en marcha, pero que esperan estar en mejores condiciones para producir grandes cantidades de proyectiles y equipos más avanzados en los próximos años.

Por ahora, algunos de ellos piensan que la mejor opción podría ser la compra por parte de Europa de material militar estadounidense en nombre de Kiev. Pero, añaden, tal medida cuenta con un apoyo político incierto en el continente y es poco probable que se traduzca en entregas de armas a la velocidad necesaria para ayudar a Ucrania en medio de su actual dilema en el campo de batalla.

“No creo que haya habido ningún miembro del Congreso de ninguno de los dos partidos que no se haya levantado y jurado sobre una Biblia en las primeras semanas de la guerra que estaremos con Ucrania”, dijo un miembro de la nutrida delegación del Congreso en la conferencia, el senador Mark R. Warner (D-Va.), presidente del Comité de Inteligencia del Senado, que expresó su frustración por el vacilante apoyo de los republicanos de la Cámara de Representantes a Kiev.

© 2024, The Washington Post