Mark Zuckerberg se unió a la lucha por el futuro de Harvard

La implicación del CEO de Meta en el apoyo a la candidatura de Sam Lessin refleja una creciente tendencia de donantes y líderes empresariales a intervenir en los asuntos de gobernanza de instituciones educativas

Compartir
Compartir articulo
Mark Zuckerberg entra en la escena política de Harvard apoyando a Sam Lessi, un movimiento esperable por los analistas. (REUTERS/Brian Snyder)
Mark Zuckerberg entra en la escena política de Harvard apoyando a Sam Lessi, un movimiento esperable por los analistas. (REUTERS/Brian Snyder)

El CEO de Meta, Mark Zuckerberg, se metió el viernes en la lucha por el futuro de la Universidad de Harvard, siendo el último líder empresarial destacado que lo hace en un momento de agitación para la elitista universidad.

Zuckerberg organizó un acto virtual en apoyo de Sam Lessin, un inversor de Silicon Valley y antiguo compañero de clase del fundador de Facebook en Harvard que se convirtió en uno de los primeros ejecutivos de la red social.

Lessin aspira a un puesto en el Consejo de Supervisores de Harvard, un órgano de gobierno formado por antiguos alumnos que, según la universidad, “asesora” a los dirigentes sobre las prioridades y tiene voz en algunas decisiones, como la elección de los miembros de la Corporación de Harvard.

Lessin ha afirmado que su candidatura pretende devolver la excelencia a una universidad que, en su opinión, ha perdido el rumbo. Ha acusado a la anterior administración de no responder al aumento del antisemitismo en el campus durante la guerra entre Israel y Gaza.

Durante el acto del viernes, Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan se mantuvieron alejados de temas candentes como la raza y la destitución a principios de mes de Claudine Gay, la primera presidenta negra de Harvard.

Pero su presencia en un acto de apoyo a un candidato que criticó a Gay y la gestión de Harvard de los problemas de expresión en el campus muestra cómo los donantes ricos están cada vez más dispuestos a utilizar su influencia para dar forma a la escuela. El gestor de fondos de cobertura Bill Ackman, un donante de Harvard que lideró la campaña para destituir a Gay, ha propuesto su propia lista de candidatos para la Junta de Supervisores.

“Harvard tiene la capacidad única de dar forma a todo el campo de la educación superior, que es obviamente importante para formar a generaciones enteras de personas”, dijo Zuckerberg. “Sam es el tipo de persona que me gustaría que participara en el gobierno de Harvard”, agregó.

La candidatura de Sam Lessin al Consejo de Supervisores de Harvard destaca las preocupaciones sobre la dirección actual de la universidad y las políticas de diversidad, en el contexto de una creciente politización del campus. (EFE/Ernesto Arias)
La candidatura de Sam Lessin al Consejo de Supervisores de Harvard destaca las preocupaciones sobre la dirección actual de la universidad y las políticas de diversidad, en el contexto de una creciente politización del campus. (EFE/Ernesto Arias)

Lessin, Ackman y otros forman parte de una cohorte de líderes empresariales que dicen estar preocupados por la politización de la vida en el campus, las iniciativas de diversidad que, según ellos, han ido demasiado lejos, y lo que llaman un doble rasero en torno a la libertad de expresión - alegando que el discurso antisemita no fue condenado con suficiente firmeza, especialmente en comparación con la respuesta de la escuela a otros eventos como el asesinato de George Floyd. Estas preocupaciones, junto con las acusaciones de plagio, llevaron a la destitución de Gay tras solo unos meses en el cargo.

En medio de las tensiones que surgieron en el campus con motivo de la guerra entre Israel y Gaza, algunos estudiantes, antiguos alumnos, donantes y otras personas -incluida Lessin- pensaron que sus respuestas llegaban demasiado tarde y eran demasiado tibias.

La situación empeoró en diciembre, cuando un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos interrogó a Gay, junto con los presidentes del MIT y de la Universidad de Pensilvania, sobre el antisemitismo en sus campus. En tensos intercambios con los legisladores, Gay y los otros presidentes se negaron repetidamente a decir que pedir el genocidio de los judíos en el campus violaría las políticas de la escuela.

Muchos consideraron las respuestas de Gay insensibles e insensibles y, aunque más tarde se disculpó, líderes políticos, donantes importantes y otras personas pidieron su dimisión.

Las acusaciones de plagio en su trabajo académico salieron a la luz y fueron amplificadas por sus críticos, por lo que a principios de enero presentó su dimisión.

El rector y director académico de la universidad, Alan M. Garber, fue nombrado presidente interino.

La reciente agitación en Harvard evidencia el creciente interés y la potencial influencia de figuras del sector empresarial como Zuckerberg y Ackman en las decisiones universitarias. (REUTERS/Carlos Barria)
La reciente agitación en Harvard evidencia el creciente interés y la potencial influencia de figuras del sector empresarial como Zuckerberg y Ackman en las decisiones universitarias. (REUTERS/Carlos Barria)

Algunos antiguos alumnos, políticos y otras personas también publicaron mordaces comentarios en las redes sociales sobre la opaca Corporación de Harvard -la junta de gobierno más poderosa de la universidad, cuyo nombre oficial es President and Fellows of Harvard College-, su selección de Gay y su gestión de las recientes polémicas.

Algunos pidieron la dimisión de la presidenta de la Corporación, Penny Pritzker. Y algunos antiguos alumnos lanzaron campañas para conseguir un puesto en otro órgano de gobierno de la universidad, la Junta de Supervisores. Ackman también respalda su propia lista de candidatos a la Junta de Supervisores.

Lessin aspira a conseguir 3.300 candidaturas por escrito de antiguos alumnos de Harvard para la votación de la Junta de Supervisores de primavera de 2024 antes del 31 de enero.

(*) The Washington Post

(*) Lizza se incorporó a The Washington Post como corresponsal en Silicon Valley en 2016, convirtiéndose en los ojos y oídos del periódico en la región. Su trabajo se centra en las redes sociales y el poder de la industria tecnológica en una sociedad democrática. Antes de eso, fue la primera reportera a tiempo completo del Wall Street Journal dedicada a la IA y al impacto de los algoritmos en la vida de las personas.