El ADN antiguo ayuda a rastrear los orígenes de la esclerosis múltiple en descendientes de europeos

Un estudio pionero indica que la migración de pastores asiáticos a Europa incrementó el riesgo genético de desarrollar esta enfermedad neurológica entre sus descendientes

Compartir
Compartir articulo
Científicos enlazan migraciones prehistóricas con la salud actual de los europeos  (Getty Images)
Científicos enlazan migraciones prehistóricas con la salud actual de los europeos (Getty Images)

Hace 5.000 años, los pastores de ovejas y vacas emigraron de Asia a Europa, llevando consigo su modo de vida pastoril y un mayor riesgo genético de padecer esclerosis múltiple, según un nuevo estudio del ADN de miles de personas antiguas y actuales.

El hallazgo responde a un viejo enigma de la ciencia médica: ¿Por qué esta enfermedad autoinmune debilitante es más frecuente en los habitantes del norte de Europa? La investigación también replantea la enfermedad moderna, sugiriendo que tiene su origen en un compromiso evolutivo.

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica en la que el sistema inmunitario de una persona, normalmente protector, se vuelve contra su sistema nervioso. Hace miles de años, cuando la gente empezó a vivir cerca del ganado y sus gérmenes, las variantes de genes relacionados con la inmunidad empezaron a dar a las personas una ventaja evolutiva, posiblemente porque ayudaban a reforzar las defensas contra la avalancha de infecciones y parásitos que portaban sus animales.

Pero los genes no hacen solo una cosa. En un mundo prehistórico lleno de peligros infecciosos, una respuesta inmunitaria potente podía significar la diferencia entre la vida y la muerte. Miles de años después, esas mismas variantes genéticas también aumentan el riesgo de que sus descendientes padezcan la respuesta inmunitaria descontrolada de la esclerosis múltiple.

Durante años, los investigadores han debatido la “hipótesis de la higiene”, la idea de que el asma o las alergias pueden ser consecuencia de una vida moderna demasiado limpia para permitir el desarrollo del sistema inmunitario. El nuevo artículo explica en detalle cómo las variantes de genes específicos relacionados con el sistema inmunitario se hicieron más comunes porque proporcionaron a las personas una ventaja evolutiva hace miles de años.

“Lo que se ha perfeccionado durante 5.000 años y se ha refinado en nuestra evolución es básicamente lo que estamos intentando combatir hoy”, afirmó Lars Fugger, catedrático de neuroinmunología de la Universidad de Oxford que atiende a pacientes con EM y uno de los autores del artículo. “Así que no es ningún misterio que es difícil de tratar”.

Un análisis del ADN de restos humanos milenarios desentraña cómo los eventos migratorios pasados han conformado, sorprendentemente, nuestra predisposición genética a enfermedades como la esclerosis múltiple (Shutterstock)
Un análisis del ADN de restos humanos milenarios desentraña cómo los eventos migratorios pasados han conformado, sorprendentemente, nuestra predisposición genética a enfermedades como la esclerosis múltiple (Shutterstock)

El estudio, uno de los cuatro publicados el miércoles en la revista Nature, forma parte de un esfuerzo mayor por analizar el ADN recuperado de restos humanos antiguos y desentrañar el origen y la evolución de diversos rasgos y riesgos de enfermedad. Los autores también descubrieron, por ejemplo, que una versión de un gen llamado APOE4 que aumenta el riesgo de padecer Alzheimer probablemente se introdujo en la población europea a partir de cazadores-recolectores.

“Procesos que ocurrieron hace muchos miles de años están teniendo efectos realmente pronunciados y profundos en la salud y la longevidad de las personas en el presente”, dijo Evan Irving-Pease, autor del estudio y profesor adjunto de genética de poblaciones en la Universidad de Copenhague.

El ADN antiguo como ventana a las enfermedades

El análisis del ADN antiguo extraído de huesos o dientes ha reescrito nuestra comprensión de la prehistoria humana, aportando nuevos datos sobre las oleadas migratorias que dieron lugar a las poblaciones modernas.

Los investigadores ya sabían, por ejemplo, que la población europea actual se formó a partir de tres olas migratorias clave: los cazadores-recolectores que llegaron a la región hace 45.000 años, los agricultores que llegaron de Oriente Próximo hace unos 11.000 años y los pastores que emigraron de la estepa póntica, praderas que se extienden desde Europa Central hasta Asia Central, hace unos 5.000 años.

Pero el potencial del ADN antiguo para transformar la comprensión de la biología humana se ha visto limitado, hasta ahora, por la falta de ADN procedente de muestras suficientes, señaló David Reich, genetista que estudia el ADN antiguo en la Universidad de Harvard y que no participó en los nuevos estudios.

Para su último trabajo, los científicos analizaron el ADN de más de 300 individuos, un tercio de ellos de Dinamarca, que vivieron hace entre 25.700 y 1.200 años. Entre ellos había un padre enterrado junto a su hijo pequeño, un cazador-recolector llamado Hombre de Dragsholm, que había adoptado la dieta de los agricultores inmigrantes, y el Hombre de Porsmose, descubierto en una ciénaga con una flecha atravesándole la nariz y el esternón.

Combinando esos datos con muestras antiguas secuenciadas previamente, crearon una base de datos de 1.600 genomas antiguos de toda Eurasia.

El objetivo es crear una base de datos de 5.000 genomas antiguos que ayude a los científicos a buscar las raíces y la propagación del riesgo de enfermedades, explicó Eske Willerslev, genetista evolutivo de la Universidad de Cambridge y líder del proyecto.

Hasta ahora, el ADN antiguo revela que rasgos clave como la estatura, y los riesgos de enfermedad, evolucionaron primero fuera de Europa y fueron importados a la población por esas múltiples oleadas migratorias.

“En cuanto a nuestra susceptibilidad a las enfermedades y nuestro aspecto, se crearon en gran medida a través de estos acontecimientos migratorios”, afirma Willerslev.

Científicos descubren una conexión evolutiva entre la convivencia humana con animales domésticos y el fortalecimiento del sistema inmune, cuyo legado genético permea hoy en día (University of Maryland School of Medicine)
Científicos descubren una conexión evolutiva entre la convivencia humana con animales domésticos y el fortalecimiento del sistema inmune, cuyo legado genético permea hoy en día (University of Maryland School of Medicine)

El misterio de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad compleja, causada por una combinación de factores ambientales y genéticos que sólo se conocen en parte. Sin embargo, Lawrence Steinman, neurólogo de Stanford Medicine que no participó en la investigación, afirmó que el nuevo trabajo presenta una fascinante y provocadora línea de evidencia que remonta el riesgo genético a poblaciones antiguas.

“Por lo general, la EM no te afecta hasta que eres un adulto joven, por lo que habrías podido propagarte y aumentar la población y tener descendencia antes de tener las manifestaciones de la EM - y esos genes pueden dar una ventaja contra ciertas infecciones”, dijo Steinman.

La idea de que las enfermedades infecciosas ayudaron a configurar la evolución humana no es nueva, pero los investigadores afirmaron que aún así les sorprendió observar una señal tan clara de que los genes de riesgo de EM habían sido “seleccionados positivamente”, lo que significa que aumentaron en frecuencia porque proporcionaban una ventaja evolutiva.

Sin embargo, Samira Asgari, bióloga computacional de la Facultad de Medicina Icahn de Mount Sinai que se dedica a comprender la genética humana de la infección y la inmunidad, afirmó que la ventaja concreta que proponen los artículos -una mayor protección frente a la infección- es una explicación razonable, pero no deja de ser una hipótesis.

“Esa es la parte que se necesita más investigación para demostrar”, dijo Asgari.

Los investigadores tienen otro trabajo que aún no ha sido revisado que muestra una explosión de patógenos que saltan de los animales a los humanos hace unos 5.000 años, lo que, según ellos, podría reforzar el argumento de que los patógenos que rodeaban a los primeros europeos moldearon su genética.

“Lo que vemos sistemáticamente en el sistema inmunitario es que los genes se seleccionan en función de los patógenos a los que se enfrentan las poblaciones a lo largo del tiempo”, afirma Astrid Iversen, catedrática de virología e inmunología de la Universidad de Oxford.

Múltiples expertos advirtieron que profundizar en las raíces genéticas de las enfermedades humanas no conducirá directamente a nuevos tratamientos, pero tampoco podían descartarlo. “Entender la biología desde distintos ángulos”, dijo Asgari, “puede acelerar el avance hacia mejores fármacos”.

(*) The Washington Post

(*) Carolyn Johnson es periodista científica. Anteriormente, cubrió el negocio de la salud y la asequibilidad de la atención sanitaria para los consumidores.