Cuatro formas en que China intenta interferir en las elecciones presidenciales de Taiwán

Durante años, Taipéi ha sido el blanco de campañas de influencia de Beijing destinadas a convencer a los ciudadanos de que someterse al régimen del Partido Comunista Chino es su mejor opción

Compartir
Compartir articulo
El presidente de China, Xi Jinping (i), junto al ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi (c). EFE/Minh Hoang/Pool
El presidente de China, Xi Jinping (i), junto al ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi (c). EFE/Minh Hoang/Pool

Lanzar globos a gran altitud sobre la isla, financiar a personas influyentes pro-Beijing en las redes sociales y recibir a funcionarios locales en lujosos viajes a China: estas son algunas de las tácticas que se acusa a Beijing de desplegar para influir en las elecciones presidenciales de Taiwán que se celebrarán el sábado.

Durante años, Taiwán -que Beijing afirma que es una parte “inalienable” de China- ha sido el blanco de campañas de influencia chinas destinadas a convencer a los ciudadanos de que someterse al gobierno del Partido Comunista Chino es su mejor opción. Esos esfuerzos han pasado a primer plano antes de lo que se espera sea la carrera presidencial y legislativa más reñida por la democracia de la isla en décadas.

Las autoridades taiwanesas están investigando 102 casos de interferencia extranjera relacionados con las elecciones de este año, según la Fiscalía Suprema, el número más alto desde que Taiwán promulgó una ley antiinfiltración en 2019. Muchos de ellos están relacionados con China, que tiene interés en derrocar el gobernante Partido Democrático Progresista (PPD), que considera que promueve la independencia formal y que ve en el cargo a un presidente más amigable con Beijing.

El resultado de estos intentos importa más allá de Taiwán. La postura del próximo presidente taiwanés hacia Beijing será un factor que determinará si China inicia un conflicto en el Estrecho de Taiwán, uno que podría atraer a Estados Unidos y los países vecinos, interrumpiendo las rutas marítimas globales y el suministro de tecnología crítica.

Es más, las tácticas de influencia que resultan útiles en Taiwán podrían replicarse en otros lugares. El ministro de Asuntos Exteriores taiwanés, Joseph Wu, advirtió el martes: “En 2024, habrá más de 40 elecciones democráticas importantes en el mundo. Si China tiene éxito en Taiwán, China utilizará esa experiencia para interferir en las elecciones de otros países”.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu. REUTERS/Ann Wang
El Ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu. REUTERS/Ann Wang

Pero medir el impacto o incluso la presencia de los esfuerzos de influencia china se está volviendo más difícil. Consciente de que tácticas demasiado contundentes podrían alejar a los votantes del partido preferido de China -el Kuomintang (KMT)- y acercarlos al PPD, que encabeza las encuestas, China parece temerosa de exagerar.

“Existe un potencial real de que resulte contraproducente”, afirmó Alexander Dukalskis, profesor asociado del University College Dublin y autor de “Making the World Safe for Dictatorship”. “La gente no quiere que la intimiden para que le digan cómo votar”.

La administración Biden ha advertido a China que no interfiera, mientras que Beijing ha acusado al PPD de “exagerar” la amenaza militar de China para obtener votos.

“Los chinos han estado atacándolos con tantos tipos diferentes de mecanismos, y parece que al menos ahora su candidato menos favorito va a ganar”, dijo un alto funcionario de la administración estadounidense, que habló bajo condición de anonimato porque de la sensibilidad del asunto. “Así que eso es una indicación de que el sistema es más resistente”.

El Presidente de EEUU Joe Biden y su par de China Xi Jinping.  REUTERS/Kevin Lamarque
El Presidente de EEUU Joe Biden y su par de China Xi Jinping. REUTERS/Kevin Lamarque

Independientemente de que estas medidas afecten o no las elecciones, aún pueden promover los objetivos de China en Taiwán de manera constante y gradual. “Si puedo influir entre el 3 y el 5 por ciento de la gente, entonces puedo influir en el resultado de las elecciones”, dijo Chang Chun-Hao, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Tunghai en Taiwán. “E incluso si no influyen en los resultados electorales, de todos modos habrán impulsado la campaña de unificación”.

Estas son las cuatro formas principales en que se ha acusado a Beijing de intentar interferir en las elecciones presidenciales de Taiwán este año:

1. Sembrando caos informativo

La desinformación china en Taiwán solía ser más fácil de detectar, con artículos de noticias o publicaciones en redes sociales escritos de forma torpe con vocabulario utilizado principalmente en China o en texto chino simplificado en lugar de la escritura tradicional utilizada en Taiwán. Ahora, esa campaña ha sido localizada y se ha alentado a los propagandistas chinos a amplificar las auténticas disputas y divisiones locales, dijo Tim Niven, jefe de investigación del Laboratorio Doublethink de Taiwán. “Está poniendo la polarización taiwanesa bajo esteroides”, afirmó.

El año pasado, Taiwán estuvo inundado de rumores, incluido el de que funcionarios taiwaneses, bajo órdenes de Washington, estaban recolectando muestras de sangre de ciudadanos para diseñar armas genéticas contra China, o que Estados Unidos presionó al fabricante de chips taiwanés TSMC para que estableciera una fábrica en Arizona para poder abandonar Taiwán y sus cadenas de suministro de chips.

Durante meses, la idea de que Estados Unidos no es un socio confiable, un concepto conocido como yimeilun, o “escepticismo estadounidense”, ha ganado fuerza gracias a la constante amplificación por parte de los medios chinos.

La campaña de influencia de Beijing también ha aprovechado redes de creadores de contenido locales favorables a Beijing. Las autoridades taiwanesas están investigando una empresa de medios digitales que gestiona más de 20 páginas de Facebook con un gran número de seguidores y critica periódicamente al PPD.

Un periodista de un medio estatal chino le ofreció contenido y apoyo financiero al propietario del grupo, según capturas de pantalla de las conversaciones compartidas con The Washington Post por un oficial de seguridad involucrado en el caso.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para compartir detalles de una investigación en curso, dijo que los propagandistas chinos a menudo pagan a personas influyentes taiwanesas para que difundan narrativas que socavan el proceso democrático de Taiwán. A veces el objetivo no es necesariamente apoyar a un candidato en particular, sino perturbar la elección y “hacerla caótica”, dijo.

2. Cooptación de funcionarios locales

Durante el año pasado, China llevó a cientos de funcionarios taiwaneses de nivel local a ciudades chinas. Allí, los esfuerzos de influencia han sido tan descarados como repartir vales para la plataforma de streaming iQiyi e instruir a los visitantes a votar por candidatos a favor de la unificación, según la fiscalía de Taiwán.

Estos intercambios, en los que funcionarios taiwaneses son recibidos en China en viajes fuertemente subsidiados, han sido vistos durante mucho tiempo como una vía para operaciones de influencia de base, con la expectativa de que regresen con un mensaje a favor de China. Las autoridades taiwanesas están investigando a 40 personas en relación con estas visitas y posibles interferencias electorales.

Las tensiones en el estrecho de Taiwan y los reclamos territoriales del gigante asiático en el mar de la china meridional son dos de los mayores puntos de friccción con sus vecinos (AFP)
Las tensiones en el estrecho de Taiwan y los reclamos territoriales del gigante asiático en el mar de la china meridional son dos de los mayores puntos de friccción con sus vecinos (AFP)

En otros casos, el mensaje fue más sutil. Los funcionarios chinos dijeron a sus invitados taiwaneses que recordaran que los dos lados del Estrecho de Taiwán son “una familia”, según los funcionarios que participaron en estos intercambios. En algunos, los anfitriones chinos tuvieron cuidado de no decir nada sobre las elecciones por riesgo de poner en peligro estas visitas.

“Dirían que el continente tiene grandes esperanzas de que los dos lados del Estrecho de Taiwán puedan unirse y que todos puedan sentarse y hablar”, dijo un jefe de aldea del área de Taipei que realizó dos viajes a China el año pasado. Habló bajo condición de anonimato porque se encuentra entre los investigados.

“Todos quieren impulsar la unificación o infiltrarse en el pensamiento. Es sólo que algunos usan métodos más sutiles y otros usan métodos más crudos”, dijo.

3. Empuñando palos y zanahorias económicas

A partir del 1 de enero, China canceló los aranceles preferenciales sobre 12 compuestos químicos de Taiwán. El martes, el Ministerio de Comercio de China dijo que estaba estudiando la posibilidad de cancelar otras concesiones arancelarias para la agricultura, la pesca, la maquinaria, las autopartes y los textiles, medidas que, según funcionarios chinos, continuarían si el PPD mantiene su “posición pro independencia”.

Al mismo tiempo, Beijing está ofreciendo zanahorias a otros que muestran cierta lealtad a China. En junio, las autoridades chinas reanudaron las importaciones de manzanas de azúcar de algunas empresas, previamente prohibidas, después de que el alcalde de Taitung, donde se cultiva la fruta, visitara China junto con el vicepresidente del KMT.

En diciembre, China dijo que reanudaría algunas importaciones de mero después de prohibirlo en junio. Pero sólo se permitirán las importaciones de seis particulares y una empresa, cuyo presidente visitó China el mes anterior.

“El objetivo es decirles a los votantes que tienen vínculos económicos con China que es mejor que voten por el candidato que [Beijing] prefiere”, dijo Chiou Yi-Hung, profesor asociado de relaciones internacionales en la Universidad Nacional Yang Ming Chiao Tung.

Miles de persons participan en el mitin final de campaña del principal partido opositor Kuomintang (KMT), antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias, en la Ciudad Nueva Taipéi, Taiwán. 12 enero 2024. REUTERS/Carlos García Rawlins
Miles de persons participan en el mitin final de campaña del principal partido opositor Kuomintang (KMT), antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias, en la Ciudad Nueva Taipéi, Taiwán. 12 enero 2024. REUTERS/Carlos García Rawlins

4. Incrementar la intimidación militar en la ‘zona gris’

El ejército de China, el Ejército Popular de Liberación, ha aumentado las incursiones militares cerca de Taiwán durante el año pasado para recordar a los ciudadanos la promesa de Beijing de “reunirse” con Taiwán por la fuerza si fuera necesario.

Antes de las elecciones, China parece estar utilizando nuevas formas de tácticas de “zona gris”, medidas agresivas que no llegan a convertirse en un conflicto abierto y que tienen como objetivo intimidar. Desde diciembre, China ha enviado al menos 31 globos de gran altitud -similares al descubierto y derribado sobre Estados Unidos el año pasado- al espacio aéreo de Taiwán. El Ministerio de Defensa de Taiwán describió los globos como una “guerra cognitiva” destinada a desmoralizar a los 23 millones de habitantes de Taiwán.

El martes, días antes de la apertura de las urnas, China lanzó un satélite que inesperadamente cruzó el sur de Taiwán antes de ingresar al espacio, según el Ministerio de Defensa de Taiwán. El lanzamiento provocó una rara alerta de emergencia a nivel nacional, cuya versión en inglés describió erróneamente el objeto en cuestión como “un misil sobrevuelo”, alarmando a los residentes.

(c) 2024, The Washington Post