Liz Cheney, abierta crítica de Trump, analiza presentarse como candidata a la presidencia por un tercer partido

La ex congresista asegura estar decidida a frenar al ex mandatario en su intento por regresar a la Casa Blanca. Alertó que podría transformar la democracia de Estados Unidos en una dictadura si es reelecto

Compartir
Compartir articulo
Liz Cheney asiste a la reunión final del Comité Selecto de la Cámara de Representantes de EE.UU. que investiga el atentado del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU., en el Capitolio en Washington, EE.UU., 19 de diciembre de 2022. (REUTERS/Evelyn Hockstein/Archivo)
Liz Cheney asiste a la reunión final del Comité Selecto de la Cámara de Representantes de EE.UU. que investiga el atentado del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU., en el Capitolio en Washington, EE.UU., 19 de diciembre de 2022. (REUTERS/Evelyn Hockstein/Archivo)

Liz Cheney, una de las críticas más vociferantes de Donald Trump en el Partido Republicano, dice que está sopesando si montar su propia candidatura de un tercer partido a la Casa Blanca, mientras promete hacer “lo que sea necesario” para evitar que el expresidente regrese al cargo.

Mientras promociona su nuevo libro “Juramento y honor: A Memoir and a Warning”, la excongresista de Wyoming -que fue derrotada por un leal a Trump el año pasado- advierte de que Trump podría transformar la democracia de Estados Unidos en una dictadura si es reelecto; anticipando, según ella, que intentará quedarse más tiempo que su mandato.

“Hace varios años, no habría contemplado una candidatura de un tercer partido”, dijo Cheney en una entrevista el lunes con The Washington Post. Pero, afirmó, “resulta que creo que la democracia está en riesgo en casa, obviamente, como resultado del continuo control de Donald Trump sobre el Partido Republicano, y creo que la democracia también está en riesgo a nivel internacional”.

Dado su atractivo para independientes, antiguos republicanos y algunos demócratas, muchos críticos de Trump en ambos partidos han señalado que una candidatura presidencial de Cheney podría socavar su objetivo declarado de derrotar a Trump, porque podría restar algunos votos al presidente Biden. Cheney dijo que todas esas consideraciones formarían parte de su análisis, y subrayó que no haría nada que ayudara a Trump a volver a la Casa Blanca.

Cheney, cuyo padre es el ex vicepresidente Dick Cheney, indicó que tomará una decisión final en los próximos meses. “Nos enfrentamos a amenazas que podrían ser existenciales para Estados Unidos y necesitamos un candidato que va a ser capaz de tratar y abordar y hacer frente a todos esos desafíos”, señaló Cheney. “Todo eso formará parte de mi cálculo cuando nos adentremos en los primeros meses de 2024″.

La exrepresentante federal Liz Cheney durante un discurso de graduación en Colorado College, el domingo 28 de mayo de 2023, en Colorado Springs, Colorado. (AP Foto/Jack Dempsey)
La exrepresentante federal Liz Cheney durante un discurso de graduación en Colorado College, el domingo 28 de mayo de 2023, en Colorado Springs, Colorado. (AP Foto/Jack Dempsey)

La ex congresista se enfrentaría a una tarea de enormes proporciones si decide presentarse, y no sólo por la profunda antipatía hacia ella que Trump fomentó entre muchos republicanos cuando los instó a echarla del cargo. Para presentarse a las elecciones presidenciales fuera del sistema bipartidista estadounidense, los candidatos deben adherirse a terceros partidos que tengan acceso a las urnas o solicitar su propio puesto en las papeletas estatales, lo que puede ser un proceso costoso y engorroso. Para que un candidato pueda participar en los debates organizados por la Comisión de Debates Presidenciales el próximo otoño, debe tener al menos un 15% de apoyo en las encuestas nacionales y cumplir otros criterios.

Si no se presenta a la Casa Blanca, Cheney no descarta votar a Biden o hacer campaña por él si es el candidato demócrata en 2024. En un giro notable de los acontecimientos para un ex miembro del liderazgo del Partido Republicano en la Cámara, Cheney también dijo que usaría su influencia en 2024 para asegurarse de que los votantes no elijan una mayoría republicana pro-Trump en la Cámara y que apoyará a los “candidatos pro-Constitución” y a la “gente seria”, independientemente del partido.

Sostiene que los “facilitadores” de Trump que controlan la Cámara -entre los que incluye al presidente de la Cámara, Mike Johnson (republicano)- suponen una seria amenaza porque probablemente accederían a las demandas de Trump. Eso incluye la posibilidad de que los leales a Trump en la Cámara traten de interferir en los resultados de las elecciones de enero de 2025 si se les da la oportunidad.

Cheney escribe en su libro que los votantes de todo el espectro político deberían unirse en torno a la causa no solo de impedir que Trump recupere la Casa Blanca, sino también de frenar el poder de esos “facilitadores” que, según ella, se han “aprovechado del patriotismo de millones de estadounidenses.”

“Esto es más importante que la política partidista”, escribe en el epílogo. “Cada uno de nosotros -republicanos, demócratas, independientes- debemos trabajar y votar juntos para asegurarnos de que Donald Trump y aquellos que lo han apaciguado, permitido y colaborado con él sean derrotados. Esta es la causa de nuestro tiempo”.

El expresidente de Estados Unidos y candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, se reúne con simpatizantes en un acto de "compromiso con el caucus" en un bar Whiskey en Ankeny, Iowa, Estados Unidos, el 2 de diciembre de 2023. REUTERS/Carlos Barria
El expresidente de Estados Unidos y candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, se reúne con simpatizantes en un acto de "compromiso con el caucus" en un bar Whiskey en Ankeny, Iowa, Estados Unidos, el 2 de diciembre de 2023. REUTERS/Carlos Barria

En un momento en el que Trump aventaja a sus rivales del Partido Republicano en más de 40 puntos en muchas encuestas sobre la carrera republicana, sostiene que no solo el electorado de las primarias republicanas, sino el propio partido ha “perdido el rumbo”, atrapado en las garras de lo que ella llama el “culto a la personalidad”.

Por eso, las “placas tectónicas de nuestra política están cambiando”, dijo, y la sabiduría convencional sobre los terceros partidos y el proceso de primarias bifurcado que produce un candidato republicano y otro demócrata es “bastante irrelevante, en mi opinión, en el ciclo de 2024, porque la amenaza es única”.

“Hay una mayoría de votantes en este país que son demasiado responsables para confiar a Donald Trump la autoridad de la Casa Blanca y la autoridad de la presidencia”, dijo Cheney. “Así que creo que una gran parte de la tarea de cara al 2024 es hablar con esas personas y simplemente asegurarse de que tienen los hechos delante de ellos”.

Cuando se le preguntó cómo definiría su posible plataforma si se presentara a la presidencia, Cheney afirmó que cree que el país debe elegir a un comandante en jefe que acate la Constitución, respete el Estado de derecho y mantenga el compromiso de Estados Unidos con la defensa de la libertad en el extranjero. Citó las amenazas de Trump de retirarse de la alianza de la OTAN y la negativa de muchos republicanos de la Cámara de Representantes a comprometer más ayuda estadounidense a Ucrania como ejemplos de graves amenazas a los intereses de seguridad de Estados Unidos.

Cheney, que ahora es profesora de prácticas en el Centro de Política de la Universidad de Virginia, se retiró de los focos durante gran parte de este año tras su destacado papel en un panel del Congreso que investigó y celebró audiencias públicas de alto nivel sobre el ataque del 6 de enero de 2021 contra el Capitolio de Estados Unidos por parte de una turba pro-Trump. En su libro, ofrece una mirada entre bastidores sobre su papel en esas audiencias y la improbable alianza que forjó con la ex presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, quien le pidió que formara parte del comité selecto que investigó el ataque del 6 de enero.

Liz Cheney y miembros del Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU. hablan con los periodistas en el Capitolio en Washington, EE.UU. 1 de julio de 2021. REUTERS/Jonathan Ernst/Archivo
Liz Cheney y miembros del Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU. hablan con los periodistas en el Capitolio en Washington, EE.UU. 1 de julio de 2021. REUTERS/Jonathan Ernst/Archivo

“Cada vez que acudía a ella con una preocupación, una propuesta de enfoque o una petición de que interviniera ante los demócratas para ayudar a orientar las cosas en la dirección correcta, me respaldaba”, escribe Cheney.

La ex congresista, que había ganado sus anteriores contiendas en Wyoming con amplias mayorías, también reflexiona sobre su derrota en 2022 por un margen de más de 30 puntos porcentuales frente a la ahora diputada Harriet M. Hageman (republicana de Wyoming.), a quien Trump apoyó en su intento de purgar a críticos como Cheney de las filas electas del partido.

Aunque Cheney había votado con Trump más del 90% de las veces, escribe que sabía después de votar a favor de la destitución de Trump por su conducta el 6 de enero -y convertirse en uno de sus principales objetivos- que el “camino más fácil” habría sido no presentarse a la reelección. Explica que en última instancia decidió que hacerlo debilitaría su mano a la hora de enfrentarse a la amenaza que suponía Trump.

“Retirarme de la carrera por mi escaño en el Congreso sería visto como declarar la derrota en mi propia elección”, escribe en sus memorias, publicadas el martes. “También podría ser una señal de que nuestra investigación había fracasado: que me estaba rindiendo, o que esta lucha de alguna manera ya no merecía el esfuerzo”.

Su incursión en la campaña electoral de 2024, independientemente de cómo decida involucrarse, será una nueva prueba de su capital político. En 2022, se centró en derrotar a los negacionistas de las elecciones, como la candidata a gobernadora de Arizona por el Partido Republicano, Kari Lake, y el candidato a secretario de Estado, Mark Finchem (ambos perdieron). Este ciclo, Cheney se ha abstenido de respaldar a ningún candidato que se presente como alternativa a Trump en las primarias del Partido Republicano. Dada la antipatía hacia ella entre los republicanos, no está claro si su apoyo sería útil.

El libro de Cheney ahonda en su estrecha relación con su padre, que actuó como su consejero y su protector durante algunos de los momentos más turbulentos de la presidencia de Trump y el periodo posterior -llamándola para advertirle el 6 de enero de 2021 de que estaba en peligro después de que Trump dijera a sus partidarios durante un mitin en la Elipse que “Tenemos que deshacernos de los congresistas débiles, los que no son buenos, los Liz Cheneys del mundo”.

Insurrectos leales al presidente Donald Trump asaltan el Capitolio, Washington, 6 de enero de 2021 (AP Foto/John Minchillo, Archivo)
Insurrectos leales al presidente Donald Trump asaltan el Capitolio, Washington, 6 de enero de 2021 (AP Foto/John Minchillo, Archivo)

Preguntada sobre si intentaría reclutar a su padre y a su otrora compañero de fórmula, el ex presidente George W. Bush, en su cruzada para impedir que Trump llegue a la presidencia, Cheney señaló que el país se enfrentará a un momento “en el que todo el mundo debe hablar.”

“Necesitamos a todo el mundo en el campo”, dijo, añadiendo que eso incluye a los muchos republicanos que trabajaron para Trump al más alto nivel que han denunciado su conducta. “Eso necesita ser amplificado y organizado en un esfuerzo concertado, para asegurarse de que la gente entienda que estas son las personas más cercanas a él - y esto es lo que dicen sobre su falta de aptitud para el cargo. Va a hacer falta que todos se pongan manos a la obra en este ciclo de campaña”.

Ofreciendo un relato apasionante del terror dentro de la Cámara de Representantes en medio de la violencia y el caos en el Capitolio el 6 de enero, el libro de Cheney es implacable en su crítica a los compañeros republicanos que cumplieron las órdenes de Trump mientras intentaba anular los resultados de las elecciones de 2020 y a los miembros que, según ella, antepusieron sus propias ambiciones políticas a su juramento a la Constitución.

Cheney calificó el esfuerzo del senador Ted Cruz (republicano de Texas) -quien junto con otros senadores había propuesto una auditoría multiestatal de 10 días de los resultados electorales en enero de 2021- como “uno de los peores casos de abandono del deber por ambición personal que jamás había visto en Washington”.

Cheney censura las posturas cambiantes adoptadas por el entonces líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano de California), cuando se plegaba a la voluntad de Trump, argumentando que “cada vez que Kevin McCarthy se había enfrentado a una decisión de consecuencias, había hecho lo incorrecto”. Cheney señala que cuando vio por primera vez la foto de McCarthy reunido con Trump en Mar-a-Lago el 28 de enero de 2021 -semanas después de que McCarthy hubiera dicho a los miembros que creía que Trump era responsable de la violencia en el Capitolio- pensó que la fotografía era falsa, creyendo que “ni siquiera Kevin McCarthy podría ser tan cobarde.”

Cheney también escribe extensamente sobre los intentos de Johnson, que entonces era un congresista menos conocido, de ayudar a los esfuerzos de Trump para anular los resultados de las elecciones de 2020. Al relatar su cuestionable análisis mientras se presentaba como “abogado constitucionalista” en reuniones con miembros republicanos, Cheney acusa a Johnson de ser “especialmente susceptible a los halagos de Trump” y de “aspirar a estar en cualquier lugar de la órbita de Trump”.

© 2023, The Washington Post