Los estadounidenses se vuelven mesurados tras derrochar durante el verano

Tras un periodo de consumo elevado, las familias estadounidenses comienzan a recortar gastos ante la creciente preocupación por la economía del país

Compartir
Compartir articulo
La disminución en el ritmo de ventas, según minoristas como Walmart y Target, insinúa retos futuros para la economía estadounidense en el nuevo año. (REUTERS/Vincent Alban)
La disminución en el ritmo de ventas, según minoristas como Walmart y Target, insinúa retos futuros para la economía estadounidense en el nuevo año. (REUTERS/Vincent Alban)

La tan esperada desaceleración de la economía estadounidense ha comenzado. Se acumulan las señales -en datos recientes, en advertencias de grandes minoristas como Walmart Inc. y en anécdotas de empresas locales de todo el país- de que, tras desafiar las expectativas todo el año y derrochar durante el verano, los hogares estadounidenses están empezando a replegarse.

Un consumidor agotado, lastrado por los altos tipos de interés y la disminución de los ahorros, es la señal más segura de que el crecimiento económico se desliza hacia 2024. La economía puede enfrentarse a retos adicionales en el nuevo año a medida que el mercado laboral se enfríe y el crecimiento salarial se modere.

“La renta disponible de los hogares no tiene muy buena pinta: el crecimiento del empleo se ralentiza y los salarios también”, afirmó James Knightley, economista jefe internacional de ING. “Estamos viendo un consumidor más débil, y eso es significativo”.

Los datos mensuales del Gobierno sobre el gasto personal publicados el jueves mostraron un recorte en categorías discrecionales como coches, muebles y suscripciones a gimnasios para comenzar el cuarto trimestre. Las compras navideñas también fueron menos festivas, con un descenso del gasto en el Black Friday en varias de las mayores cadenas del país y una cantidad récord de compras en línea realizadas con planes de “compre ahora y pague después” en el Cyber Monday.

La ralentización del gasto -que sigue siendo bastante resistente, todo sea dicho- será bien recibida por los funcionarios de la Reserva Federal, preocupados por la posibilidad de que un consumidor fuerte mantenga elevada la inflación. Los inversores están valorando ahora en unos 120 puntos básicos los recortes de tipos en 2024, según los futuros, casi el doble de lo que esperaban a mediados de octubre.

“El gasto de los consumidores representa aproximadamente dos tercios del PIB, por lo que menos compras significarán un crecimiento económico más lento”, dijo el miércoles el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, refiriéndose al producto interior bruto. En una encuesta realizada en octubre por la entidad, las empresas afirmaron que prevén un aumento de las ventas de alrededor del 3% durante el próximo año, la lectura más baja en casi una década, aparte de los mínimos de la pandemia.

Los resultados del tercer trimestre de los mayores minoristas del país sugieren que el retroceso está en marcha. Walmart dijo que se había producido una “caída más pronunciada” de las ventas durante las dos últimas semanas de octubre. Las ventas comparables de Target Corp. disminuyeron por segundo trimestre consecutivo, ya que los compradores se mostraron más cautelosos. Y los ejecutivos de Dollar Tree Inc. señalaron el “creciente estrés financiero” entre los hogares de menores ingresos.

La encuesta “Libro Beige” de la Reserva Federal, realizada esta semana entre contactos empresariales regionales, dejó entrever la ralentización del gasto y la contratación en todo el país. He aquí una muestra de anécdotas:

  • Federación de Filadelfia: “Los vehículos eléctricos se acumulaban en los lotes de los concesionarios a medida que los altos precios, los elevados tipos de interés y la indecisión de los consumidores frenaban la demanda.”
  • Federación de Dallas: “El ritmo de contratación se desaceleró en general, y algunas empresas de transporte de mercancías, de alta tecnología y de fabricación informaron de despidos.”
  • Fed de Minneapolis: Un banquero del norte de Wisconsin dijo que “la gente está enfadada porque los huevos cuestan más, pero seguirán comprando un coche.” Otros contactos bancarios señalaron que los consumidores estaban utilizando tarjetas de crédito y HELOCs para mantener el gasto.
  • Federación de Kansas City: Los consumidores son cada vez más propensos a “compartir techo y comidas” para gestionar los retos presupuestarios del hogar. Los restauradores señalaron que los ingresos disminuyeron a medida que los clientes compartían los platos y evitaban los artículos caros.

Los economistas suelen considerar que el consumo está impulsado principalmente por las condiciones del mercado laboral: mientras la gente tenga trabajo, seguirá gastando. Hay indicios de que el mercado laboral, hasta ahora extraordinariamente sólido, también se está enfriando. Los sueldos y salarios aumentaron solo un 0,1% en octubre, según los datos del jueves, lo que supone el menor avance de este año.

Datos reflejan una tendencia de los estadounidenses hacia la prudencia en sus compras navideñas y un aumento en el uso de planes de financiación flexibles. (REUTERS/Vincent Alban)
Datos reflejan una tendencia de los estadounidenses hacia la prudencia en sus compras navideñas y un aumento en el uso de planes de financiación flexibles. (REUTERS/Vincent Alban)

Otros datos muestran que a los estadounidenses desempleados les está costando más encontrar otro trabajo, y las solicitudes semanales de subsidio de desempleo han alcanzado su nivel más alto en dos años. Se prevé que el informe gubernamental sobre el empleo, que se publicará el próximo viernes, muestre un aumento del 4% en los ingresos medios por hora con respecto al año anterior, lo que supondría el menor incremento anual desde mediados de 2021.

Aunque la economía se está desacelerando, pocos analistas prevén un desplome. El crecimiento se moderará hasta el 1,1% en el cuarto trimestre, antes de caer hasta el 0,2% en el segundo trimestre de 2024, según la mediana de las estimaciones de una encuesta de Bloomberg.

“Ciertamente, las cosas se están moderando, pero seguimos viendo señales de impulso y progreso”, dijo en una entrevista telefónica Heather Boushey, miembro del Consejo de Asesores Económicos del presidente Joe Biden. “No podíamos tener esos ritmos tan acelerados para siempre. Necesitábamos que las cosas se estabilizaran”.

La economía ha resistido hasta ahora. Eso podría estar cambiando de cara a 2024, según Veronica Clark, economista de Citigroup Inc. “Si dentro de seis meses entramos en recesión, como creemos que ocurrirá, podríamos recordar este periodo y decir que ha sido el primer indicio de ello”, afirmó.

(*) Bloomberg

(*) Con la colaboración de Mark Niquette y Vince Golle.