Una heredera multimillonaria de Texas está ayudando a recuperar al mamut lanudo

Lyda Hill apuesta por convertir Dallas en un referente biotecnológico, incluso en proyectos de “desextinción”

Compartir
Compartir articulo
La familia Hunt, conocida por su influencia en el petróleo, también traza su huella en la biotecnología y la comunidad de Dallas (REUTERS)
La familia Hunt, conocida por su influencia en el petróleo, también traza su huella en la biotecnología y la comunidad de Dallas (REUTERS)

El empeño de una heredera del petróleo de Texas por convertir Dallas en un centro de biotecnología está dando sus frutos y podría allanar el camino a descubrimientos científicos que van desde la recuperación del mamut lanudo a tratamientos contra el cáncer.

Lyda Hill, nieta de H.L. Hunt, de 81 años, ha destinado millones de dólares filantrópicos y de inversión al desarrollo del sector en su ciudad natal. En septiembre, su proyecto estrella, un campus de oficinas inspirado en el distrito de la innovación de Kendall Square, cerca del MIT, obtuvo un gran éxito al ser nombrado una de las tres sedes de los nuevos institutos de investigación sanitaria del gobierno federal.

Hill prolonga la tradición familiar de ayudar a dar forma a Dallas. Su abuelo y otros parientes contribuyeron decisivamente a convertir la ciudad en un centro del petróleo y el gas, y ahora ella quiere marcar el comienzo de lo que espera que sea su próxima era.

Su impulso a la biotecnología se enfrenta a la dispersión geográfica de la ciudad y a una relativa falta de capital en comparación con centros como Boston o San Francisco. Pero se hace eco de los esfuerzos de ciudades como Chicago y Salt Lake City, que intentan sacar provecho de los fondos públicos y privados para la fabricación y la investigación biomédica tras la pandemia.

La adjudicación del instituto de investigación pone el broche de oro a los 30 meses de existencia del campus de Hill, conocido como Pegasus Park. Se impuso a Massachusetts para atraer la sede de Colossal Biosciences, una empresa emergente de mil millones de dólares dedicada a la “desextinción” que pretende revivir el mamut lanudo, el tigre de Tasmania y otras especies desaparecidas hace tiempo. Esta misma semana, la empresa ha anunciado un acuerdo con la Mauritian Wildlife Foundation para acoger a pájaros dodo si consigue revivirlos.

BioLabs, una empresa de co-working centrada en el sector de las ciencias de la vida, tiene en Pegasus Park su única sede estadounidense fuera de los estados costeros. Y ahora contará con el nuevo centro federal de investigación, que se centrará en la gestión de proyectos para estudios y ensayos biotecnológicos.

Hill, que declinó una solicitud de entrevista, pertenece a una de las dinastías más prominentes de Dallas, aunque guarda celosamente su intimidad. Su abuelo, un ávido jugador que creció en una granja de Illinois, convirtió un préstamo de 50 dólares en lo que con el tiempo se convirtió en una de las mayores empresas petroleras de Estados Unidos y la revista Life lo calificó como el hombre más rico del país en 1948.

Tuvo 15 hijos, entre ellos la madre de Hill, Margaret Hunt Hill, que lleva su nombre un emblemático puente sobre el río Trinity en Dallas. Lamar Hunt fundó la Liga de Fútbol Americano y creó el Super Bowl.

Muchos de los descendientes de H.L. Hunt han llegado a ser figuras influyentes, sobre todo en Dallas, pero también en Kansas City y Chicago. Han construido rascacielos y comprado equipos deportivos, y han utilizado sus fortunas para retribuir. Clark Hunt, director ejecutivo de los Kansas City Chiefs, dirige la Hunt Family Foundation, que se centra en proporcionar artículos de primera necesidad a los necesitados. La magnate de los hoteles de lujo Caroline Rose Hunt, fallecida en 2018, se unió a sus nietos para donar 5 millones de dólares a United Way of Metropolitan Dallas en 2015.

“Hay una reputación de crear riqueza, pero también hay una reputación de dejarla a un lado en favor de la construcción de la comunidad y hacer algo que beneficie a la ciudad a largo plazo”, dijo Cal Jillson, profesor de la Universidad Metodista del Sur en Dallas.

Hill ha hecho precisamente eso en el sector de las ciencias de la vida, en parte motivada por su propia batalla contra el cáncer de mama. Sus donaciones benéficas incluyen 50 millones de dólares al Programa Moon Shots del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas; 50 millones de dólares al Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, que se utilizaron en parte para crear el Departamento de Bioinformática Lyda Hill; 20 millones de dólares a la Escuela Hockaday, un colegio privado femenino de Dallas, para financiar programas centrados en la ciencia; y 30 millones de dólares al Meadows Mental Health Policy Institute, con sede en Dallas.

Gracias al impulso de la heredera Lyda Hill, la empresa Colossal Biosciences se instala en Pegasus Park con el objetivo de desextinguir especies (James Havens)
Gracias al impulso de la heredera Lyda Hill, la empresa Colossal Biosciences se instala en Pegasus Park con el objetivo de desextinguir especies (James Havens)

En el ámbito de la inversión, aportó financiación inicial a Peloton Therapeutics, que fue adquirida por Merck & Co. en 2019. Por ahora, la mayor parte de su atención se dirige a Pegasus Park, que busca superar uno de los desafíos más enojosos de Dallas para convertirse en un centro de biotecnología. Ciudades como Boston, San Francisco y Nueva York disfrutan de una concentración de capital, empresarios y académicos en un área pequeña.

Dallas lucha contra la dispersión: mientras que la población de la ciudad es de 1,3 millones de habitantes, el área metropolitana de Dallas-Fort Worth cuenta con unos 8 millones de residentes.

“Históricamente, las metrópolis del tamaño de DFW han tenido dificultades para mantener a estas empresas agrupadas en el mismo barrio”, afirma Travis McCready, responsable de la división de ciencias de la vida en América de JLL, una empresa inmobiliaria global valorada en 7.000 millones de dólares.

El campus de 26 acres se encuentra cerca del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, un instituto de investigación en el que trabajan seis premios Nobel. Varios de los profesores trabajan en empresas emergentes que operan fuera de BioLabs. Y el campus se está ampliando: se ha empezado a construir una nueva ala que será un laboratorio.

Steve Case, el multimillonario cofundador de AOL, dijo durante una visita a Pegasus Park en septiembre que estos centros pueden impulsar la innovación simplemente reuniendo a personas de distintas empresas e instituciones que normalmente no colaborarían.

“El comienzo de lo que está ocurriendo aquí es bastante alentador y creo que es un buen presagio para el próximo capítulo”, afirmó Case, que ahora dirige la empresa de inversiones Revolution, centrada en inversiones en lugares situados fuera de los centros de riesgo tradicionales, como San Francisco y Boston.

Lo que le falta a Dallas, y lo que la empresa de Case intenta resolver, es el acceso al capital. La financiación de capital riesgo en Dallas ascendió a 157 millones de dólares en el tercer trimestre, frente a los 10.200 millones de San Francisco y los 3.500 millones de Boston, según datos de PitchBook.

BioLabs ha organizado reuniones informales en Old Parkland, un parque de oficinas de Dallas que alberga empresas de gestión de activos, para promocionar las oportunidades de inversión en Pegasus Park. Gabby Everett, científica y directora de la sede de Dallas Biolabs, dijo que hay conversaciones en curso entre algunos fundadores e inversores.

Los representantes de Hill afirman que su participación en Pegasus Park incluye una mezcla de esfuerzos filantrópicos e inversiones con fines lucrativos, pero declinaron facilitar un desglose detallado.

Con un importante respaldo financiero en biotecnología, Dallas aspira a ser un centro de innovación a nivel mundial (Boris Babic/dpa)
Con un importante respaldo financiero en biotecnología, Dallas aspira a ser un centro de innovación a nivel mundial (Boris Babic/dpa)

Otro promotor quiere sacar provecho del sector biotecnológico del norte de Texas. El fundador de NexPoint, James Dondero, ha propuesto un proyecto de 4.000 millones de dólares que convertiría el antiguo campus de Electronic Data Systems, propiedad de Ross Perot, en Plano, suburbio de Dallas, en un centro de ciencias de la vida. En noviembre, el ayuntamiento de Plano aprobó la recalificación de NexPoint.

La región ya alberga importantes empresas de ciencias de la vida, como McKesson Corp., con sede en Irving, y Galderma, con sede en Fort Worth. El aeropuerto de DFW fue uno de los primeros del país en admitir la carga en cadena de frío para envíos farmacéuticos.

El economista texano Ray Perryman afirmó que el norte de Texas reúne todos los ingredientes para una próspera comunidad de ciencias de la vida, como una población numerosa y en expansión, mano de obra cualificada, sistemas sanitarios de calidad, centros de investigación y educación y un vibrante sector financiero.

“Dallas-Fort Worth tiene un enorme potencial para convertirse en un centro biotecnológico y de ciencias de la vida de importancia mundial”, afirmó. “El sector ha crecido muy rápidamente y la comunidad inversora lo ve con buenos ojos”.

(*) ©2023 Bloomberg