Henry Kissinger, el diplomático que influyó en los asuntos mundiales bajo dos presidentes

El ex funcionario ejerció un control incomparable sobre los asuntos internacionales y la formulación de políticas de Estados Unidos. También fue blanco de críticos implacables, que lo consideraban amoral y sin principios

Compartir
Compartir articulo
Henry Kissinger en conferencia con el presidente Gerald Ford (Frank Johnston/The Washington Post)
Henry Kissinger en conferencia con el presidente Gerald Ford (Frank Johnston/The Washington Post)

Henry A. Kissinger, académico, estadista y célebre diplomático que ejerció un poder incomparable sobre la política exterior de Estados Unidos durante los gobiernos de los presidentes Richard M. Nixon y Gerald Ford, y que durante décadas después, como consultor y escritor, expresó opiniones que dieron forma a la situación política y económica a nivel mundial, murió el 29 de noviembre en su casa de Connecticut. Tenía 100 años.

Su muerte fue anunciada en un comunicado de su consultora, que no precisó la causa.

Como inmigrante judío que huía de la Alemania nazi, el Dr. Kissinger hablaba poco de inglés cuando llegó en 1938 a los Estados Unidos, era apenas un adolescente. Pero aprovechó su intelecto agudo, su dominio de la historia y su habilidad como escritor para ascender rápidamente de su licenciatura en Harvard a miembro de la facultad de Harvard antes de establecerse en Washington.

Como la única persona que alguna vez fue asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca y secretario de Estado al mismo tiempo, ejerció un control sobre la política exterior estadounidense que rara vez ha sido igualado por alguien que no fuera presidente.

Él y Le Duc Tho, de Vietnam, compartieron el Premio Nobel de la Paz por las negociaciones secretas que produjeron el Acuerdo de París de 1973 y pusieron fin a la participación militar estadounidense en la guerra de Vietnam. Su famosa “diplomacia lanzadera” después de la Guerra de Oriente Medio de 1973 ayudó a estabilizar las relaciones entre Israel y sus vecinos árabes.

Como promotor de la histórica apertura de Nixon hacia China y como teórico de la distensión con la Unión Soviética, el Dr. Kissinger se ganó gran parte del crédito por los cambios radicales de política que reorientaron el curso de los asuntos mundiales.

Henry Kissinger como secretario de Estado (James K. W. Atherton/The Washington Post)
Henry Kissinger como secretario de Estado (James K. W. Atherton/The Washington Post)

Con su acento alemán, su ingenio incisivo, su mirada de búho y su entusiasmo por socializar en Hollywood y salir con estrellas de cine, fue inmediatamente reconocido en todo el mundo, en marcado contraste con la mayoría de sus discretos predecesores. Cortejando descaradamente a la publicidad, era tanto una estrella de la prensa sensacionalista como de las revistas trimestrales que reflexionaban sobre sus ideas sobre geoestrategia. Cuando fue nombrado secretario de Estado, una encuesta de Gallup lo consideró la persona más admirada del país.

Pero también se convirtió en el blanco de críticos implacables que lo consideraban amoral y sin principios. Se abstuvo de viajar a Oslo para aceptar el premio Nobel por temor a las manifestaciones hostiles (Tho rechazó de plano el premio) y en años posteriores la animosidad que inspiraba se intensificaría.

Lo que él consideraba pragmático, muchos escritores y analistas lo consideraban maniobras sin principios, sin guía por el respeto a los derechos humanos o incluso a la vida humana. El Dr. Kissinger alcanzó poder, fama y riqueza más allá de los sueños de la mayoría de las personas en la vida pública, pero pasó sus últimas décadas defendiéndose a sí mismo y defendiendo su lugar en la historia, explicando que hizo lo que tenía que hacer.

Ronald Reagan y otros conservadores criticaron la búsqueda del Dr. Kissinger de llegar a un acuerdo con Moscú como una traición de los países que entonces formaban parte del Pacto de Varsovia y de los valores estadounidenses. Por otra parte, el presidente George W. Bush lo llamó “uno de los servidores públicos más exitosos y respetados de nuestra nación”, y altos funcionarios de la administración Bush lo consultaron con frecuencia sobre asuntos internacionales.

En la izquierda, voces fuertes lo acusaron de tener un pragmatismo a sangre fría que anteponía los logros estratégicos a los derechos humanos. Algunos de sus críticos dijeron que el Acuerdo de París dejó a un antiguo aliado, el gobierno de Vietnam del Sur, a un destino oscuro cuando los norvietnamitas tomaron el control. Otros lo acusaron de dejar que la guerra continuara durante tres años mientras negociaba un acuerdo que podría haber tenido desde el principio.

Los críticos responsabilizaron al Dr. Kissinger del “bombardeo secreto” de 1969 contra la neutral Camboya y de la invasión terrestre estadounidense de ese país al año siguiente, que amplió el conflicto en el sudeste asiático y condujo a la toma del país por los asesinos Jemeres Rojos.

Dijeron que su política de promover al sha de Irán como ancla de la política estadounidense en el Golfo Pérsico alentó al sha a subir los precios del petróleo y alimentó la megalomanía que condujo a la revolución iraní. Lo acusaron de complicidad en el golpe de 1974 que derrocó al gobierno de Chipre y de apoyar la brutal campaña de Pakistán para sofocar una rebelión secesionista en lo que hoy es Bangladesh porque Pakistán era su conducto secreto hacia los chinos.

El viceprimer ministro israelí Yigal Allon, izquierda, con el ex juez de la Corte Suprema Arthur Goldberg y Henry Kissinger en la Embajada de Israel en 1974 (Douglas Chevalier/The Washington Post)
El viceprimer ministro israelí Yigal Allon, izquierda, con el ex juez de la Corte Suprema Arthur Goldberg y Henry Kissinger en la Embajada de Israel en 1974 (Douglas Chevalier/The Washington Post)

Y dijeron que el Dr. Kissinger era al menos indirectamente responsable del golpe inspirado por la CIA que derrocó al gobierno socialista legalmente elegido de Salvador Allende en Chile, así como del asesinato anterior del general René Schneider, comandante en jefe de las fuerzas armadas de Chile, que se opuso firmemente a un golpe de estado.

Dos de los críticos más ruidosos, Christopher Hitchens y William Shawcross, tildaron al Dr. Kissinger de ser un criminal de guerra. El periodista Seymour M. Hersh, en “El precio del poder”, dijo que el Dr. Kissinger y Nixon eran básicamente dos personas iguales: “Permanecieron ciegos ante los costos humanos de sus acciones. Los muertos y mutilados en Vietnam y Camboya –como en Chile, Bangladesh, Biafra y Medio Oriente– parecían no importar mientras el Presidente y su asesor de Seguridad nacional luchaban contra la Unión Soviética, sus conceptos erróneos, sus enemigos políticos y entre sí”.

Como mínimo, quienes no admiraban al Dr. Kissinger sintieron que su enfoque en las realidades de la Guerra Fría y su voluntad de usar la fuerza (abierta o encubiertamente), para promover los objetivos estadounidenses, lo cegaban ante las consideraciones humanitarias y de derechos humanos.

Como ejemplo, citaron su oposición a la enmienda Jackson-Vanik, legislación que condicionaba las relaciones comerciales normales con la Unión Soviética a que Moscú permitiera la emigración de los judíos soviéticos. El Dr. Kissinger, él mismo un refugiado judío de la persecución, consideró la enmienda como un obstáculo para su búsqueda de la distensión.

Su voluntad de anteponer los intereses estratégicos a los valores altruistas quedó demostrada en julio de 1975, cuando convenció a Ford de no reunirse en la Casa Blanca con el autor ruso exiliado Alexander Solzhenitsyn, un símbolo viviente de la valiente resistencia a la opresión soviética, pero el Dr. Kissinger temía un impacto negativo en su política de distensión con Moscú.

Estaba operando, dijo, “en un mundo donde el poder sigue siendo el árbitro final”. Reagan, entonces gobernador de California, sacó a relucir el caso Solzhenitsyn cuando desafió a Ford por la nominación presidencial republicana el año siguiente.

El Dr. Henry Kissinger y su esposa, Nancy, con Bernard Kalb, derecha, Marvin Kalb, segundo desde la derecha, y Arthur Thornhill Jr. en una fiesta para los hermanos Kalb y el nuevo libro "Kissinger" en 1974 (Bob Burchette/The Washington Post)
El Dr. Henry Kissinger y su esposa, Nancy, con Bernard Kalb, derecha, Marvin Kalb, segundo desde la derecha, y Arthur Thornhill Jr. en una fiesta para los hermanos Kalb y el nuevo libro "Kissinger" en 1974 (Bob Burchette/The Washington Post)

En la completa biografía del Dr. Kissinger, el periodista Walter Isaacson llegó a la conclusión de que “tenía un sentimiento instintivo de poder y de crear un nuevo equilibrio global que podría ayudar a Estados Unidos a afrontar su síndrome de retirada después de Vietnam. Pero no fue correspondido por un sentimiento similar de la fuerza que se deriva de la apertura del sistema democrático de Estados Unidos o de los valores morales que son la verdadera fuente de su influencia global”.

Isaacson, que tenía pleno acceso al Dr. Kissinger y a muchos de sus amigos, lo describió como “brillante, conspirador, furtivo, sensible a los vínculos y matices, propenso a rivalidades y luchas de poder, encantador pero a veces engañoso”.

El Dr. Kissinger, respondiendo a sus críticos, atribuyó a la realpolitik un imperativo moral propio.

“La historia sólo presenta alternativas inequívocas en las circunstancias más raras”, escribió en “Ending the Vietnam War”, publicado en 2003. “La mayoría de las veces, los estadistas deben encontrar un equilibrio entre sus valores y sus necesidades, o dicho de otro modo, están obligados a acercarse a sus objetivos no de un salto, sino por etapas, cada una de ellas por definición imperfecta según criterios absolutos. Siempre es posible invocar esa imperfección como excusa para retroceder ante las responsabilidades, o como pretexto para acusar a la propia sociedad”.

O como lo expresó más claramente en otro contexto: “La acción encubierta no debe confundirse con la labor misionera”.

Thomas A. Schwartz, de la Universidad de Vanderbilt, entrevistó al Dr. Kissinger en una etapa avanzada de su vida para su biografía de 2020 y descubrió que incluso después de décadas de críticas, el ex formulador de políticas se adhirió a “su propia filosofía de las relaciones internacionales, [que] sostenía que de manera trágica, en el mundo, un estadista no podía elegir entre el bien y el mal, sino sólo entre diferentes formas del mal”.

Inmigrante de Alemania

Heinz Alfred Kissinger nació en Furth, Alemania, el 27 de mayo de 1923. Se convirtió en Henry después de mudarse con su familia a los Estados Unidos.

Sus padres, Louis y Paula, eran judíos respetables de clase media, del tipo que se consideraban completamente alemanes hasta que Adolf Hitler les enseñó lo contrario. Al joven Heinz le encantaba el fútbol y sobresalía en sus lecciones, pero durante sus años escolares él y sus amigos fueron intimidados por bandas nazis a medida que los judíos de Furth estaban cada vez más restringidos y excluidos de la vida alemana.

Tenía 12 años cuando las Leyes de Nuremberg despojaron a los judíos de Alemania de su ciudadanía. Su padre perdió su trabajo docente. Con el patrocinio de un pariente en Nueva York, la familia Kissinger empacó las pocas cosas que se les permitía conservar y abandonaron Alemania rumbo a Estados Unidos en agosto de 1938, tres meses antes de que la Masacre de la Kristallnacht sellara el destino de la mayoría de los judíos que se quedaron.

Según sus tíos en una entrevista en su casa, el Dr. Henry Kissinger no mostró signos de grandeza cuando era niño en la Alemania de antes de la guerra
Según sus tíos en una entrevista en su casa, el Dr. Henry Kissinger no mostró signos de grandeza cuando era niño en la Alemania de antes de la guerra

El Dr. Kissinger dijo más adelante en su vida que esta experiencia no había dejado una marca permanente en su psique, pero los amigos y familiares entrevistados por Isaacson dijeron lo contrario. “Dr. Kissinger es un hombre fuerte, pero los nazis pudieron dañar su alma”, dijo Fritz Kraemer, un íntimo de Kissinger citado por Isaacson.

La humillación de su padre y la destrucción de su comunidad, escribió Isaacson, “lo hicieron buscar el orden y lo llevaron a tener hambre de aceptación, incluso si eso significaba tratar de complacer a aquellos que consideraba sus inferiores intelectuales”.

Esos rasgos saldrían a la luz años más tarde en la relación del Dr. Kissinger con Nixon. Muchos de los que lo conocieron en el ejército de los EE. UU., en la vida académica y en el gobierno dijeron que su deseo de complacer a todos y su ansia de elogios derivaban del deseo de aceptación de un marginado.

En Nueva York, los Kissinger se establecieron en Washington Heights en el Upper West Side de Manhattan, un barrio mayoritariamente judío. El Dr. Kissinger se matriculó en la escuela secundaria pública local, George Washington, donde rápidamente dominó el inglés y se destacó en otras materias. Trabajó en una fábrica de brochas de afeitar para ganar dinero extra y se matriculó en clases de contabilidad en el City College de Nueva York.

Antes de poder obtener su título, fue reclutado por el Ejército en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial. Estudió Ingeniería antes de ser asignado, justo después del Día D en junio de 1944, a la 84.a División de Infantería en el pantanoso Camp Claiborne, Luisiana. Impresionó a otro soldado de habla alemana, Kraemer, más tarde conocido como “el hombre que descubrió a Kissinger”, y a través de su influencia fue asignado a tareas de inteligencia.

Kissinger fue secretario de Estado de Estados Unidos (REUTERS)
Kissinger fue secretario de Estado de Estados Unidos (REUTERS)

Cuando el 84º se desplegó en Alemania después de la Batalla de las Ardenas, se encontró como un ocupante conquistador del pueblo que había perseguido a su familia hasta el exilio apenas unos años antes. Recibió la medalla de la Estrella de Bronce y fue ascendido a sargento por su trabajo en la organización de un gobierno local y en la búsqueda de miembros de la Gestapo.

Rápido ascenso en el mundo académico

Cuando regresó a la vida civil en 1947, las universidades del país, incluso las más elitistas, se acercaban a los jóvenes veteranos. Se unió a la promoción de Harvard de 1950 cuando tenía 24 años, comenzando la carrera académica que lo impulsaría a la cima de la vida estadounidense.

Cuando aún era estudiante, se casó con su novia de la secundaria, Anneliese “Ann” Fleischer, una compañera refugiada que trabajaba como contable. Tuvieron dos hijos, Elizabeth y David, antes de divorciarse en 1964.

En Harvard, evitó la vida social estudiantil, estudió mucho y buscó el favor de miembros destacados de la facultad de Harvard, como el científico George Kistiakowsky y el historiador William Yandell Elliott.

A través de tales conexiones, como estudiante de posgrado pudo iniciar una revista trimestral de asuntos mundiales, Confluence, que atrajo como colaboradores a luminarias como McGeorge Bundy, Walt Rostow, Hannah Arendt, Arthur Schlesinger Jr. y Paul Nitze . Mientras era joven y aún desconocido, Kissinger se estaba moviendo hacia el mundo de los pesos pesados de la política exterior, un mundo que llegaría a dominar.

Henry Kissinger en Harvard
Henry Kissinger en Harvard

Su tesis doctoral fue escrita cuando Estados Unidos se estaba liberando de la Guerra de Corea y cuando la Guerra Fría con la Unión Soviética dominaba la discusión política. En busca de lecciones aplicables, analizó cómo el príncipe Metternich de Austria y el vizconde Castlereagh de Gran Bretaña restauraron el orden en Europa después de las guerras napoleónicas.

Titulada “Un mundo restaurado”, la tesis pronto se publicó en forma de libro. Eso y un artículo en Foreign Affairs (en el que cuestionaba el valor de una política de represalias masivas en una guerra nuclear) lo encaminaron hacia el estrellato académico.

Tomó una licencia de Harvard para aceptar un trabajo en el Consejo de Relaciones Exteriores como director de personal de un grupo de estudio que examinaba el tema de las armas nucleares y la política exterior. En el grupo había personas tan prominentes como el banquero David Rockefeller, el teniente general del ejército James Gavin y Nitze, ex director de planificación de políticas del Departamento de Estado.

En una maniobra que anticipó su estilo como funcionario gubernamental de alto nivel, convirtió al personal de este prestigioso panel en un equipo de investigación para un libro que se convirtió en suyo. Tenía 31 años cuando escribió un tomo de 450 páginas, “Armas nucleares y política exterior”, en el que abogaba por una política de uso limitado de armas nucleares.

Aproximadamente en esa época, el Dr. Kissinger conoció al hermano de David Rockefeller, Nelson, quien entonces era asesor de política exterior del presidente Dwight D. Eisenhower y que pronto sería elegido gobernador de Nueva York. Nelson Rockefeller, un optimista empedernido, se convirtió en el mecenas y mentor del Dr. Kissinger en el mundo de la política republicana, a pesar de sus personalidades muy diferentes.

Henry Kissinger con sus padres (Photo by PL Gould/Images/Getty Images)
Henry Kissinger con sus padres (Photo by PL Gould/Images/Getty Images)

El Dr. Kissinger continuó enseñando en Harvard y escribiendo, pero cuando John F. Kennedy fue elegido presidente en 1960, quería unirse a las filas de hombres que realmente ejercían el poder en los asuntos internacionales, y el lugar para hacerlo era Washington, no Cambridge. Se convirtió en consultor a tiempo parcial de Kennedy y más tarde del presidente Lyndon B. Johnson, pero su lealtad política permaneció con Rockefeller.

Después de que Nixon fuera elegido en 1968, según el Dr. Kissinger, recibió una llamada de un asistente de Nixon con una oferta de trabajo. Nixon y el Dr. Kissinger apenas se conocían, pero el ex senador Henry Cabot Lodge (R-Mass.), que había sido compañero de fórmula de Nixon en 1960 y se convirtió en un influyente embajador de Estados Unidos en Vietnam y otros lugares, recomendó al Dr. Kissinger como asesor de seguridad nacional.

Trabajando para Nixon

En la Casa Blanca de Nixon, el Dr. Kissinger era un hombre complicado, y ambicioso al servicio de un presidente complicado, errático y a menudo tortuoso. Su relación íntima pero incómoda se intensificó por la magnitud de los acontecimientos históricos que estallaron en rápida sucesión durante el primer mandato de Nixon.

En una sola semana de septiembre de 1970, por ejemplo, se produjo la invasión siria de Jordania, el descubrimiento de que la Unión Soviética había enviado un submarino con armas nucleares y otros buques de guerra a Cuba, la orden de Nixon a la CIA de bloquear la investidura de Allende como presidente de Chile y la reanudación de las conversaciones secretas de París con los norvietnamitas después de una pausa de cinco meses.

Kissinder con Augusto Pinochet (Archivo General Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores)
Kissinder con Augusto Pinochet (Archivo General Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores)

En esos momentos, Nixon permanecía despierto durante la mayor parte de la noche, llamando a todas horas al Dr. Kissinger y a otros altos funcionarios para darles órdenes extrañas que no podían o no querían cumplir, y el Dr. Kissinger se enfurecía con los miembros del personal a medida que las tensiones.

En un ejemplo extremo, el Dr. Kissinger estaba en Moscú tratando de negociar un alto el fuego en la Guerra de Medio Oriente de 1973 cuando recibió instrucciones de Nixon de entregarle al líder soviético Leonid Brezhnev una carta en la que decía que Estados Unidos quería una asociación a largo plazo con Moscú para establecer la paz en la región.

El Dr. Kissinger, que estaba muy ocupado tratando de lograr un alto el fuego y que sabía que Nixon estaba lidiando con una crisis en la Casa Blanca debido al escándalo Watergate, no sólo se negó a entregar la carta a Brezhnev, sino que también rechazó la instrucciones al considerarlas como “inaceptables”.

Le envió una carta a su adjunto, Brent Scowcroft, diciendo que estaba “conmocionado por el tono de las instrucciones, el mal juicio en el contexto de la carta de Brezhnev y el hecho de no haberme informado con antelación que se emitiría un comunicado de prensa”. La influencia soviética estaba disminuyendo en Oriente Medio; lo último que quería el doctor Kissinger era reforzarlo con un acuerdo como el que buscaba Nixon.

A lo largo de esos tensos episodios, el Dr. Kissinger encontró tiempo para mantener comidas y largas conversaciones con miembros favoritos de los medios de comunicación, incluidos Walter Cronkite de CBS, CL Sulzberger del New York Times, Hugh Sidey de Time, su viejo amigo y autor conservador William F. Buckley Jr. e incluso el columnista de humor Art Buchwald.

Richard Nixon y Henry Kissinger en la Oficina Oval (REUTERS)
Richard Nixon y Henry Kissinger en la Oficina Oval (REUTERS)

Se ganó el aplauso de la prensa a pesar de que su trabajo más importante se realizó en total secreto (a menudo visitaba capitales extranjeras en misiones críticas sin informar ni siquiera a los embajadores de Estados Unidos allí) y manipulaba a los periodistas de la misma manera que manipulaba a todos los demás.

En los años de apogeo de su poder, la mayor parte de la cobertura en los principales medios de comunicación fue poco menos que aduladora. Cuando un periodista le preguntó si prefería que le llamaran “Sr. Secretario” o “Dr. Kissinger”, respondió: “La excelencia bastará”.

La fama producida por la saturación de la cobertura mediática contribuyó a su poder y a la riqueza de sus últimos años. Pero la búsqueda de la celebridad y la adulación popular también lo llevó a algunos momentos embarazosos, en particular una entrevista en 1972 con la escritora italiana Oriana Fallaci. Fallaci le preguntó si se consideraba un jugador de ajedrez diplomático, pero ofreció una analogía diferente.

“Los estadounidenses”, dijo, “les gusta el vaquero que encabeza la caravana cabalgando solo sobre su caballo, el vaquero que entra solo hacia la ciudad, el pueblo, con su caballo y nada más. Este vaquero no tiene por qué ser valiente. Lo único que necesita es estar solo, mostrar a los demás que llega a la ciudad y lo hace todo solo”.

Esta imagen de “vaquero solitario” del Dr. Kissinger, bajo, con gafas, con mirada de búho, provocó un ridículo generalizado. Hubo más de lo mismo cuando Sally Quinn del Washington Post, en una fiesta en Georgetown, le preguntó si era un “swinger”. “Bueno, no podrías llamarme swinger debido a mi trabajo”, respondió. “¿Por qué no asumes que soy un swinger secreto?” Como “vaquero solitario”, su descripción de sí mismo como “swinger secreto” entró inmediatamente en la tradición de Kissinger.

Por mucho que el Dr. Kissinger cortejara a la prensa, su jefe Nixon detestaba a los periodistas y se enfurecía cuando los medios publicaban noticias que claramente provenían de personas dentro de la administración, especialmente los Papeles del Pentágono, una historia de la participación de Estados Unidos en Vietnam que detallaba el engaño del gobierno que abarcaba varias administraciones.

El presidente estadounidense Richard Nixon, el primer ministro chino Zhou En-Lai, el secretario de Estado William Rogers y el asesor de seguridad nacional Henry Kissinger  (REUTERS)
El presidente estadounidense Richard Nixon, el primer ministro chino Zhou En-Lai, el secretario de Estado William Rogers y el asesor de seguridad nacional Henry Kissinger (REUTERS)

En un esfuerzo por detener las “filtraciones”, Nixon ordenó al FBI que interviniera los teléfonos de ciertos reporteros y sus fuentes sospechosas. El Dr. Kissinger, que se enfureció incluso más que Nixon cuando el New York Times comenzó a publicar los Papeles del Pentágono en 1971, colaboró con este programa ilegal, dando al FBI nombres de personas cuyos teléfonos iban a ser intervenidos. Los objetivos incluían periodistas, funcionarios de los departamentos de Estado y de Defensa, miembros del personal de Kissinger y el redactor de discursos presidenciales William Safire.

El Dr. Kissinger no negó después haber sido cómplice de las escuchas telefónicas, pero dijo en sus memorias que “simplemente seguí lo que no tenía motivos para dudar que fuera legal”. También denunció “la inmoralidad de quienes, en su desprecio por su confianza, intentaron sabotear las políticas nacionales y arriesgaron vidas estadounidenses”.

El jefe de Gabinete de Nixon, HR Haldeman, dijo que el programa de escuchas telefónicas “comenzó con la ira de Henry” por la exposición mediática del bombardeo secreto de Camboya.

Los ataques aéreos contra la neutral Camboya y la posterior invasión terrestre por tropas estadounidenses provocaron furia en todo Estados Unidos y provocaron las renuncias de algunos de los miembros más destacados del personal del Dr. Kissinger, incluido Anthony Lake, quien más tarde se convirtió en asesor de Seguridad nacional del presidente Bill Clinton.

Pero el Dr. Kissinger no se disculpó. Sostuvo que la neutralidad de Camboya fue violada primero por Vietnam del Norte y que Estados Unidos no tenía ninguna obligación de permitir que Hanoi utilizara Camboya como santuario para ataques contra estadounidenses.

Que las acciones de Estados Unidos hicieran de Camboya partícipe de una guerra para la que estaba lamentablemente mal equipada y abrieran la puerta a la toma del país por los asesinos Jemeres Rojos, puede haber sido desafortunado, pero para el Dr. Kissinger no era su problema.

Además de las escuchas telefónicas, la obsesión de Nixon por las filtraciones llevó a la creación de la unidad de la Casa Blanca asignada para detenerlas, conocida como “los Plomeros”. Así se plantó la semilla del escándalo político Watergate y el encubrimiento de la Casa Blanca que destruiría la Presidencia de Nixon. Como el Dr. Kissinger no ordenó ningún allanamiento ilegal ni participó en encubrimientos, él (casi el único entre los principales asesores de Nixon) salió ileso del Watergate para continuar su carrera gubernamental.

Nixon y Kissinger en el Air Force One (REUTERS)
Nixon y Kissinger en el Air Force One (REUTERS)

Nixon fue elegido para poner fin a la impopular guerra de Vietnam, pero el Dr. Kissinger lo convenció de que Estados Unidos perdería toda credibilidad en los asuntos mundiales si simplemente se retiraba. Así, la guerra continuó y se extendió a Camboya durante el primer mandato de Nixon, a pesar de que el número de tropas terrestres estadounidenses se fue reduciendo constantemente.

Cuando Nixon y el Dr. Kissinger redujeron las tensiones con China y la Unión Soviética y una importante ofensiva militar norvietnamita se estancó en la primavera de 1972, Hanoi finalmente se volvió dócil a un acuerdo.

El convenio negociado por el Dr. Kissinger permitió que el gobierno de Vietnam del Sur de Nguyen Van Thieu permaneciera en su lugar, pero también permitió que las tropas de Vietnam del Norte dentro del Sur permanecieran allí, y así aseguró la caída de Saigón dos años después, el “intervalo decente” que el Dr. Kissinger había esperado conseguir.

Cuando Thieu se opuso a los términos, la Casa Blanca tuvo que decidir qué era peor: reanudar la guerra u obligar a un viejo aliado a aceptar un acuerdo suicida. Para tranquilizar a Thieu y tal vez ganar algunas concesiones menores más de Hanoi, Nixon ordenó el “bombardeo navideño” de la capital norvietnamita, en el que la flota estadounidense B-52 arrojó bombas sobre zonas civiles durante nueve días.

Los bombardeos provocaron indignación mundial, especialmente cuando quedó claro que el acuerdo de paz que finalmente aceptó Hanoi contenía casi los mismos términos que los de los acuerdos finales que Hanoi había aceptado antes del ataque aéreo de nueve días.

Acuerdos de intermediación

A diferencia del Acuerdo de París, no hubo desventajas en lo que probablemente fue el mayor logro del Dr. Kissinger: la diplomacia secreta que condujo a la visita de Nixon a China en febrero de 1972, un evento que reformó el equilibrio de poder global. Nixon, que construyó su carrera política sobre la base de la oposición al comunismo, hacía tiempo que deseaba ir a China y los chinos estaban dispuestos.

En un viaje a Pakistán, el Dr. Kissinger evadió a la prensa que viajaba fingiendo estar enfermo y voló en secreto a Beijing para conseguir la invitación presidencial, que asombró al mundo cuando fue anunciada.

Henry Kissinger con el norvietnamita Le Duc Tho antes de las conversaciones de seguimiento después de los Acuerdos de Paz de París sobre Vietnam (REUTERS)
Henry Kissinger con el norvietnamita Le Duc Tho antes de las conversaciones de seguimiento después de los Acuerdos de Paz de París sobre Vietnam (REUTERS)

El viaje produjo, entre otras cosas, el “Comunicado de Shanghai”, en el que Estados Unidos reconoció que “Taiwán es parte de China”. Los dos países también acordaron que una vez que se estableciera este principio, no harían nada para cambiar el estatus cuasi independiente de Taiwán. Esa sigue siendo la base de la política estadounidense y china sobre esta cuestión implacablemente incómoda.

Otro de los logros del Dr. Kissinger fue el tratado de control de armas SALT I de 1972 con la Unión Soviética, negociado cuando las dos superpotencias nucleares estaban atrapadas en la beligerancia de la Guerra Fría y se enfrentaban entre sí en guerras por poderes en todo el mundo.

Los acuerdos SALT pusieron límites a los sistemas de defensa antimisiles balísticos y al despliegue de misiles ofensivos y comprometieron efectivamente a los dos países a la distensión en lugar de la confrontación.

El tercero de los grandes logros del Dr. Kissinger fue la “diplomacia lanzadera” que siguió a la guerra de 1973 en Oriente Medio. Ese conflicto estalló dos semanas después de que el Dr. Kissinger prestara juramento como secretario de Estado mientras conservaba su puesto en la Casa Blanca como asesor de seguridad nacional.

En la mayoría de las administraciones, el asesor de seguridad nacional del presidente ha sido más un coordinador que un formulador de políticas, trabajando con todas las agencias de asuntos internacionales para brindar sus mejores consejos y análisis al comandante en jefe, incluidas opciones de acción. Ese no era el estilo del Dr. Kissinger.

Hábil y despiadado luchador burocrático, dejó al Departamento de Estado y al secretario de Estado William P. Rogers fuera de las decisiones e iniciativas políticas más críticas durante el primer mandato de Nixon, y abrió canales secretos a funcionarios de nivel inferior al Gabinete en el Departamento de Estado y el Pentágono para recabar información sin el conocimiento de sus jefes.

Henry Kissinger antes de las conversaciones de seguimiento tras los Acuerdos de Paz de París sobre Vietnam (REUTERS)
Henry Kissinger antes de las conversaciones de seguimiento tras los Acuerdos de Paz de París sobre Vietnam (REUTERS)

Rogers, un caballero diplomático de la vieja escuela, ni siquiera se enteró de la iniciativa de China hasta el último minuto. Luego, el Dr. Kissinger lo excluyó de la histórica reunión de Nixon con el líder chino Mao Zedong. Esa fue probablemente la peor de las repetidas humillaciones sufridas por Rogers como secretario de Estado, al menos hasta que Nixon decidió, a regañadientes, reemplazarlo con el Dr. Kissinger después de ganar la reelección en 1972.

La guerra de 16 días que comenzó el 6 de octubre de 1973, con ataques coordinados contra Israel por parte de Egipto y Siria, enfrentaría al Dr. Kissinger quizás las pruebas más severas de su carrera. Amenazó la existencia de Israel, desató una confrontación con la Unión Soviética e inspiró un embargo de petróleo por parte de Arabia Saudita y otros exportadores árabes que paralizó el flujo mundial de combustible.

Nixon había mantenido al Dr. Kissinger fuera de los asuntos de Medio Oriente principalmente porque era judío, pero en su nuevo trabajo como secretario de Estado, su participación en esta crisis no podía evitarse.

Mientras tanto, Nixon estaba estancado en Watergate, tratando de eludir las demandas legales de que entregara las cintas de la Casa Blanca. El vicepresidente Spiro Agnew se vio obligado a dimitir en un escándalo de corrupción. Nixon despidió al fiscal especial de Watergate, Archibald Cox, y luego el fiscal general Elliot Richardson y su adjunto, William Ruckelshaus, dimitieron en la “Masacre del sábado por la noche”, justo cuando Kissinger se dirigía a Moscú para buscar un alto el fuego.

‘Diplomacia de lanzadera’

Para el Dr. Kissinger, el secretario de Defensa James Schlesinger y Alexander Haig, un general del ejército de cuatro estrellas que fue jefe de Gabinete de la Casa Blanca, los objetivos al comienzo de la guerra árabe-israelí de 1973 incluían: asegurar la supervivencia de Israel, evitar otra humillación militar de los árabes, si la guerra se volviera en su contra, limitar las oportunidades para que los soviéticos explotaran la crisis, y hacer todo eso sin que pareciera que socavaría aún más lo que quedaba de la autoridad de Nixon.

Lo lograron en todos los aspectos, pero apenas. El desafío descarado del Dr. Kissinger al presidente le permitió negociar el resultado que buscaba.

Afectado por los primeros reveses en el campo de batalla, Israel pidió un puente aéreo de emergencia con armas y otros equipos estadounidenses. Nixon estaba dispuesto, pero el Dr. Kissinger temía que un visible esfuerzo de rescate estadounidense en nombre de Israel destrozara la distensión que tanto le costó conseguir con los soviéticos, que estaban reabasteciendo a los árabes.

Richard Nixon y Henry Kissinger con la primera ministra israelí, Golda Meir, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en (REUTERS)
Richard Nixon y Henry Kissinger con la primera ministra israelí, Golda Meir, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en (REUTERS)

En el momento crucial de la guerra, cuando Moscú amenazó con enviar tropas para salvar al Tercer Ejército de Egipto de la destrucción por parte de Israel, el Dr. Kissinger y Haig ordenaron una alerta mundial de las fuerzas nucleares estadounidenses, sin informar a Nixon, quien estaba distraído por una creciente amenaza de juicio político.

Al final, los resultados de la guerra fueron en su mayoría positivos. Los combates terminaron cuando el presidente egipcio Anwar Sadat acordó entablar conversaciones militares directas con los israelíes. Israel sobrevivió y el honor árabe, destrozado en 1967, fue restaurado por el ataque inicialmente exitoso de Egipto a través del Canal de Suez.

El Dr. Kissinger pudo preservar los elementos esenciales de la distensión y al mismo tiempo excluyó a los soviéticos de las negociaciones de paz posteriores. Por otro lado, los exportadores árabes de petróleo, encabezados por Arabia Saudita, provocaron el caos económico al mantener en vigor el embargo a los envíos a Estados Unidos impuesto debido al reabastecimiento estadounidense a Israel. Y los ejércitos rivales todavía se enfrentaban entre sí a lo largo de líneas de alto el fuego peligrosas e inestables.

Para extender el frágil alto al fuego y estabilizar las relaciones entre Israel y sus vecinos árabes, el Dr. Kissinger emprendió lo que se convirtió en su misión distintiva. A partir de enero de 1974, viajó al Medio Oriente 11 veces para promover acuerdos de retirada militar que facilitarían una nueva era de negociaciones de paz.

La más célebre de estas misiones de “diplomacia lanzadera” fue un maratón de 34 días esa primavera en el que visitó Jerusalén 16 veces y Damasco 15 veces. También viajó a seis países.

Estos maratones no produjeron ningún acuerdo de paz permanente durante el mandato del Dr. Kissinger, pero estabilizaron una región volátil y establecieron a Estados Unidos, con exclusión de la Unión Soviética, como el intermediario de poder exclusivo.

Se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Egipto, rotas en 1967, y cuando los saudíes acordaron poner fin al embargo de petróleo, se abrió el camino para una visita de último hurra de celebración a la región por parte del políticamente lisiado Nixon, que pronto sería obligado a dimitir por la crisis de Watergate.

Henry Kissinger, Richard Nixon y Alexander M. Haig Jr. (U.S. National Archives and Records Administration)
Henry Kissinger, Richard Nixon y Alexander M. Haig Jr. (U.S. National Archives and Records Administration)

El Dr. Kissinger tenía sentimientos encontrados acerca de la caída de Nixon. Aunque fue el arquitecto de sus mayores triunfos, le debía su fama y le sirvió durante las últimas y angustiosas horas de su condenada Presidencia, nunca le gustó realmente Nixon, una personalidad solitaria, desconfiada de la élite intelectual oriental, personificada por el Dr. Kissinger. Después de dejar la vida pública, buscó distanciarse de los numerosos fallos de Nixon.

Los sentimientos del Dr. Kissinger sobre la personalidad de Nixon impregnaron su último y extraño encuentro con el presidente antes de su renuncia, como se relata en el libro de Bob Woodward y Carl Bernstein “The Final Days”. Sollozando, el presidente se arrodilló para orar y exigió que el Dr. Kissinger se uniera a él; lo hizo, sosteniendo al angustiado presidente incómodamente en sus brazos.

Nixon renunció el 9 de agosto de 1974 y su reemplazo, el vicepresidente Ford, aproximadamente un año después instalaría su propio equipo de seguridad nacional. Ford ya estaba harto del secretario de Defensa Schlesinger, cuya personalidad quisquillosa y sus interminables disputas con el Dr. Kissinger irritaban al amable presidente.. A finales de octubre de 1975, hizo limpieza.

Despidió a Schlesinger y lo reemplazó con su jefe de gabinete de la Casa Blanca, Donald H. Rumsfeld. Ascendió al segundo de Rumsfeld, Dick Cheney, a jefe de Gabinete. A instancias del Dr. Kissinger, destituyó a William Colby como director de la CIA y trajo a George HW Bush, entonces jefe de enlace de Estados Unidos con China, para reemplazarlo. Y retuvo al Dr. Kissinger como secretario de Estado, pero lo destituyó como asesor de seguridad nacional, dando ese puesto al segundo del Dr. Kissinger, Scowcroft.

Bajo el gobierno de Ford, la tasa de éxito del Dr. Kissinger disminuyó. Pasó muchas horas en un esfuerzo infructuoso por completar un segundo acuerdo de armas estratégicas con Moscú. Tampoco logró mayores avances en el frente de paz en Oriente Medio; cada interacción estadounidense con Egipto e Israel se convirtió en un polvorín de política interior y exterior.

Un pionero judío

Antes del Dr. Kissinger, el cargo de secretario de Estado lo ocupaban exclusivamente cristianos varones blancos. Todo el sistema de política exterior, inteligencia y defensa del país estuvo casi desprovisto de judíos hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

A raíz de la guerra árabe-israelí de 1973, resultó que el Dr. Kissinger había abierto la puerta para que los judíos estadounidenses trabajaran en un país importante del que se les había prohibido la entrada: Arabia Saudita. Hasta ese momento, las empresas y agencias gubernamentales estadounidenses, incluidos el ejército y el Departamento de Estado, habían cumplido con las solicitudes sauditas de que no se asignara ningún judío allí.

Antes del Dr. Kissinger, el cargo de secretario de Estado lo ocupaban exclusivamente cristianos varones blancos
Antes del Dr. Kissinger, el cargo de secretario de Estado lo ocupaban exclusivamente cristianos varones blancos

Pero los sauditas difícilmente podían excluir a un secretario de Estado, judío o no, y el Dr. Kissinger fue allí, en 1974, acompañado por miembros judíos de la prensa.

En sus memorias, el Dr. Kissinger recordó que el rey Faisal, que detestaba a los judíos y rutinariamente entregaba a los visitantes importantes una copia de “Los Protocolos de los Sabios de Sión”, una notoria falsificación antisemita, lo recibió con toda la ceremonia apropiada para un invitado tan importante.

La bienvenida incluyó una cena en el palacio real, durante la cual el rey pronunció su habitual discurso sobre cómo judíos y comunistas estaban trabajando juntos para destruir la civilización.

El Dr. Kissinger prefirió mostrarse divertido en lugar de ofendido, pero de cualquier manera había roto un antiguo tabú que había enturbiado las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita durante 40 años. Después del asesinato de Faisal al año siguiente, se permitió la entrada de judíos en Arabia Saudita en cantidades cada vez mayores.

El descontento con los israelíes por los esfuerzos del Dr. Kissinger para inducirlos a retirarse de una mayor parte del Sinaí finalmente se disipó y se alcanzó un nuevo acuerdo de retirada del Sinaí después de otra ronda de diplomacia itinerante a finales de ese verano. Pero para entonces la administración Ford se había visto empañada por una derrota mucho más grave: la caída de Camboya y Vietnam del Sur en manos de los comunistas.

Abril de 1975 fue un mes especialmente ignominioso en la historia de la política exterior de Estados Unidos, y esencialmente no había nada que Ford o el Dr. Kissinger pudieran hacer al respecto. Ninguna petición a Beijing o Moscú para que utilizaran su influencia en Hanoi, ni ninguna crítica al Congreso por su negativa a destinar más dinero a la ayuda militar a Vietnam del Sur, podría evitar lo que para entonces era inevitable.

Estadista famoso

El Dr. Kissinger ya era bien conocido entre los conocedores de la política exterior y los observadores del gobierno cuando llevaba dos años en la Casa Blanca. Luego, la iniciativa de China lo impulsó a convertirse en una celebridad internacional rara vez igualada por los funcionarios designados, como si fuera una combinación de estrella de cine y héroe de guerra. El académico divorciado, desaliñado y con gafas se convirtió de repente en lo que el biógrafo Isaacson llamó “el símbolo sexual menos probable del mundo”.

Kissinger y Gerard Ford (REUTERS)
Kissinger y Gerard Ford (REUTERS)

A través de muchas visitas a la sede del grupo de expertos de Rand Corp, en Santa Mónica, California, comenzó a cultivar personalidades prominentes en el negocio del cine, incluidos los actores Gregory Peck y Kirk Douglas y el jefe de estudio de Paramount, Robert Evans. También salió con actrices jóvenes. (“Nadie ganará jamás la batalla de los sexos”, bromeó una vez. “Simplemente se confraterniza demasiado con el enemigo”).

Su relación más destacada fue con Jill St. John, una actriz conocida por su pelo rojo llameante, por el que le gustaba pasar los dedos, incluso cuando estaban cenando con otras personas. Entre sus otras citas se encontraban Shirley MacLaine, Marlo Thomas y Candice Bergen.

Naturalmente, la prensa se lo comió, pero sin que los periodistas lo supieran, el Dr. Kissinger estaba seriamente interesado en una sola mujer, de la que la mayoría de ellos no sabían nada. Se trataba de Nancy Maginnes, investigadora de política exterior del personal de Nelson Rockefeller.

Con un pedigrí en el Registro Social y una vida social en un club de campo, era tan diferente como podía serlo del Dr. Kissinger. Ella vivía en Nueva York, pero visitaba discretamente Washington muchos fines de semana cuando él estaba en la ciudad. Se casaron en 1974.

Además de su esposa, le sobreviven dos hijos de su primer matrimonio, David y Elizabeth, así como cinco nietos.

Lenoid Brezhnev y Henry Kissinger (Gerald R. Ford Presidential Library)
Lenoid Brezhnev y Henry Kissinger (Gerald R. Ford Presidential Library)

El Dr. Kissinger había conocido a Maginnes en la Convención Nacional Republicana de 1964, a la que ambos asistieron a través de sus conexiones con Rockefeller. Demócrata en su juventud, el Dr. Kissinger se convirtió en republicano nominal cuando ingresó a la vida pública. Pero su desdén por la ideología como fundamento de la política exterior creó inevitablemente tensiones con los responsables políticos del Partido Republicano que creían que había cedido demasiado terreno en la búsqueda de la distensión con Moscú y la paz en Indochina.

Sus relaciones posteriores con ambos presidentes Bush fueron, en el mejor de los casos, ambivalentes, como lo fueron con Cheney y Rumsfeld, arquitectos de la invasión de la Guerra de Irak, encabezada por Estados Unidos en 2003.

La vida después del gobierno

Después de dejar el gobierno al final de la administración Ford, el Dr. Kissinger aceptó lucrativos puestos de consultoría, pero pasó la mayor parte de los primeros años trabajando en los dos primeros volúmenes de sus enormes memorias (casi 2.700 páginas, escritas con la ayuda del editor británico Harold Evans. Fueron los más vendidos. Un tercer volumen considerable apareció varios años después.

Harvard y Columbia le ofrecieron cátedras, pero el estilo de vida de los Kissinger (que supuestamente incluía 150.000 dólares al mes para guardias de seguridad privados y una preferencia por aviones privados) no era sostenible con un salario académico.

Se dedicó al negocio asesorando a clientes corporativos de primera línea sobre política internacional. Usó su nombre, su fama y su red para resolver problemas y establecer contactos en todo el mundo para bancos, compañías de seguros, fabricantes farmacéuticos y fabricantes de automóviles.

Henry Kissinger se dedicó a la asesoría de empresarios (Europa Press)
Henry Kissinger se dedicó a la asesoría de empresarios (Europa Press)

El negocio enriqueció al Dr. Kissinger, pero también truncó su último puesto oficial en el servicio gubernamental.

El presidente George W. Bush lo nombró presidente de la comisión para investigar los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington. La selección desató feroces críticas de miembros del Congreso y familiares de las víctimas que exigieron que el Dr. Kissinger hiciera pública su lista de clientes para revelar posibles conflictos de intereses. Se negó a hacerlo o a liquidar su empresa y dimitió al cabo de unas semanas.

Además de su trabajo de consultoría, el Dr. Kissinger escribió una columna sindicada sobre asuntos internacionales y apareció con frecuencia en “Nightline” y otros programas de noticias de televisión.

Incluso en sus últimos años, cuando la edad lo frenaba y reducía su agenda de viajes, continuó escribiendo libros y su personalidad y reputación lo convirtieron en un participante en conferencias y un invitado preciado en fiestas. Escribió artículos de opinión para periódicos hasta los 90 años. El presidente Donald Trump lo consultó y fue un invitado frecuente en el programa de comedia de Stephen Colbert.

Henry Kissinger con Donald Trump (REUTERS)
Henry Kissinger con Donald Trump (REUTERS)

En julio de 2023, a la edad de 100 años, el Dr. Kissinger estaba en Beijing y recibió una efusiva bienvenida de altos funcionarios chinos, quienes lo aclamaron como un estadista sin igual en Estados Unidos.

A lo largo de su vida, el Dr. Kissinger reflexionó sobre el poder y la estrategia en términos filosóficos e incluso existenciales, pero siempre se describió a sí mismo como un realista, capaz de ver qué riesgos valía la pena correr.

“La política es el arte de sopesar las probabilidades; su dominio radica en captar los matices de las posibilidades”, escribió cuando era joven. “Intentar conducirlo como una ciencia debe conducir a la rigidez. Porque sólo los riesgos son ciertos; las oportunidades son conjeturales”.

© 2023, The Washington Post.

Últimas Noticias

Rige el paro de los gremios aeronáuticos y afecta a todos los aeropuertos del país: cómo operan las líneas aéreas

FlyBondi trasladó sus operaciones a Ezeiza, el único aeropuerto que tendrá poca actividad. En tanto, Aerolíneas Argentinas y JetSmart cancelaron todas sus operaciones para el día de hoy
Rige el paro de los gremios aeronáuticos y afecta a todos los aeropuertos del país: cómo operan las líneas aéreas

Turismo de negocios en Estados Unidos: argentinos combinan viaje de placer y de trabajo

De acuerdo con la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Miami, la participación de extranjeros en el mercado inmobiliario del sur de Florida ha aumentado significativamente en comparación a 2022, alcanzando un 18% más que el año anterior
Turismo de negocios en Estados Unidos: argentinos combinan viaje de placer y de trabajo

Fondos fiduciarios públicos: ¿cajas negras o fuentes de financiamiento?

Se requiere una ley específica para poner fin a un vacío jurídico y otorgar veracidad, certeza y contralor para este tipo de relaciones jurídicas
Fondos fiduciarios públicos: ¿cajas negras o fuentes de financiamiento?

El papa Francisco continúa resfriado y pidió a un colaborador que lea la catequesis en su audiencia general en el Vaticano

El pontífice padece síntomas gripales leves desde el sábado que lo obligaron a cancelar actividades de su agenda. Sin embargo, leyó los llamamientos finales de la tradicional recepción de los miércoles, en la que pidió que no se olvide “a los pueblos que sufren la guerra como Ucrania, Palestina, Israel y tantos otros”
El papa Francisco continúa resfriado y pidió a un colaborador que lea la catequesis en su audiencia general en el Vaticano

Una facción de Los Lobos fue identificada como autora intelectual del magnicidio del candidato ecuatoriano Fernando Villavicencio

Según la Fiscalía, el presunto autor con dominio del hecho es un preso identificado como Carlos Edwin A. L., apodado “El Invisible”
Una facción de Los Lobos fue identificada como autora intelectual del magnicidio del candidato ecuatoriano Fernando Villavicencio
MÁS NOTICIAS