La idea original de OpenAI y su ChatGPT ha muerto: ahora, Microsoft está al mando

El cambio de compañía de Sam Altman, líder del sector de inteligencia artificial, llevó a los analistas a predecir que la empresa fundada por Bill Gates podría dominar el campo

Guardar

Nuevo

Sam Altman, ex CEO y miembro de la junta directiva de OpenAI (EFE)
Sam Altman, ex CEO y miembro de la junta directiva de OpenAI (EFE)

OpenAI, que se tambaleaba el lunes tras la destitución de su consejero delegado, Sam Altman, y su posterior contratación por Microsoft, nunca estuvo destinada a ser la típica start-up tecnológica de altos vuelos. La creadora de herramientas de inteligencia artificial tan populares como ChatGPT y Dall-E se fundó en 2015 como una organización sin ánimo de lucro, con la misión declarada de desarrollar la IA de la manera “más probable para beneficiar a la humanidad en su conjunto, sin restricciones por la necesidad de generar un rendimiento financiero”.

La idea era que una organización sin ánimo de lucro pudiera anteponer la ética a los beneficios y la seguridad a una carrera por desarrollar y comercializar una tecnología que sus fundadores creían que podía suponer una amenaza existencial para la raza humana.

Pero tras la sorprendente destitución de Altman, seguida de su aparente salto a Microsoft y de un motín entre el personal de OpenAI exigiendo su reincorporación, esa idea se tambalea. Y nadie se beneficiará más que Microsoft, que ahora puede trabajar con Altman y potencialmente con muchos de sus leales sin las limitaciones de la junta sin ánimo de lucro de OpenAI.

El consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, “acaba de dar un golpe de efecto”, dijo Fred Havemeyer, analista de software empresarial de la firma de servicios financieros Macquarie, en una nota a los inversores el lunes.

Bajo el mandato de Altman, OpenAI había desarrollado una profunda asociación con Microsoft, que utilizaba los modelos subyacentes de ChatGPT y Dall-E para impulsar sus propias herramientas de IA, incluido un chatbot integrado en su motor de búsqueda Bing. Por su parte, OpenAI obtuvo miles de millones de dólares de inversión de Microsoft, incluido el acceso a sus vastos recursos informáticos. El gasto astronómico de la potencia de cálculo que requieren los sistemas de IA de vanguardia ha sido una barrera importante para las nuevas empresas que intentan competir con los titulares de la tecnología.

En 2019, OpenAI creó una filial con ánimo de lucro para estimular nuevas inversiones. Aun así, Altman se apoyó en el estatus sin ánimo de lucro de OpenAI para convencer a los reguladores de todo el mundo de que podían confiar en él como un administrador responsable de la IA y un aliado en el impulso para regularla.

Sam Altman (Getty)
Sam Altman (Getty)

Mientras tanto, el consejo de OpenAI pensaba que controlaba un freno de emergencia sobre el desarrollo de la IA, que podía accionar en el momento en que sintiera que la comercialización de la tecnología iba por delante de la capacidad de la sociedad para adaptarse a ella. El viernes, por primera vez, tiró de ese freno de emergencia despidiendo públicamente a Altman, y la palanca se le rompió en la mano.

El consejo anunció públicamente que había perdido la confianza en Altman como líder y que lo sustituiría por Mira Murati, CTO, con efecto inmediato. En una entrada de su blog, la Junta explicó que había echado a Altman porque no había sido “coherentemente sincero” con algunos de sus miembros.

Aunque los motivos de esta decisión siguen siendo oscuros, al parecer se debió, al menos en parte, a la preocupación de que Altman estuviera dando prioridad a la rápida comercialización de productos como ChatGPT, GPT-4 y Dall-E 3 por encima de la misión fundacional de la organización y la investigación sobre la seguridad de la IA.

El lunes, Altman y Greg Brockman, miembro fundador de OpenAI, habían sido absorbidos por Microsoft. Y casi todos los 770 empleados de OpenAI habían firmado una carta amenazando con dimitir y unirse a ellos allí a menos que la junta dimitiera y restituyera a Altman. Entre ellos estaban Murati, cuyo nombramiento como sucesor interino de Altman duró dos días, e Ilya Sutskever, uno de los miembros del consejo que había aprobado forzar la salida de Altman.

“Lamento profundamente mi participación en las acciones de la junta”, tuiteó Sutskever el lunes. “Nunca fue mi intención perjudicar a OpenAI. Amo todo lo que hemos construido juntos y haré todo lo que pueda para reunir a la compañía.”

(Reuters)
(Reuters)

Lo que será de OpenAI, o lo que quede de ella, no está claro. Incluso ha habido sugerencias de que Altman podría hacer un regreso triunfal, aunque la carta de los empleados decía que los miembros de la junta han dicho “al equipo de liderazgo” que “permitir que la empresa sea destruida ‘sería coherente con la misión’”.

Lo que está claro, según los analistas, es que el experimento radical de gobernanza tecnológica que representaba OpenAI les ha salido por la culata.

“Pensaron que podían tenerlo todo”, dijo Sarah Kreps, directora del Tech Policy Institute de la Universidad de Cornell. “Así podrían ser rápidos y seguros en el desarrollo de la IA. Y eso funcionó bien durante un tiempo”.

Pero después de que ChatGPT capturara la imaginación del mundo y desencadenara una carrera en toda la industria para comercializar grandes modelos lingüísticos, OpenAI se convirtió en “víctima de su propio éxito”, añadió Kreps, dependiendo de Altman para seguir aportando ingresos e inversiones y poder mantenerse a la cabeza. Puede que la junta pensara que podría frenar la situación despidiendo a Altman, pero subestimó su popularidad, opina. “Y así ahora tienes esta ética de principios de seguridad, pero no queda nadie para ponerla en práctica”.

Trabajar con Altman y los que le son leales sin la supervisión de un consejo de administración sin ánimo de lucro puede ser un avance aún más prometedor para Microsoft que su inversión inicial en OpenAI, dijo Adam Struck, socio gerente de la firma de capital riesgo Struck Capital.

“Microsoft está en el asiento del conductor, porque esencialmente han adquirido todo el valor de OpenAI por esencialmente cero... Ahora tienen a Sam y no tienen que rendir cuentas a una organización 501(c)(3)”, afirma Struck, refiriéndose a una organización sin ánimo de lucro. “Lo que da miedo ahora, sin embargo, es que Sam fue obviamente destituido por una razón. Ahora no va a tener limitaciones en Microsoft”.

Los analistas predijeron ampliamente que muchos empleados de OpenAI leales a Altman le seguirían a Microsoft, y que una fuga de cerebros del talento de OpenAI a una nueva unidad de Microsoft viene con menos bagaje antimonopolio que una adquisición tradicional.

“Nunca va a haber un problema antimonopolio aquí porque Sam fue literalmente despedido por la junta”, dijo Struck.

En una nota publicada el lunes, Dan Ives, analista de Wedbush, comparó la contratación de Altman por parte de Microsoft con una “jugada de las Series Mundiales de Poker”, afirmando que la ya sólida posición de la empresa en el campo de la IA es ahora más fuerte.

La reestructuración del sector no se producirá de forma instantánea, según tuiteó el lunes Deb Raji, investigador de IA y miembro de Mozilla. El salto de Altman a Microsoft podría dar lugar a la pausa de seis meses en el desarrollo que algunos líderes de la IA solicitaron esta primavera.

“Pase lo que pase en Microsoft, se necesitarán al menos seis meses para la incorporación y la puesta en marcha, y en el lado de OpenAI, se necesitará al menos ese tiempo o más para volver a contratar y recuperarse”, escribió Raji.

Según Havemeyer, analista de Macquarie, OpenAI podría resurgir como una organización de investigación mucho más pequeña, que siga más de cerca su misión fundacional. Añadió que si OpenAI pierde la mayor parte de su talento, queda una gran incógnita: ¿Qué pasará con ChatGPT, que atrae a más de 100 millones de usuarios semanales?

Havemeyer dijo que es posible que el chatbot siga funcionando con un “equipo esquelético”, con recursos todavía disponibles a través de su asociación a largo plazo con Microsoft.

“Sin embargo, si el rendimiento de ChatGPT se deteriora, creemos que sería probable un éxodo de los usuarios de ChatGPT hacia alternativas... o un producto desarrollado por el nuevo equipo del Sr. Altman”, dijo.

Pase lo que pase, la idea de que la junta directiva sin ánimo de lucro de OpenAI pudiera liderar la revolución de la IA y mantenerla bajo control al mismo tiempo se ha esfumado.

“Los acontecimientos personales, dramáticos e incoherentes de los últimos días plantean una pregunta: ¿Son estas las personas que nos mantienen a salvo de la IA?”, dijo Matt Calkins, consejero delegado de la empresa de software Appian. “Se parecen mucho al resto de nosotros. Nadie en este mercado es infalible”.

© The Washington Post 2023

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias