La vida secreta de Melania Trump: la ex primera dama pasa sus días aislada en Florida y casi totalmente fuera del ojo público

La esposa de Donald Trump casi o sale de sus residencia en Mar-a-Lago

Compartir
Compartir articulo
Donald y Melania Trump (Reuters)
Donald y Melania Trump (Reuters)

PALM BEACH, Florida - Una mañana de octubre, antes de que el club abriera sus puertas para la temporada de invierno, todo estaba tranquilo en Mar-a-Lago. Las cinco pistas de tenis estaban inmaculadas. Las sombrillas no estaban abiertas. El césped perfectamente cuidado que rodea los 17 acres del Spanish Revival estaba desocupado.

El equipo de seguridad, sin embargo, seguía activo. Un guardia apostado en una entrada lateral no estaba interesado en cotorrear sobre si cierta residente difícil de localizar se encontraba en algún lugar de los terrenos.

“¿Ve alguna vez a Melania Trump?”, le preguntamos.

“Señor, tendrá que retroceder y seguir andando”, respondió.

Está por aquí. Si no en este momento, sí en general. Durante meses, la ex primera dama ha estado viviendo en una de las muchas habitaciones de Mar-a-Lago, aislada y casi totalmente fuera del ojo público. Pero a medida que los grandes titulares de 2024 -si Donald Trump volverá a la Casa Blanca y si será condenado por delitos y se enfrentará a posibles penas de prisión- se han ido intensificando, Melania Trump ha destacado más por dónde y cuándo no ha aparecido.

No apareció al lado de su marido en el tribunal de Nueva York cuando el ex presidente se declaró inocente de 34 cargos relacionados con el dinero pagado a la actriz de cine para adultos Stormy Daniels, aunque nadie esperaba que lo hiciera. Pero tampoco se la vio en el tribunal de Miami, cuando su marido se declaró inocente de 37 cargos relacionados con su manejo de documentos clasificados. Tampoco se la vio en el tribunal de Washington D.C. cuando él se declaró inocente de cuatro cargos relacionados con supuestos intentos de anular las elecciones presidenciales de 2020. Tampoco acudió al tribunal de Georgia cuando él se declaró inocente de 13 cargos.

Melania también ha estado ausente de las apariciones de Donald Trump en la campaña presidencial -las visitas a las ferias estatales y los mítines estridentes- desde que asistió a su arranque el pasado noviembre en Mar-a-Lago.

La desaparición se extiende más allá de la pista y los juicios. Fuera de los muros de la finca de los Trump aquí en Florida, Melania no ha sido vista en absoluto, según nuestra encuesta informal de lugares de reunión locales para gente rica con tiempo libre.

Ni en ninguna de las tiendas de lujo de Worth Avenue, situada a sólo tres kilómetros de Palm Beach: “Solía venir, pero nadie la ha visto en años”, dijo un vendedor de Salvatore Ferragamo, haciéndose eco de lo que nos dijeron los empleados de más de una docena de tiendas. “Es un oasis tranquilo y seguro aquí”, dijo el trabajador de Ferragamo. “Por eso se ven famosos por aquí. Pero por alguna razón no a ella”.

Ni en los restaurantes de lujo: “Jimmy Buffett solía sentarse ahí mismo, le encantaba hablar en francés con el personal”, dijo el camarero del cercano Café L’Europe. “Sin embargo, nunca he visto a Melania. Es increíble. Es como si vivieran en otro país, no al final de la calle”.

Foto de archivo de Melania Trump durante la presidencia de su marido
Foto de archivo de Melania Trump durante la presidencia de su marido

Ni siquiera en el circuito de fiestas de Palm Beach: “Aquí hay un ambiente de pueblo pequeño para gente muy adinerada, un lugar donde ves a todo el mundo en los eventos sociales”, dijo Ryan Williams, consultor republicano y miembro de la alta sociedad de Palm Beach. “Pero nunca la he visto fuera de los muros de Mar-a-Lago”.

La campaña de Trump no la puso a disposición para una entrevista. En respuesta a una solicitud de comentarios sobre varios detalles de este artículo, el portavoz de Trump, Steven Cheung, envió un comunicado: “Siempre habrá quien busque relevancia y beneficios económicos insertándose en historias. La señora Trump siempre ha estado y estará centrada en su familia, ya que es su prioridad número uno. Cualquier informe que afirme tener una visión de su vida debe leerse con precaución.”

La ausencia de Melania ha hecho las delicias de los críticos de Trump, que lo ven como una posible señal de que Trump ha perdido el respaldo de su más leal partidario en su intento de reelección/exoneración. Si su esposa estuviera de hecho por encima de él, entonces tal vez la lealtad de sus otros fans de toda la vida podría ser susceptible de desvanecerse.

Alguien que se presenta contra Trump está, al menos, intentando llamar la atención sobre la ausencia de Melania. En septiembre, aparecieron en Iowa carteles con el lema “Falta Melania”, y un avión sobrevoló un partido de fútbol universitario arrastrando una pancarta en la que se leía: “¿Dónde está Melania? “¿Dónde está Melania?”

No es un gran misterio: ha pasado algún tiempo en la Torre Trump de Nueva York, que se dice que prefiere al club de Bedminster, Nueva Jersey. Le han pagado por asistir a varios actos, incluido, según el New York Times, el cobro de 500.000 dólares de Log Cabin Republicans y una organización electoral conservadora llamada Fix California. Ha hecho algunos intentos poco entusiastas de actuar en un segundo acto, como su colección de billetes de oro del Apolo 11 (cuya acuñación y venta puede haber violado las políticas de la NASA) y un programa de becas para niños en acogida que abandonan el sistema.

Pero la mayor parte del tiempo está aquí, en Mar-a-Lago. Si está ausente, es sólo en el sentido de que no está tan presente como podría estarlo si quisiera.

Y esto nos lleva de nuevo a esa vieja pregunta: ¿En qué está pensando Melania Trump? ¿Qué está tratando de mostrarnos, si es que está tratando de mostrarnos algo, al permanecer alejada de la opinión pública? ¿Y qué podría estar diciendo con su silencio?

Empecemos por lo visible: Mar-a-Lago.

“¿Lo has visto?”, dijo Dan Leber, propietario de una funeraria de Nueva Jersey que tiene un condominio en la zona de Palm Beach. “Es espectacular”. No es un mal lugar para refugiarse.

Lo había visitado como invitado un puñado de veces a lo largo de los años. “Un amigo mío era socio de Mar-a-Lago”, nos explica Leber sentado en la barra del Café L’Europe con un cóctel y un plato de costillas cortas. “Murió a los 68 años, en Las Vegas, follando con su novia. Le dio un infarto. Su novia se volvió loca y empezó a llamar al 911, pero el 9 marcó al servicio de habitaciones del hotel”.

Escribir una novela siempre había estado en la lista de deseos de Leber, y tras el funeral de su amigo descubrió que las palabras le brotaban a borbotones en páginas manuscritas. Antes de que se diera cuenta, estaba escribiendo una novela de suspense con un personaje principal basado en su amigo, salvo que la historia que escribió no trataba de una muerte accidental y Leber tenía en mente un lugar mejor que Las Vegas: Tituló su libro “Asesinato en Mar-a-Lago”.

Leber había quedado prendado de sus visitas al club de Trump. Dijo que una vez estrechó allí la mano de Mike Tyson. En otra ocasión vio a Donald Trump ganar un torneo de tenis de dobles pro-am. “El tenista profesional corría por toda la pista haciendo todos los tiros, cubriendo totalmente el culo de Donald”, dijo Leber (quien, cabe señalar, votó a Trump y volvería a hacerlo). Después, recuerda que Melania corrió a darle a su marido un fuerte abrazo de celebración delante de todo el mundo.

Melania Trump,  después de dar la bienvenida a la llegada del Árbol de Navidad de la Casa Blanca fuera de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 23 de noviembre de 2020
Melania Trump, después de dar la bienvenida a la llegada del Árbol de Navidad de la Casa Blanca fuera de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 23 de noviembre de 2020

Por lo que a él respecta, cualquier rumor sobre su matrimonio no es más que otro tipo de ficción basada en Mar-a-Lago.

“No me creo las historias que dicen que su relación es mala”, dijo Leber. “Cada vez que sale una, una semana o dos después te enteras de que ella le apoya completamente”.

La ficción anti-fan es un pasatiempo con historia, Melania-wise. La tendencia de su marido a decir aparentemente todo lo que se le pasa por la cabeza, y la de ella a no decir nada en absoluto, ha inspirado durante mucho tiempo especulaciones entre los intérpretes aficionados del lenguaje corporal de Estados Unidos. Cuando ella no le apoyaba físicamente, significaba que no le soportaba... ¿no? Cuando le apartó la mano, ¿no deberíamos interpretarlo como una señal de angustia?

No, la verdad es que no.

“Siempre dijo que iba a hacer lo que quisiera”, dijo Stephanie Winston Wolkoff, antigua amiga y asesora de Melania. “Su frase favorita cuando veía esas cosas era: ‘Dame un respiro’”.

Melania siempre odió las historias que la presentaban como una damisela que necesitaba ser rescatada, dice Stephanie Grisham, su ex jefa de personal.

Sí, Melania podía enfadarse con su marido. Estaba lo suficientemente disgustada con él después de que estallara la noticia de Stormy Daniels como para saltarse deliberadamente el discurso del Estado de la Unión y presentarse en el Air Force One por separado para un viaje, dijo Grisham. Estaba menos enfadada por el intento de comprar el silencio de Daniels (de soltera Stephanie Clifford) -la pieza central del caso criminal de Nueva York- y más porque las acusaciones de engaño la habían avergonzado públicamente, según Grisham.

Normalmente, sin embargo, la ausencia de Melania se debía a razones más mundanas: No le gustaba hacer ciertas cosas y no sentía que su marido la necesitara. Parecía que le daba grima la forma en que Jill Biden parecía estar siempre cerca de Joe, y una vez le dijo a Grisham que ella no necesitaba “sostener a su marido” de la misma manera.

El silencio era “la armadura de Melania”, dijo Winston Wolkoff.

“Era una forma de protegerla al no dejar que nadie supiera completamente quién es”, dijo, y agregó que ella y Melania tenían una “lista preaprobada en curso” de palabras para describirla, como “segura” “fuerte” e “independiente”.

“Hablamos de cómo su falta intencionada de comunicación con los medios mantendría a todo el mundo adivinando y, en última instancia, mantendría la narrativa de ser misteriosa y un enigma”, dijo. El blindaje sigue en uso, cuando es eficaz. En una entrevista reciente con Megyn Kelly, Trump se ciñó al guión cuando se le preguntó por el paradero de Melania, diciendo: “Creo que parte de la belleza es ese misterio”.

He aquí algunas palabras no aprobadas que también podrían utilizarse para describir a Melania Trump: Exigente. Tozuda. Particular.

Podría ser exasperante para quienes trabajaron con ella. Winston Wolkoff, que acabó abandonando la órbita de Trump y escribió unas memorias en las que lo contaba todo, recuerda que se sorprendió cuando la primera dama tardó meses en mudarse a la Casa Blanca. Hubo una variedad de razones, dijo, incluyendo que Melania se negó a vivir allí hasta que instalaran un nuevo inodoro.

No tenía miedo de decir lo que pensaba y exigir cosas, incluso a su poderoso marido.

“La actitud que más admiraba de ella es que hacía lo que quería, cuando quería”, dijo Grisham. “Ha sido la única persona a la que él se ha doblegado”.

Melania ha pasado a menudo largos periodos sin aparecer junto a Trump, pero incluso entonces era a menudo su primera llamada tras actos de campaña o cuando necesitaba consejo. Los miembros del personal dicen que le dan la bienvenida porque Trump reduce su lenguaje soez y grosero en torno a su esposa y se comporta de forma menos agresiva con los demás.

“Él la llamaba desde el Oval todo el tiempo y le hacía preguntas”, dijo un ex miembro de su personal, que habló bajo condición de anonimato para describir eventos privados. Para su lanzamiento a la reelección en 2020, contó esta persona: “Llamó y dijo: ‘¿Debo bajar por la escalera mecánica otra vez?’. Ella respondió: ‘No, ya lo has hecho’”.

Entre bastidores de la campaña, Melania es descrita como una presencia “ocasional”. Asiste a algunas reuniones, pero rara vez está presente. Y, según un miembro del personal, “nunca es tímida a la hora de dar su opinión”. Con respecto a dichas opiniones: Trump escucha las sugerencias de Melania, pero no siempre las sigue. Le ha sugerido, por ejemplo, que deje de burlarse de los deportistas transexuales y que se abstenga de bailar con los brazos. Él no ha dejado ninguna de las dos cosas.

“Ella me dijo: ‘Cariño, te quiero, te quiero, pero esto no es presidencial’”, dijo Trump a una multitud recientemente en Sioux City, Iowa, antes de anunciar más tarde: “El país se va al infierno en una cesta. Vamos a bailar un poco”.

A Melania nunca le ha gustado la política y nunca le ha gustado estar atrapada en eventos mientras él “habla y habla y ella se sienta allí y se espera que sonría”, dijo el antiguo empleado de Melania. Además, añadió el empleado, la gente “se vuelve espeluznante e invasiva con ella”, siempre intentando rodearla con el brazo, o preguntándole qué perfume usa o la marca de sus gafas de sol.

“No puedo imaginarme que ella quisiera que él volviera a presentarse”, dijo el antiguo miembro del personal. “Pero ella nunca lo diría”.

De un modo u otro, Winston Wolkoff tenía una sombría predicción para aquellos que fantasean con la posibilidad de que Donald Trump pierda un respaldo clave en medio de su campaña de reelección: Melania seguirá apoyando a su marido. “Ninguna cantidad de escrutinio, ninguna cantidad de engaños, mentiras, robos, lo que sea, cambiará eso”, dijo.

“Ella lo ha apoyado y lo seguirá apoyando porque es igual que él”, continuó la ex confidente. “Es un matrimonio completamente transaccional para ambos. Ella sabía exactamente con quién se casaba y le advirtió de que todos sus secretos saldrían a la luz si se presentaba a las elecciones presidenciales. Sabía exactamente en lo que se metía. Lo aceptó y lo sigue aceptando. La gente se sorprendería de lo mucho que están de acuerdo”.

Entonces, ¿dónde está Melania? Donde quiere estar, y no donde no quiere.

Así es como funcionaba a menudo en la Casa Blanca. Por mucho que Grisham apreciara el descaro de Melania, podía dificultar su trabajo: la primera dama cancelaba apariciones en el último minuto. Se negaba a asistir a actos de menor envergadura, dijo Grisham, y no parecía “entender que algo como un corte de cinta alegraría el día a la gente y la haría aparecer en las noticias”.

Grisham dijo que ni siquiera sus principales asesores sabían cómo pasaba sus días en la Casa Blanca. “Era un misterio”, dijo, y añadió que a menudo pensaban que estaba comprando por Internet o leyendo revistas. Durante los disturbios del 6 de enero, escribió Grisham en sus memorias, Melania estaba en una sesión de fotos para unas alfombras en la residencia y no quiso hacer declaraciones. (La ex primera dama dijo a Fox News que habría denunciado la violencia si hubiera estado “plenamente informada de todos los detalles” y que la sesión de fotos era “una empresa muy importante y requiere gran cuidado, atención al detalle y concentración, tanto en la planificación como en la ejecución”).

Grisham dijo que a menudo era difícil conseguir que Melania aceptara asistir a un evento a la semana, y que ella seguía quejándose de cuánto tiempo le llevaría viajar con su marido y de que a menudo no había un papel real para ella en los eventos. La primera dama solía negarse cuando la campaña la requería, y a menudo utilizaba como excusa que necesitaba pasar más tiempo con su hijo. Según todos los indicios, Melania es una buena madre para su hijo Barron, y el hecho de que esté terminando el instituto en la zona de Palm Beach es la principal razón de que haya pasado tanto tiempo en Mar-a-Lago.

“Otro escudo”, dijo Winston Wolkoff. “No se puede decir nada malo de una buena madre”.

La vivienda de la familia allí es pequeña, dicen antiguos ayudantes. A menudo, ella va a la sauna y le traen comida. A veces, se reúne con Trump en el patio para cenar. Su círculo sigue siendo estrecho. Pasa tiempo con sus padres, habla con un puñado de amigos y sigue empleando a un estilista que, según los archivos de la FEC, cobró 108.000 dólares en los seis primeros meses de este año. Baste decir que el trabajo del estilista no ha tenido mucha repercusión entre el público en general.

Los asesores de campaña dicen que esperan que asista a algunos actos el año que viene, grandes eventos en los que se espera su presencia o en los que se celebra una ocasión especial.

Pero no es que su marido necesite refuerzos en este momento. Ninguno de sus contrincantes republicanos se le ha acercado en las últimas encuestas. Esa pancarta de “¿Dónde está Melania?” en Iowa puede haber sido, más que nada, una señal de desesperación entre sus rivales.

A Leber, el autor de “Asesinato en Mar-a-Lago”, no le atrae demasiado el argumento de “¿Dónde está Melania?

“No me importa en absoluto”, dijo. “Melania quiere que la dejen en paz, así que déjenla en paz”.

Pero para quien siga prendado del no tan misterioso misterio, aquí va una pista: A finales de octubre, Mar-a-Lago marcó el inicio de su temporada de invierno con una multitudinaria fiesta de Halloween.

Un hombre disfrazado de Joe Biden iba acompañado de otro disfrazado de su hijo, Hunter, que portaba una pipa de agua. Había una mujer con un micrófono simulando entrevistar a un recorte de cartón de Trump.

Luego estaba el verdadero Donald Trump, entrando en la terraza, aplaudiendo y sacudiendo los puños mientras sus invitados aplaudían su llegada. Y allí, de pie a su lado, vista por primera vez por las cámaras en meses, estaba su esposa.

En un vídeo publicado más tarde en Internet, se la ve sentada en una mesa acordonada.

No dice ni una palabra. Pero para quien aún se lo pregunte, he aquí la respuesta: Melania Trump está donde siempre ha estado.

(c) 2023, The Washington Post

Últimas Noticias

Los CDC recomendaron que los mayores de 65 años se vacunen contra el COVID

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, establecieron que un segundo refuerzo debe aplicarse siempre que haya pasado al menos cuatro meses desde la última inyección
Los CDC recomendaron que los mayores de 65 años se vacunen contra el COVID

Dólar hoy en vivo: a cuánto abre este viernes 1° de marzo y cuál es el precio minuto a minuto

La cotización libre transita una clara tendencia bajista que lo llevó a acercarse a los $1.000 por unidad
Dólar hoy en vivo: a cuánto abre este viernes 1° de marzo y cuál es el precio minuto a minuto

¿Quién realmente está del lado de los trabajadores estadounidenses?

Al menos podemos decir con certeza que Trump no está ni nunca ha estado a favor, mientras que Biden sí lo está
¿Quién realmente está del lado de los trabajadores estadounidenses?

La Policía francesa detuvo a más de 60 personas en una protesta sorpresa de agricultores junto al Arco del Triunfo de París

El sindicato Coordinación Rural, promotor de la acción, dijo que tomaron “simbólica y pacíficamente” el popular monumento para “salvar la agricultura francesa”. Los granjeros de distintos países europeos llevan semanas de manifestaciones contra lo que consideran una normativa medioambiental excesivamente estricta, los bajos ingresos y la competencia de importaciones
La Policía francesa detuvo a más de 60 personas en una protesta sorpresa de agricultores junto al Arco del Triunfo de París

El deterioro del sentido de la orientación podría ser un signo temprano de Alzheimer, según un estudio

Los investigadores descubrieron que los problemas con la dirección y el movimiento podrían ser un presagio de demencia. Esas pruebas podrían mejorar la detección del inicio clínico de la enfermedad, algo crítico para la aplicación rápida de los tratamientos
El deterioro del sentido de la orientación podría ser un signo temprano de Alzheimer, según un estudio
MÁS NOTICIAS