La última votación para destituir a un presidente de la Cámara de Representantes le salió mal al Partido Republicano

En 1910, Joseph G. Cannon se enfrentó a una revuelta que, no sólo no tuvo éxito, sino además endureció las divisiones internas y allanó el camino a los demócratas

Compartir
Compartir articulo
Joseph G. Cannon (republicano de Illinois), ex presidente de la Cámara de Representantes de EEUU (Biblioteca del Congreso)
Joseph G. Cannon (republicano de Illinois), ex presidente de la Cámara de Representantes de EEUU (Biblioteca del Congreso)

El representante Kevin McCarthy (republicano de California) fue destituido de la presidencia de la Cámara de Representantes el martes, un día después de que el representante de extrema derecha Matt Gaetz (republicano de Florida) pidiera una votación para correrlo del cargo.

En la historia reciente, varios portavoces han dimitido en medio de amenazas dentro del partido de una votación sobre su destitución. En particular John A. Boehner, en 2015, y Newt Gingrich, en 1998. Pero la Cámara nunca había destituido a un presidente, y no había celebrado una votación para destituirlo en más de un siglo.

En 1910, el presidente Joseph G. Cannon (republicano de Illinois) se enfrentó a una revuelta dentro del partido que, aunque no tuvo éxito, endureció las divisiones que allanaron el camino para una toma de posesión demócrata.

A diferencia de McCarthy, a quien los legisladores de ambos lados del pasillo parecen deleitarse en llamar “débil”, Cannon fue acusado de tirano, según el escritor Booth Mooney en “Mr. Speaker: Four Men Who Shaped the United States House of Representatives”.

Siendo un joven abogado de Illinois, Cannon se sintió inspirado para dedicarse a la política después de oír hablar a Abraham Lincoln en 1860. Durante sus muchos años en la Cámara, sirvió lealmente a los líderes republicanos, por lo que cuando finalmente ascendió a la presidencia en 1903, esperaba el mismo tipo de lealtad.

Repartía las presidencias de las comisiones entre sus amigos y controlaba qué legislación -y qué enmiendas a esa legislación- podía debatirse en el hemiciclo. Si una norma de la Cámara no le favorecía, simplemente la cambiaba, ya que también era el presidente del Comité de Normas de la Cámara. Si un demócrata o un republicano poco leal pedía la palabra, Cannon le ignoraba hasta que desistía.

Algunos de sus colegas le llamaban “Zar Cannon”, aunque él prefería el apodo de “Tío Joe”. Sí, tío Joe.

Durante una reunión en la que los legisladores se quejaron de su férreo control, escribió Mooney, Cannon se abrió dramáticamente la chaqueta y gritó: “¡Contemplen al Sr. Cannon, el Belcebú del Congreso! Contemplen esta noble figura varonil: ¡Yo, el Belcebú! Yo, el Zar”.

A veces también se comparaba con Jesús.

Todo esto ocurrió antes del reajuste de partidos de mediados del siglo XX, por lo que los demócratas eran considerados el partido más tradicional y los republicanos el más moderno. Además, un ala del Partido Republicano, liderada por el presidente Theodore Roosevelt, era cada vez más liberal, impulsando cosas radicales como el impuesto sobre la renta, la regulación de los alimentos y permitir el voto a las mujeres.

La Cámara de Representantes de EEUU aprobó una moción de censura contra Kevin McCarthy (Branden Camp/Zuma Press Wire/Dpa)
La Cámara de Representantes de EEUU aprobó una moción de censura contra Kevin McCarthy (Branden Camp/Zuma Press Wire/Dpa)

Cannon no estaba entre ellos. Le gustaba reducir los gastos de envío para el ciudadano de a pie, pero asegurarse de que los alimentos no estuvieran envenenados era ir demasiado lejos.

En 1910, con Roosevelt fuera de la Casa Blanca y su sucesor, William Howard Taft, mostrándose impotente ante Cannon, los demócratas y los republicanos liberales se sintieron tan frustrados que se unieron brevemente.

El plan era complicado y, a menos que seas de los que leen las Reglas de Orden de Robert por diversión, un poco aburrido. Básicamente, utilizaron maniobras de procedimiento para engañar a Cannon y permitir que el representante republicano “progresista” George Norris (republicano de Nebraska) hablara, y cuando lo hizo, presentó una moción que habría despojado a Cannon de su puesto en el Comité de Reglas.

Durante días, Cannon y sus aliados utilizaron todos los trucos parlamentarios a su alcance para retrasar la votación, y durante días, la alianza de republicanos y demócratas “insurgentes” les plantó cara. Finalmente, el 19 de marzo de 1910, la Cámara votó a favor de despojarle de su poder sobre el Reglamento por 191 votos a favor y 156 en contra. Más de tres docenas de republicanos votaron en su contra.

Cannon dijo a los legisladores que, a pesar de la humillación de perder la votación, no dimitiría a menos que se aprobara una “moción para dejar vacante la presidencia”. Era el equivalente legislativo de “dímelo a la cara”.

Incluso Norris, diciendo que ya había conseguido su objetivo, perdió el estómago para la confrontación. La moción de vacante fue derrotada: 192 contra 155.

Cannon continuó como portavoz, y los republicanos siguieron divididos, lo que ayudó a los demócratas a hacerse con el control de la Cámara en las elecciones de mitad de mandato celebradas unos meses después. Luego, en 1912, Roosevelt se presentó como candidato presidencial de un tercer partido para desbancar a su propio sucesor, Taft, dividiendo el voto republicano y dando a los demócratas también la Casa Blanca.

Norris, el líder de la revuelta, tuvo una brillante carrera en el Senado, considerada una de las mejores de la historia. El nombre de Cannon, aunque no su reputación, también ha sobrevivido al paso del tiempo; el Cannon House Office Building lleva su nombre.

© 2023, The Washington Post