La visita de Narendra Modi a Estados Unidos envía una señal importante a China

Aunque la Casa Blanca le reste importancia, la visita del Primer Ministro de la India a Washington tiene por objeto reforzar una asociación que incluye detener la agresiva expansión de Beijing

Compartir
Compartir articulo
El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden junto al primer ministro de la India Narendra Modi en Washington (Reuters)
El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden junto al primer ministro de la India Narendra Modi en Washington (Reuters)

Las declaraciones conjuntas emitidas por Estados Unidos e India en los últimos años han condenado las pruebas de misiles de Corea del Norte, han pedido a los talibanes que respeten los derechos humanos y han apelado al fin de la violencia en Myanmar. Pero nunca se ha mencionado abiertamente al principal adversario de India: China.

Sin embargo, en los últimos años China ha suplantado a Pakistán como principal amenaza para la seguridad de India. Aunque Delhi quiera minimizar las acusaciones que pueden aumentar las tensiones con los dirigentes de Beijing, los enfrentamientos de China con India a lo largo de su frontera han convertido a los dos países más poblados del mundo en rivales de nuevo en el Indo-Pacífico.

Es el resurgimiento de esa rivalidad -tras décadas de distensión- lo que ha propiciado una convergencia de intereses estratégicos entre Estados Unidos e India.

El primer ministro Narendra Modi está en Washington esta semana, con toda la pompa y circunstancia de una visita de Estado que llega tras el tenso viaje del secretario de Estado Antony Blinken a China, seguido de los comentarios del presidente Biden el martes calificando a Xi Jinping de “dictador”.

Ni Biden ni Modi afirman que su compromiso tenga como objetivo principal contener el desafío chino, pero el subtexto es evidente. Más bien, según los funcionarios, se trata de alzar a una potencia emergente -la mayor democracia del mundo, aunque imperfecta- y mostrar el impulso de la relación basada en una serie de intereses compartidos.

Esta visita no es sobre China”, dijo el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan en una entrevista con periodistas esta semana. “Pero la cuestión del papel de China en el ámbito militar, el tecnológico y el económico estará en la agenda”.

El jueves se espera una serie de anuncios importantes, entre ellos una importante empresa conjunta para fabricar motores de aviones de combate de General Electric en India y un acuerdo por el que Delhi comprará aviones no tripulados armados de General Atomics, una plataforma que los indios desean desde hace años y que puede ayudarles a detectar y contrarrestar los movimientos de los militares chinos.

El acuerdo con GE, valorado en miles de millones de dólares, supone el suministro de una sofisticada tecnología de motores a reacción que nunca se ha compartido ni siquiera con los aliados del tratado, y tiene el potencial de vincular las industrias de defensa de ambos países durante años.

Se trata de una tecnología delicada y codiciada, algo que India lleva pidiendo casi dos décadas”, afirma Sameer Lalwani, experto del Instituto Estadounidense para la Paz. “Si funciona, podría dar lugar a múltiples generaciones futuras de motores a reacción. Esta es una forma de que Estados Unidos sea socio y a la vez dé forma a los desarrollos de innovación en defensa de la India en los próximos 20 o 30 años”.

Aunque se espera que el socio principal sea una empresa estatal, Hindustan Aeronautics Limited, los funcionarios dicen que es probable que haya proveedores del sector privado, ya que India busca desarrollar su industria de defensa nacional. El gobierno de Modi es consciente de que, para competir con China, que lleva décadas modernizándose militarmente, tendrá que encontrar la manera de impulsar a las nuevas empresas tecnológicas para que puedan diseñar tecnologías a escala militar.

Derribar los obstáculos a la colaboración entre tecnología y defensa es un tema clave de la visita de Modi. Funcionarios de la Administración, desde Biden y Sullivan hasta el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, se han reunido con sus homólogos de Delhi, y funcionarios de ambos países han trabajado para eliminar los obstáculos a la cooperación en materia de licencias, control de exportaciones y otros.

En el ámbito tecnológico, se espera otro anuncio importante relacionado con Micron Technology, el mayor fabricante estadounidense de chips de memoria. Se espera que los dos líderes anuncien que el gigante tecnológico, con sede en Boise (Idaho), va a construir una planta de ensamblaje, pruebas y embalaje de chips en Gujarat, el estado natal de Modi.

El acuerdo supondría la primera gran inversión de una empresa estadounidense en el marco de la “misión nacional sobre semiconductores” de la administración para reequilibrar las cadenas de suministro, alejándolas de China, que se cerró al mundo durante casi tres años, durante la pandemia del coronavirus. Se espera que Delhi financie más de la mitad del multimillonario proyecto, y esta semana ha autorizado “incentivos vinculados a la producción” por valor de 1.340 millones de dólares.

Desde la perspectiva de la India, estas iniciativas cumplen dos amplios objetivos, dijo Arvind Subramanian, principal asesor económico de Modi de 2014 a 2018. El acuerdo con GE, por ejemplo, es parte de un esfuerzo de larga data para destetar a la India de su dependencia de Rusia para el equipamiento militar, dijo Subramanian, ahora miembro senior de la Universidad de Brown.

Miles de asistentes se reúnen en el Jardín Sur de la Casa Blanca para dar la bienvenida al primer ministro de la India, Narendra Modi, mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, organiza una ceremonia oficial de llegada de Estado a la Casa Blanca al comienzo de la visita de Modi a la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 22 de junio de 2023 (Reuters)
Miles de asistentes se reúnen en el Jardín Sur de la Casa Blanca para dar la bienvenida al primer ministro de la India, Narendra Modi, mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, organiza una ceremonia oficial de llegada de Estado a la Casa Blanca al comienzo de la visita de Modi a la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 22 de junio de 2023 (Reuters)

La planta de chips y los acuerdos de defensa contribuyen al objetivo de Delhi de revitalizar un sector manufacturero moribundo. Para atraer la inversión extranjera, el gobierno puso en marcha hace varios años un importante programa de subvenciones, justo cuando los inversores buscaban lugares alternativos a China durante la pandemia.

Pero la rentabilidad de estas inversiones depende de que India pueda cambiar su cultura reguladora, reformar un Estado excesivamente intrusivo y poner fin a la aplicación arbitraria de las leyes, afirmó. “Es una cuestión abierta”, afirmó. “No es un trato hecho”.

Mientras tanto, China proyecta una sombra gigantesca sobre la región, con sus agresivas acciones contra Taiwán tras una visita a Taipei el pasado agosto de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, su masiva modernización militar y sus peligrosas maniobras cerca de barcos y aviones estadounidenses, australianos y canadienses en el océano Pacífico.

India, que acogerá este año la cumbre de líderes mundiales del G-20, aspira por derecho propio al estatus de gran potencia. Evitando alinearse explícitamente con Rusia o China, se ha posicionado como paladín del mundo en desarrollo.

India pertenece claramente a una categoría propia en lo que respecta a nuestras alianzas y asociaciones en varios sentidos”, declaró un alto funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato debido a lo delicado del asunto. “Creo que somos afines en el equilibrio de cuestiones”.

El mes pasado, Modi recibió una calurosa acogida cuando visitó varias naciones insulares del Pacífico, una región en la que tanto Estados Unidos como China se disputan su influencia. Voló a Papúa Nueva Guinea, una escala que se suponía iba a ser en tándem con Biden después de que ambos líderes asistieran a la cumbre del G-7 en Hiroshima, Japón. Pero Biden canceló esa etapa de su viaje para regresar a Washington y ocuparse de la crisis del techo de la deuda. El Primer Ministro de Papúa Nueva Guinea, James Marape, aclamó a Modi como “el líder del Sur Global”.

Aunque Modi se presenta como la voz de los países en desarrollo que no desean verse obligados a elegir entre Estados Unidos y China, también es un pararrayos de las críticas por el trato que su gobierno da a la minoría musulmana y las medidas represivas contra la prensa y la oposición política. Esa preocupante inclinación hacia el antiliberalismo es la tensión tácita de la visita a Washington.

Sin embargo, los funcionarios de la Administración prefieren subrayar el papel estratégico que puede desempeñar India como socio económico y militar clave en el Indo-Pacífico y baluarte frente a China, aunque rara vez -si es que alguna vez lo hacen- en las declaraciones conjuntas mencionan explícitamente a China.

Nos oyen hablar mucho de un Indo-Pacífico libre y abierto”, declaró en una entrevista Ely Ratner, Subsecretario de Defensa para Asuntos de Seguridad en el Indo-Pacífico. “Una India fuerte y una asociación fuerte entre Estados Unidos y la India son fundamentales para lograr esa visión”. Por eso, dijo, “la relación importa”.

Los funcionarios de Washington tienen claro que India nunca será un aliado de tratado a la manera de Japón o Australia. Y entienden que Delhi no tiene intención de renunciar a su autonomía estratégica ni de que se la vea alineada con la OTAN y Occidente. El gobierno de Modi se ha negado a condenar a Rusia por su invasión de Ucrania o a sumarse a las sanciones.

Lo que ha cambiado manifiestamente en la última década es cómo percibe India a China como una amenaza. Desde 2020, ambos países libran una encarnizada y sangrienta batalla a lo largo de su frontera con el Himalaya, que se ha cobrado 20 vidas indias.

La opinión pública india sobre China es la más baja desde la guerra de 1962, en la que China invadió India. Delhi ha prohibido TikTok, junto con más de 100 aplicaciones chinas. Ha prohibido a los gigantes chinos de las telecomunicaciones Huawei y ZTE el acceso a sus redes 5G.

Aunque los observadores tienen la tentación de reducir la relación entre Estados Unidos e India a un interés compartido en contrarrestar a China -una versión de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”-, la inversión estadounidense en India no implica ninguna expectativa de que Delhi ayude a Washington en la defensa de Taiwán en caso de invasión china, dijeron funcionarios de la administración.

No estamos haciendo una apuesta sobre una guerra futura y sobre si lucharemos juntos en esa guerra”, dijo Sullivan. “Estamos apostando a que en una variedad de áreas que importan fundamentalmente a la capacidad de recuperación económica de los Estados Unidos, al éxito y la vitalidad de un ecosistema tecnológico abierto, a las cadenas de suministro diversificadas y resistentes - las cosas que son el núcleo de la política exterior de Biden, que la India puede desempeñar un papel muy constructivo en esas áreas“.

Contrarrestar la agresión militar china es un esfuerzo en el que han participado varios países de todo el mundo de formas que no implican que disparen a barcos en el estrecho de Taiwán, señalan los funcionarios.

Hay una convergencia de intereses que puede proteger la autonomía de India y, al mismo tiempo, profundizar la asociación estratégica con Estados Unidos”, dijo Sullivan. “Y no vemos ninguna contradicción entre ambas cosas”.

(C) The Washington Post.-