Los jefes de campaña de Vente Venezuela detenidos por el régimen fueron presentados ante la Justicia sin sus abogados

La formación denunció que Luis Camacaro y Juan Freites estuvieron “más de 72 horas desaparecidos”. Además, indicó que en la audiencia no se les permitió el contacto con sus familiares

Compartir
Compartir articulo
Luis Camacaro y Juan Freites (Vente Venezuela)
Luis Camacaro y Juan Freites (Vente Venezuela)

Vente Venezuela, el partido de la candidata presidencial opositora María Corina Machado, denunció que Luis Camacaro y Juan Freites, dos de sus tres jefes regionales de campaña detenidos esta semana, fueron presentados ante un tribunal sin permitir la “presencia de sus abogados privados” ni el “contacto con sus familiares”.

El abogado Perkins Rocha, defensor de la líder opositora, dijo a la agencia de noticias EFE que, de momento, las autoridades judiciales no les han permitido tener acceso a los expedientes.

Camacaro, jefe de campaña de la ex diputada en el estado Yaracuy (oeste), y Freites, en la región costera de La Guaira (norte), fueron detenidos esta semana, además de Guillermo López, responsable del comando en Trujillo (oeste).

Según denunció la información en X, Camacaro y Freites, tras “más de 72 horas desaparecidos”, fueron presentados este jueves en el Palacio de Justicia de Caracas, que el “régimen tomó violentamente” con “más de 30″ agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y “desalojó a familiares y abogados que esperaban el traslado de otros detenidos”.

Las audiencias, prosiguió, se llevaron a cabo con “defensores públicos impuestos y sin el consentimiento” de los dirigentes del partido, que alertó al país y a la comunidad internacional del “proceder ilegal y arbitrario del régimen de Nicolás Maduro”, y exigió “el respeto de los derechos humanos” de sus colaboradores, cuyo “destino judicial hoy es incierto y peligroso”.

El mensaje de Vente Venezuela
El mensaje de Vente Venezuela

Machado responsabilizó el martes al régimen de estos hechos, así como de la vandalización de varias sedes de su partido, en cuyas fachadas escribieron “Furia Bolivariana”, nombre de un plan lanzado por el jefe de Estado para “defender el derecho a la paz”.

La opositora, sobre quien pesa una inhabilitación para ocupar cargos públicos de elección popular hasta 2030 -que espera le sea levantada mediante la negociación con el régimen-, aseguró entonces que “todo el aparato represivo del Estado” intenta “disuadir y desmoralizar” a sus seguidores.

La semana pasada, Maduro acusó a la “ultraderecha” de tener un “plan conspirativo” y “golpista”, y advirtió que quienes intenten desestabilizar al Ejecutivo “se encontrarán con la furia bolivariana” del pueblo.

Un día antes, cuerpos policiales detuvieron en el estado Barinas (oeste) al dirigente sindical del sector educativo Víctor Venegas, simpatizante de Machado.

La Plataforma Unitaria Democrática (PUD), la principal coalición opositora de Venezuela, denunció este jueves una “nueva ola represiva” por parte del régimen, que ha denunciado conspiraciones en las que vincula al antichavismo.

(Con información de EFE)