Las 5 claves de la inteligencia sexual después de los 50

Existe una sexualidad más allá del coito, que implica comunicación, autoconocimiento, sensibilidad corporal y emocional, así como también dedicar tiempo al erotismo y el valor del encuentro. Cómo disfrutar sin importar los cambios físicos

Compartir
Compartir articulo
La inteligencia sexual, cuando el sexo y el cerebro se unen (Imagen Ilustrativa Infobae)
La inteligencia sexual, cuando el sexo y el cerebro se unen (Imagen Ilustrativa Infobae)

¿La sexualidad existe solo para los más jovenes y los adultos de mediana edad? Si los proyectos laborales y la vida activa siguen, la sexualidad, también continúa con el paso del tiempo. En los últimos años, el interés en la sexualidad en personas mayores de 50 años ha incrementado, obteniendo mayor visibilidad, deterrando mitos y tabúes.

Lejos de los estereotipos y prejuicios que tradicionalmente han marginado este tema al ámbito de la juventud, hay un concepto clave para el bienestar y la plenitud de todas las edades: la inteligencia sexual.

El concepto, acuñado por Sheree Conrad y Michael Milburn, profesores e investigadores de la Universidad de Massachusetts y autores del libro Inteligencia Sexual, proponen un nuevo tipo de inteligencia, en el que cerebro y sexo van juntos.

La investigación de Conrad y Milburn parte de una contradicción: aunque muchas personas valoran la sexualidad como un aspecto crucial de sus vidas, reportan insatisfacción, disfunciones sexuales y problemas de comunicación con sus parejas. Esta forma de inteligencia implica, en cambio, un conjunto de habilidades y conocimientos que pueden ser adquiridos, desarrollados y perfeccionados. La comprensión, la comunicación, el conocimiento del propio cuerpo son algunas de las claves.

La adultez después de los cincuenta debe ser más tranquila, buscando el placer en cada acción. (Imagen ilustrativa Infobae)
La adultez después de los cincuenta debe ser más tranquila, buscando el placer en cada acción. (Imagen ilustrativa Infobae)

“La inteligencia sexual es la capacidad para sentir y dar placer usando la experiencia erótica no como algo fijo, sino algo dinámico, que se enriquece con cada encuentro sexual”, dijo el médico psiquiatra, psicoterapeuta y sexólogo clínico Walter Ghedin (MN 74.794) a Infobae.

Y continuó: “La inteligencia sexual, por lo tanto, se nutre del autoconocimiento, de la empatía, de las experiencias vividas, de la comunicación, de la apertura hacia nuevas modelos de erótica y de las habilidades sociales, entre otras”. A su vez, señaló que la inteligencia sexual saca el foco a la genitalidad y se detiene en todas las posibilidades que brinda el cuerpo y las emociones, tanto las propias como las ajenas.

Los desafíos después de los 50

“La sexualidad es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida, se expresa de diferentes maneras y es fuente de placer y bienestar y contribuye a la realización personal y la satisfacción general”, afirma la Declaración de Derechos Sexuales de la World Association for Sexual Health (WAS). Sin embargo, hablar de sexualidad después de los 50 no es un asunto frecuente.

“La inteligencia sexual, por lo tanto, se nutre del autoconocimiento, de la empatía, de las experiencias vividas, de la comunicación, de la apertura hacia nuevas modelos de erótica y de las habilidades sociales", dijo Walter Ghedin (Imagen Ilustrativa Infobae)
“La inteligencia sexual, por lo tanto, se nutre del autoconocimiento, de la empatía, de las experiencias vividas, de la comunicación, de la apertura hacia nuevas modelos de erótica y de las habilidades sociales", dijo Walter Ghedin (Imagen Ilustrativa Infobae)

“La vida sexual de los mayores siempre ha sido un tema subestimado y silenciado en círculos académicos”, escribió Nancy Jecker, del departamento de bioética de la Universidad de Washington en Seattle, en un artículo sobre robots sexuales para adultos. “El primer estudio exhaustivo sobre el tema en los Estados Unidos se publicó recién en 2007″, agregó.

Sobre esta misma idea, Ghedin dijo que “las creencias sociales tienden a generalizar: todas las mujeres menopausicas van a tener bajo deseo sexual y sequedad vaginal”, y sumó, “en el mismo sentido se habla de los hombres: baja el deseo, la erección no es tan firme, y las evaculaciones tienen menos volumen y fuerza”.

Entonces, ¿cuál es el principal enemigo de la inteligencia sexual? Contrariamente a lo que se piensa “no son las hormonas, son las creencias limitantes”, afirmó Ghendin.

Aprender a conectarnos con el otro y pensar en el placer y deseo mutuo es fundamental para la salud sexual. (Imagen ilustrativa Infobae)
Aprender a conectarnos con el otro y pensar en el placer y deseo mutuo es fundamental para la salud sexual. (Imagen ilustrativa Infobae)

La sexualidad nos compromete más allá del coito: conecta, comunica, aumenta la sensibilidad corporal y emocional, aprendemos de lo dado y de lo que el otro da, es un ida y vuelta constante, no hay un complacer solo personal, es mutuo”. Y concluyó: “La inteligencia sexual nos ayuda a tomar consciencia del valor del encuentro, no importa si la relación es breve o duradera”.

Cambiar el foco

Los datos muestran una realidad sorprendente: según estudios recientes, un porcentaje significativo de personas mayores de 50 años no solo mantiene una vida sexual activa, sino que reporta niveles de satisfacción tan altos o incluso superiores a los de sus años más jóvenes.

Este fenómeno, lejos de ser anecdótico, pone de relieve la importancia de abordar y profundizar en la inteligencia sexual como una dimensión fundamental del envejecimiento saludable. Incluso, de acuerdo a distintas investigaciones, la sexualidad arriba de los 60 mejora la salud en diversos aspectos: la incidencia de hipertensión, el colesterol, la glucemia en sangre, el sistema inmune, entre otros.

¿Cuál es el primer paso que hay que dar en cuanto a la inteligencia sexual? Según Ghedin, se trata de “saber sobre el deseo que siento y cómo puedo expresarlo en el juego erótico acordando siempre con el otro, sus gustos y deseos”.

Después de los 50, la clave es pensar en los deseos y atender a la comunicación, comprensión, el erotismo y el placer en la sexualidad. (Imagen ilustrativa Infobae)
Después de los 50, la clave es pensar en los deseos y atender a la comunicación, comprensión, el erotismo y el placer en la sexualidad. (Imagen ilustrativa Infobae)

A su vez, hizo referencia a algunos aspectos para tener en cuenta a la hora de pensar en la inteligencia sexual. En primer lugar, darnos el permiso para pensar la sexualidad y asumir la responsabilidad de mejorarla. También señaló que después de los cincuenta sugieren hacer gimnasia, meditación, manejar el estrés, bajar el colesterol, tomar suplementos vitaminicos.

Sin embargo, Ghedin objetó que “no se promociona la salud sexual, como si fuera algo que no necesita promoción, excepto desde lo biológico: reemplazo hormonal, viagra”. Por lo tanto, propuso poner el tema sobre el tapete.

Por último, Ghedin afirmó que es fundamental “darse el tiempo necesario para la erótica, es decir, el contacto, las caricias, besos, abrazos. Si la juventud tiene sus urgencias, la adultez de los cincuenta debería ser más tranquila, buscando el placer en cada acción.

Cinco claves para desarrollar la inteligencia sexual después de los 50

Explorar la inteligencia sexual después de los 50 años es una oportunidad para desmitificar tabúes, promover una mayor comunicación en la pareja y entre generaciones, y reivindicar el derecho al placer, la intimidad y el amor en todas las etapas de la vida. Aquí, algunas claves:

-Comunicación abierta y honesta: La capacidad de hablar abiertamente sobre deseos, necesidades y preocupaciones con la pareja es fundamental. Esto incluye discutir cambios físicos y emocionales que pueden afectar la intimidad.

Fortalecer la conexión emocional con la pareja puede profundizar la intimidad y la inteligencia sexual. (Imagen ilustrativa Infobae)
Fortalecer la conexión emocional con la pareja puede profundizar la intimidad y la inteligencia sexual. (Imagen ilustrativa Infobae)

-Reconocimiento de cambios físicos: Aceptar los cambios en el cuerpo y la funcionalidad sexual es clave. Para algunos, esto puede significar ajustar las expectativas y explorar nuevas formas de placer y satisfacción sexual.

-Educación continua: Informarse sobre la salud sexual, los cambios relacionados con la edad y las formas de mantener o mejorar la función sexual. La consulta con profesionales de la salud puede proporcionar valiosos consejos y tratamientos.

-Innovación en la intimidad: Experimentar con nuevas actividades, posiciones o juguetes sexuales puede revitalizar la experiencia sexual. La creatividad puede ayudar a mantener la pasión y el interés.

Priorizar el aspecto emocional: Más allá de la actividad sexual propiamente dicha, fortalecer la conexión emocional con la pareja puede profundizar la intimidad. Las muestras de afecto, el tiempo de calidad juntos y la comprensión mutua son fundamentales.

Más Noticias

Ileana Hochmann en una retrospectiva en búsqueda de la identidad

La artista argentino-brasileña dialogó con Infobae Cultura sobre “Tercera Margen”, la muestra en la que recorre 60 años de carrera, en el Espacio Cultural de la Embajada de Brasil - Palacio Pereda, a partir de dibujos, serigrafías, textiles, objetos, fotografías, mantos y videos
Ileana Hochmann en una retrospectiva en búsqueda de la identidad

Aníbal Jozami y Diana Wechsler anticipan fechas, temáticas y regiones de Bienalsur 2025

Los directores de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo del Sur dialogaron con Infobae Cultura sobre presente y futuro de una original experiencia cultural que va de Buenos Aires a Tokio
Aníbal Jozami y Diana Wechsler anticipan fechas, temáticas y regiones de Bienalsur 2025

Francis Coppola: “Soy libre, los peces gordos de Hollywood no”

A los 85 años, uno de los grandes cineastas del siglo XX, presentó la desmesurada “Megalópolis” en el Festival de Cannes. “Es una epopeya romana ambientada en unos EE. UU. modernos”, reflexiona
Francis Coppola: “Soy libre, los peces gordos de Hollywood no”

Qué es la glicación de la piel y qué papel juega el azúcar en el envejecimiento

Los efectos del paso de los años se ven potenciados por agentes externos, como los rayos UV, pero también por procesos metabólicos que pueden prevenirse. Qué cambios alimentarios y de cuidado ayudan a sentirse y verse mejor
Qué es la glicación de la piel y qué papel juega el azúcar en el envejecimiento

Los análisis genéticos del virus de la gripe aviar muestran cómo evoluciona entre varias especies

Mientras el virus se expande entre aves y diferentes mamíferos, la ciencia acumula una avalancha de informes sobre la genética de esta enfermedad. Cuál puede ser el peligroso potencial para el ser humano
Los análisis genéticos del virus de la gripe aviar muestran cómo evoluciona entre varias especies