A lavarse las manos es una de las secciones más emotivas de PH (Podemos Hablar). En ella Andy Kusnetzoff le propone a los invitados una consigna: ¿con quién volverían a pasar una tarde?

En este caso la actriz, Soledad Silveyra eligió a un familiar: "Voy a elegir a mi hermano a Máximo, gracias a él tengo dos sobrinos maravillosos. Me gustaría poder sentarnos en un campo y decirle que pese a todo, la vida le dio dos hijos que son el orgullo de toda la familia: Mateo, que vive en Tandil y María, que está viajando por el mundo".

Luego aclaró qué había pasado con él: "Máximo fue infectado con el virus de VIH. Era una época donde no había ningún tipo de derechos. Yo gastaba 5 mil dolares por mes en el AZT -el primer fármaco para el tratamiento del VIH-. Fue muy duro, él no pasaba ningún protocolo, luchamos a brazo partido… conseguimos después de años los derechos. Fue muy duro".

Y concluyó llorando: "Estate orgulloso que tenés dos hijos maravillosos. No fue el padre que debió haber sido, sobre todo con su hija mujer…"

SEGUÍ LEYENDO: