Por qué no se debe recalentar la papa y la carne en el horno microondas

Accidentes, quemaduras e intoxicaciones, son los principales riesgos

Compartir
Compartir articulo
El uso del microondas se ha vuelto más común en los últimos años en varios hogares del mundo. (Foto: Shutterstock)
El uso del microondas se ha vuelto más común en los últimos años en varios hogares del mundo. (Foto: Shutterstock)

El horno microondas, es uno de los electrodomésticos que más están presentes en las cocinas, ya sea en el hogar, o en el trabajo, y es usado para varias preparaciones, en especial, en todo lo relacionado con platillos que necesitan ser recalentados, y que fueron hechos con antelación.

Entre la multitud de platos que se pueden echar a este electrodoméstico, existen ciertos alimentos que se deben tratar con mayor precaución, como la papa y la carne procesada, debido a que puede ser una práctica más negativa que beneficiosa.

Recalentar estos alimentos en el microondas puede parecer una solución práctica, pero es importante considerar los posibles riesgos que esto conlleva, tanto desde el punto de vista culinario como de seguridad alimentaria.

Por qué evitar recalentar papas en el microondas

La papa puede venir en varias presentaciones pero echarlas en el microondas puede quitarles su crocancia. (Imagen ilustrativa Infobae)
La papa puede venir en varias presentaciones pero echarlas en el microondas puede quitarles su crocancia. (Imagen ilustrativa Infobae)

Las papas son un alimento básico en muchas dietas alrededor del mundo. Son versátiles y nutritivas, pero recalentarlas en el microondas puede ser un error.

Cuando las papas se calientan en el microondas, la temperatura puede aumentar rápidamente en su interior, creando una presión que puede hacer que exploten. Este fenómeno no solo puede causar un desorden en tu microondas, sino que también puede resultar peligroso.

Según expertos en tecnología culinaria, como el sitio web Food Network, recalentar las papas en el microondas puede generar puntos calientes en su interior, lo que aumenta el riesgo de quemaduras al manipularlas. Además, este método de calentamiento puede afectar la textura y el sabor de las papas, dejándolas secas y muy blanditas.

Por qué no recalentar la carne en el microondas

Echar las carnes procesadas al microondas no hace el proceso efectivo y puede causar problemas en la alimentación. (Foto: Europa Press)
Echar las carnes procesadas al microondas no hace el proceso efectivo y puede causar problemas en la alimentación. (Foto: Europa Press)

Cuando se trata de carne procesada, como salchichas, hamburguesas precocinadas o embutidos, el microondas no es el método de recalentamiento más seguro ni eficaz. Aunque este electrodoméstico es conocido por su rapidez y conveniencia, su uso para recalentar estos alimentos puede tener consecuencias no deseadas.

Uno de los principales problemas al recalentar carne procesada en el microondas es la falta de distribución uniforme del calor. El microondas calienta los alimentos de manera desigual, lo que significa que algunas partes pueden quedar demasiado calientes mientras que otras permanecen frías.

Esto crea un entorno ideal para el crecimiento de bacterias dañinas, como la salmonela o la E. coli, que pueden provocar enfermedades transmitidas por los alimentos.

Al hacer hamburguesas y hot dogs se deben tener en cuenta otros procesos de preparación. (Imagen ilustrativa Infobae)
Al hacer hamburguesas y hot dogs se deben tener en cuenta otros procesos de preparación. (Imagen ilustrativa Infobae)

Además, esta acción puede causar que la carne procesada se vuelva gomosa o seca, afectando negativamente su textura y sabor. Este proceso puede ser especialmente notorio en el caso de las hamburguesas o salchichas, que pueden perder su jugosidad característica y convertirse en una experiencia culinaria menos satisfactoria.

Qué alternativas son más seguras y efectivas

Los expertos recomiendan utilizar métodos de calentamiento más suaves y controlados, como el horno convencional o la estufa. Al recalentar las papas en el horno convencional, por ejemplo, se permite una cocción más uniforme y controlada, sin el riesgo de explosiones o puntos calientes.

Para estos alimentos es preferible optar por métodos tradicionales. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Para estos alimentos es preferible optar por métodos tradicionales. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Para la carne, lo ideal es utilizar métodos de calentamiento que permitan una cocción uniforme y completa, como el uso de una sartén o el horno. Estos métodos garantizan que la carne alcance una temperatura segura en todas sus partes, reduciendo así el riesgo de intoxicación alimentaria.

Asimismo, recalentar papas y carne en el microondas puede no ser la mejor opción desde el punto de vista culinario y de seguridad alimentaria. Este método de calentamiento puede provocar explosiones en el caso de las papas, y no garantiza una cocción uniforme y completa en el caso de la carne.

Para evitar riesgos y disfrutar de alimentos, es mejor optar por métodos de calentamiento más suaves y controlados, como los mencionados en el artículo. Con estas acciones, tu paladar y el de tu familia lo van a agradecer.