Guille Cantero ya no podrá hacer llamadas ni recibir a sus “parejas” en prisión

Preso en la cárcel de Marcos Paz bajo el régimen aplicado a los internos de alto perfil, el narco logró burlar los controles. Su sobrino, alojado en otro pabellón del mismo penal, imitó el método de triangulación para comunicarse con los miembros de su banda

Compartir
Compartir articulo
"Guille" Cantero impartía órdenes desde el penal de Marcos Paz
"Guille" Cantero impartía órdenes desde el penal de Marcos Paz

El capo narco Ariel “Guille” Cantero, catalogado como un interno de alto riesgo, consiguió, pese a las restricciones, dar órdenes a los miembros de su organización desde el penal de Marcos Paz, en el que está alojado. El líder de Los Monos usó el ingenio y a Triana, su hija de 19 años, para triangular llamadas.

Tras una investigación y a pedido del fiscal federal de Morón Sebastián Basso y Diego Iglesias, de la Procunar, el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 2 de Morón, a cargo de Jorge Rodríguez, decidió ajustar aún más las medidas de seguridad para evitar que el rosarino siga al frente de las decisiones de la organización.

En primer lugar, el juez ordenó el cese de sus comunicaciones, es decir, que ya no tendrá acceso al teléfono público del pabellón. Solo podrá acceder al mismo para llamar a sus abogados.

Además, excluyó a sus únicas visitas permitidas: Jorge Ramírez y Soledad Galarza, a quienes el narco señaló como sus parejas.

Triana Cantero, la hija de "Guille" Cantero
Triana Cantero, la hija de "Guille" Cantero

Hasta el momento, Cantero acumula 113 años de condena y, a juzgar por sus comportamientos, parece no temer que ese número se acreciente, una actitud que desafía las normas y el control del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

¿Cómo lo hizo en esta oportunidad? A través de un mecanismo de triangulación de llamadas basado en que, una vez iniciado el llamado, el contacto habilitado une a terceras personas a la comunicación y habilita la interacción con personas excluidas del listado de abonados con quienes tenía permitido conversar. Esta triangulación la realizaba mediante su hija Triana, detenida a principios de marzo en una causa por narcomenudeo.

Esa conexión incluía a otros miembros de la banda recluidos en Ezeiza y Rawson. Ellos son Damián “Toro” Escobar, Leandro “Pollo” Vinardi y Leandro “El Gordo” Vilches. Al mismo tiempo, conversaba con Luciano “Lucho” Cantero, su sobrino alojado en otro pabellón de Marcos Paz, con un régimen más elástico.

Los detectives pudieron probar que el hijo de Claudio “Pájaro” Cantero, el mítico jefe de Los Monos, copiaba a su tío con las triangulaciones, en su caso utilizó a su hermana menor de edad, por lo que también fue alcanzado por la misma restricción.

Uriel Luciano “Lucho” Cantero, líder de la nueva generación de Los Monos
Uriel Luciano “Lucho” Cantero, líder de la nueva generación de Los Monos

En el pedido, al que tuvo acceso Infobae, se destaca, a modo de ejemplo, una comunicación del mes de agosto de 2023, en la cual Guille le explicó a Vanesa Barrios (su pareja y madre de sus hijos) cómo unirlo a una llamada telefónica en curso:

“Pasale el número este a los locos, el de Triana… Decile que llame por línea y que le pregunte si saben unir y, si saben unir, decile que la llame y que diga que yo cuando apenas estén yo la llamo y me pueden unir… Pero trata de explicarle porque te va a decir cómo es unir… Que directamente me haga hablar con ellos, yo no quiero hablar con ella”.

Los fiscales puntualizaron que ese uso indebido de las comunicaciones le permitió al narco “hacer uso del teléfono de línea aportado por el Servicio Penitenciario Federal en pos de dirigir hechos intimidatorios”. En ese sentido, se refirieron al despliegue de una bandera dentro del estadio de Newell Old Boys en junio de 2023, que llevaba la caricatura de un mono, un pollo y un toro, en alusión a los líderes de la banda criminal.

También mencionaron tres audios captados el 31 de enero de 2024 que versaron sobre una agresión armada, específicamente disparos de arma de fuego, que habría sufrido un hombre a quien identificaron como “Narigón” o “Papaino”, y su hijo y señalaron como posible autor al “hijo del manco Chulo”.

Ese hecho generó malestar en Cantero, quien manifestó: “Hay que buscar a esos hijos de puta”, “le busco enseguida decile vos, que él los guíe nomas”, “yo le presento a alguien que él los guíe si no, no hay problema”. Junto a Escobar, según la acusación, planearon “enviar a los pibes” en represalia.

A través de este método, también pidió un DVD y otros electrodomésticos que ingresaron a la prisión mediante diferentes modos de ocultamiento.

Estrategia

Otra estrategia que llevó adelante el narco para eludir los controles radicó en la proclamación de su supuesta bisexualidad. Para ello, dejó sin efecto su vínculo con Barrios y aportó la identidad de tres personas con quienes mantendría una relación de pareja, entre ellos, Ramírez y Galarza.

Los investigadores lograron captar el momento en el que comparte el plan con una de sus cómplices. Ocurrió el 14 de febrero último. “El tema que me dijeron que no, que no puede ingresar más nadie… Ni amigos ni parientes nada de eso … Familiar directo, nada más… Yo doy de baja el vínculo que tengo con Vanesa Barrios y que yo soy bisexual”.

Guille Cantero en la cárcel de Marcos Paz
Guille Cantero en la cárcel de Marcos Paz

“Guille”, en esa idea, relató una conversación que tuvo con una asistente social a quien le explicó por qué no lo había mencionado antes: “No lo decía porque no había necesidad, porque me dejaban ingresar a personas que yo quería”. El líder de Los Monos conocía la imposibilidad de probar que su sexualidad no era cierta y contó, en la maniobra, con el visto bueno de su abogado.

“Le dije al abogado y me dijo que sí, que estaba bueno y se reía el pelotudo”. En ese momento, su interlocutora le dijo: “¿Cómo te inventas todas esas cosas? No te queda otra que pensar y está bien igual”. Ese mismo día, presentó el escrito ante la Justicia, con la finalidad de ampliar su abanico de contactos con el exterior.

Luego de conocerse la decisión judicial, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, celebró el fallo en “X”. “NO VAN A USAR LOS TELÉFONOS COMO ARMAS. El juez Jorge Rodríguez les prohibió a dos integrantes de Los Monos (“Guille” y “Lucho” Cantero) utilizar el teléfono público y, además, estableció la prohibición de recibir visitas. Felicitamos al juez por esta acción que protege a los argentinos de bien. Aislamiento total. El que las hace, las paga”, cerró la funcionaria.