Cayó “El Encargado”: lo acusan de robarle a los vecinos del edificio de Palermo en el que trabajaba

El hombre, de 60 años, rompió un candado y se llevó una bicicleta y un frigobar que estaban guardados en una baulera del inmueble

Compartir
Compartir articulo
infobae

Como si se tratara de un episodio de la serie “El Encargado”, protagonizada por Guillermo Francella, la Policía de la Ciudad detuvo al portero de un edificio de Palermo, ubicado en la calle Paraguay al 4800, por robar elementos de vecinos guardados en la baulera, indicaron fuente del caso a Infobae.

De acuerdo la información, el hombre de 60 años, identificado como J.I.F., fue desenmascarado tras la denuncia de uno de los inquilinos, quien se presentó en de la Comisaría Vecinal 14 A y aseguró que le habían robado un frigobar y una bicicleta que tenía guardadas en la baulera del inmueble.

Según contó, había encontrado el candado violentado y, al abrir, notó que le faltaban sus pertenencias. La víctima no necesitó demasiado para descubrir al ladrón que, a diferencia de “Eliseo”, el personaje encarnado por Francella, J.I.F. no desplegó demasiado ingenio en el golpe. Al inquilino solo le bastó con acudir a las imágenes de las cámaras de seguridad, que no habían sido borradas ni alteradas.

La bicicleta y el minibar fueron encontrados en el departamento del encargado
La bicicleta y el minibar fueron encontrados en el departamento del encargado

En ese momento, logró observar a un hombre que se escabulló al espacio de guardado, rompió el candado y tomó la bicicleta y el frigobar, sin más testigos que las lentes que lo registraron. De esta manera, descubrió al autor material del robo.

La Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 21 a cargo de Carlos Alberto Vasser ante la Secretaría del Dr. Pérez dispuso el relevamiento de las cámaras de seguridad y consigna policial a la espera del sospechoso. Tal como lo había declarado el vecino, a esa altura ya no había demasiadas dudas.

Efectivos de la policía porteña esperaron que termine el turno del encargado para arrestarlo. Cerca de las 21, cuando salió del edificio, lo interceptaron para identificarlo.

Al darle aviso al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°41 a cargo de Laura Bruniard ante la Secretaría N°112 del Dr. Álvarez, se dispuso mantener la consigna policial para prevenir que el implicado se ausente o que retirara del lugar los elementos involucrados en la investigación.

Finalmente, el magistrado interventor libró una orden de allanamiento en el departamento del involucrado y solicitó la intervención de la División Investigaciones Comunales (DIC 14). Los oficiales que llevaron adelante el procedimiento hallaron en esa propiedad los elementos sustraídos al vecino de Palermo. De esta manera, la bicicleta y el minibar fueron secuestrados.

Enterado de los pormenores, la Justicia ordenó la detención y el traslado del imputado a la sede policial correspondiente a la espera de las actuaciones judiciales de rigor.

Mientras la serie de televisión por internet encabezada por el reconocido actor argentino ya anunció su tercera temporada, el encargado de Palermo deberá enfrentarse a un proceso penal que puede poner fin a su carrera.

Un fallo laboral ratificó el despido de un encargado de edificio por espiar a los propietarios

En febrero se dio a conocer otro caso insólito en el que estuvo involucrado el encargado de un edificio de Villa Pueyrredón, al que despidieron por espiar a los propietarios.

Sucede que la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo confirmó un fallo de primera instancia que consideró justificado el despido de un portero que fue descubierto mientras espiaba a distintos propietarios del lugar a través de la cerradura. Para el tribunal, los hechos acreditados en la causa implicaron una violación a “la confianza que se tuvo en miras al contratarlo” para un servicio realizado bajo un ámbito “de alta privacidad y reserva”.

Un vecino, en calidad de testigo, contó que un mediodía, al escuchar que el hombre barría y pasaba el trapo a lo largo del pasillo de su departamento, se asomó por la mira de la puerta de su casa y lo encontró mirando por la cerradura del departamento de su vecina, una joven maestra jardinera.

Ese comportamiento se repitió con otros inquilinos, por lo que fue despedido.