El novio de la soldado de la Armada asesinada en Bahía Blanca no ratificó la confesión del crimen ante el fiscal

Jorge Rojas (23), el militar acusado de matar a Agustina Nadal Herrera (21), se negó a declarar ante la Justicia y pidieron su prisión preventiva

Agustina y su presunto asesino
Agustina y su presunto asesino

El miércoles por la mañana, Jorge Rojas, un marino de 23 años que cumplía funciones en la Base Aeronaval Comandante Espora en Bahía Blanca, se acercó hasta una comisaría y realizó una confesión macabra: le dijo a los policías que él había asesinado y descartado el cuerpo de su novia, Agustina Nadal Herrera (21), una soldado de la Armada que llevaba cinco días desaparecida. El joven quedó aprehendido y el cadáver fue encontrado en un arroyo, envuelto en una bolsa de dormir.

Pero para que su relato escabroso tuviera validez judicial debía ratificarlo ante el fiscal de la causa, Rodolfo De Lucía. Sin embargo, no lo hizo. Según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, Rojas se negó a hablar en la indagatoria, por lo que el funcionario judicial pidió inmediatamente la prisión preventiva y lo imputó del delito homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género. Ahora la palabra la tiene el juez de Garantías.

El paradero de la joven se desconocía desde el sábado tras el partido de Argentina frente a México por el Mundial de fútbol que se disputa en Qatar y era buscada tras una denuncia debido a que no se había presentado a trabajar en la Base, donde se desempeñaba como marinero segunda voluntaria. Allí era compañera de Rojas y desde hace al menos un año mantenían una relación amorosa. Al menos así lo reveló la tía de la víctima en una entrevista concedida a este medio el día de ayer.

Te puede interesar: El infierno tóxico que sufrió una soldado de la Armada antes de ser estrangulada hasta morir

Según las primeras informaciones, Rojas se había presentado en la sede de la comisaría cuarta donde se autoincriminó y confesó que “tras una discusión, mató a su novia para luego colocarla en una bolsa de dormir y posteriormente tirarla en un sector del arroyo Napostá”. Allí, los efectivos la encontraron.

El resultado de la autopsia reveló que Agustina murió por estrangulamiento. De acuerdo con lo que reveló el Ministerio Público Fiscal, su fallecimiento se produjo por una “compresión externa de la laringe lo que produjo interrupción en la ventilación con insuficiencia respiratoria”. Además, tenía moretones en el cuello, en el cráneo y en el rostro. La clave ahora es lo que tenga para decir Rojas.

Agustina era soldado de la Armada desde hacía al menos dos años
Agustina era soldado de la Armada desde hacía al menos dos años

Con la confesión policial del novio de la víctima, el fiscal De Lucía dejó aprehendido al imputado y solicitó una serie de rastrillajes en la zona, como así también peritajes, un análisis de redes sociales y el secuestro de teléfonos celulares.

Fue así que personal de bomberos, buzos y efectivos policiales hallaron el cuerpo de la mujer en el arroyo, a la altura de la calle Berutti al 2300. El cuerpo tenía una camiseta de la selección argentina similar a la que llevaba puesta la mujer el sábado. Se encontraba envuelto en una bolsa de dormir cubierta con una frazada y atada con una soga. La sospecha es que el crimen habría ocurrido el mismo sábado en horas de la noche, ya que coincide con la data de la muerte estimada por los forenses.

Te puede interesar: “Que se haga justicia, quiero rehacer mi vida”: la declaración del novio de Pilar Riesco antes del veredicto por su muerte

De acuerdo con las revelaciones brindadas por la tía de la joven, Agustina mencionó varias veces que no soportaba más porque “era muy obsesivo, controlador y tóxico”. Y por eso, para la familia no hay dudas de que el joven de 23 años es el femicida. Agustina le relató a sus primas que Rojas era celoso, posesivo y que discutían por cualquier motivo.

“En las vacaciones de invierno ella volvió a venir y vino con él. Dijo que era un amigo. Cuando estuvo acá se mostró con un perfil muy bajo, sumiso. Se veía muy inocente. Estaba sentadito ahí. La que hablaba era mi sobrina. Él, nada. Se veía como una mosquita muerta total. Nunca sospechamos que iba a pasar eso. Sí después ella le comentaba a las primas que era tóxico, obsesivo y la celaba”, contó Lorena.

En un comunicado, la Armada Argentina repudió “todo tipo de conductas y actos de violencia de género” y se puso a disposición de la Justicia para esclarecer el caso.

Seguir leyendo

Últimas Noticias

Hallaron que hay memoria genética del vello corporal y creen que aportará una solución a la alopecia

Investigadores de universidades de EE.UU revelaron que la información de la capa de vello perdida por la adaptación de la especie se encuentra en los genes. Creen que podría ser la punta del iceberg para terminar con cierto tipo de calvicie

Más pagos digitales: las facturas de servicios públicos podrán pagarse con criptomonedas

Una alianza entre dos fintech posibilitará abonar los servicios de más de 9.000 compañías con Bitcoin o cualquier otra moneda digital. También se utilizará para recargar celulares

Llega a la Argentina una nueva agencia de marketing del gigante global WPP

EssenceMediacom consolidará su participación en el mercado local y regional, apuntando a dar soluciones a las marcas “hacia un futuro cada vez más digital, acelerado y transformador”

Robledo Puch íntimo: el amor enfermizo por su amigo cómplice y el día que amenazó de muerte a su padre

A poco de cumplirse 51 años de su caída, y en medio de su pedido de libertad para ser alojado en un asilo, dos de las personas que más marcaron al asesino con cara de ángel: su amigo Jorge Ibáñez y su padre Víctor

Jones Huala pasó la noche solo en una celda de un pueblo turístico y enfrenta un nuevo juicio de extradición a Chile

Por acción del fiscal rionegrino Marcos Sosa Luckman, Jones Huala fue trasladado discretamente desde El Bolsón a la Comisaría 36 de Dina Huapi, por un trayecto de 150 kilómetros
MAS NOTICIAS

TE PUEDE INTERESAR