El acceso al Casino City Center Rosario
El acceso al Casino City Center Rosario

Un nuevo asesinato, el 13° en lo que va del año en Rosario, volvió a poner en el centro de la escena a la ciudad santafesina: el sábado por la noche, un hombre de 64 años llamado Enrique Encino fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando se encontraba en el balcón de fumadores del Casino City Center. Las características del hecho -por primera vez se produce un ataque contra ese edificio sin tener un blanco determinado- conmocionaron a la ciudad y motivaron una rápida intervención de las fuerzas de seguridad.

En ese contexto, tras un operativo realizado por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) de la Policía Santafesina y la Agencia de Investigación Criminal, a las 00.30 de hoy fue detenido Maximiliano “Cachete” Díaz, quien es señalado como el organizador del ataque a balazos que fue ejecutado por dos hombres en moto.

Fuentes de la policía santafesina señalaron a Infobae que el detenido es un hombre estrechamente vinculado a “Guille” Cantero, líder de Los Monos que se encuentra detenido en el sector de máxima seguridad de la cárcel de Ezeiza.

Maximiliano
Maximiliano "Cachete" Díaz al ser detenido anoche.

“Esta persona estaba mencionada en otras investigaciones y ahora fue sindicada en este hecho. El fiscal tiene elementos para imputarla”, consideró Sebastián Carranza, director de Prensa de la Fiscalía Regional 2. “La primera línea de investigación y la más concreta es la de un atentado con armas contra el inmueble que lamentablemente terminó en un homicidio”, apuntó.

En declaraciones a Radio 2 de Rosario, el funcionario judicial precisó que “en principio, la audiencia imputativa va a ser entre miércoles y jueves; por el momento es por una participación en la organización” del hecho que provocó la muerte de Encino.

El diputado provincial Carlos del Frade atribuyó el recrudecimiento de los hechos de violencia -en particular este asesinato- al reciente desplazamiento de 42 jefes policiales que fue impulsado por el gobierno provincial con el Ministerio de Seguridad a cargo de Marcelo Saín. El legislador planteó que con su modus operandi, los atacantes buscaron sembrar un mensaje de terror: “Acá puede morir cualquiera”.

SEGUÍ LEYENDO: