Navila Garay
Navila Garay

El fiscal de Dolores, Diego Escoda, afirmó que por el femicidio contra Navila Serena Garay, en Chascomús, hay un "único autor que es la persona que está detenida y no hay pruebas suficientes como para imputar a otra persona".

La adolescente de 15 años estaba desaparecida desde el 10 de septiembre pasado y fue hallada ayer asesinada de 17 mazazos en la cabeza y enterrada en el patio de una casa. Por el femicidio detuvieron a Néstor Garay (56), primo lejano de la madre, que trabaja como parquista y jardinero.

Según los primeros resultados de la autopsia, Garay tenía múltiples fracturas de cráneo, no presentaba signos de abuso sexual -aunque se ordenaron estudios complementarios-, y la data de muerte es de cinco días, lo que coincide con la fecha de la desaparición.

Ayer se realizó una marcha para reclamar justicia que terminó con incidentes frente a la comisaría 1º de Chascomús, ubicada en Lastra y Sarmiento, que fue atacada con piedras y otros objetos contundentes por los manifestantes.

La fiscal a cargo de la investigación, Daniela Bertoletti, admitió ayer en declaraciones públicas que si bien aún no estableció el móvil del crimen, cree que debe haber ocurrido entre ellos "una discusión o algo que motivara una reacción violenta".

Escoda, en tanto, y consultado por Radia La Red, agregó que Néstor Garay es -hasta el momento- el "único autor" del crimen y que "no hay pruebas suficientes como para imputar a otra persona", ante las versiones de que podría haber contado con la ayuda de un tercero.

Débora, la madre de la víctima, afirmó ayer que el sospechoso detenido "acosaba y la llamaba por teléfono continuamente" a Navila y calificó al jardinero como "un abusador, una basura y un pedófilo".

La vivienda donde apareció la víctima no está habitada en forma permanente, sino que se utiliza como casa de fin de semana una familia del partido de Berazategui. La dueña de la propiedad se presentó el domingo en la estación de Policía Comunal de Chascomús para contar que el miércoles pasado su jardinero, Garay, la llamó para pedirle permiso para "enterrar un perro" en el predio.

"Cuando la señora viene a Chascomús, advierte que el lugar era demasiado grande para enterrar el perrito y al mismo tiempo toma conocimiento de la desaparición de Navila, entonces se presenta en la comisaría y comenta esto que le llamó la atención", contó Bertoletti.

Con esa información, la Policía y personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 de Chascomús realizaron un allanamiento en la quinta, donde tras excavar en un sitio de tierra removida hallaron el cuerpo de la joven.

Caso Navila Garay detenido
Néstor Garay, el principal acusado del crimen

Bertoletti detalló que el pozo donde se encontró el cadáver tenía unos "60 centímetros de profundidad" y estaba "tapado con escombros, rama y tierra"."Creo que esta persona tenía intenciones de regresar al lugar y fue sorprendida por la circunstancia de que llegaron los dueños de casa antes. Para mí no tuvo tiempo de limpiar todo eso y probablemente tendría otra idea en la cabeza", agregó la fiscal.

Para Bertoletti, la misma casaquinta donde fue enterrado el cadáver "sería el lugar del hecho" y en particular señaló un "galponcito que está en el fondo" y era el único sitio de la propiedad donde el jardinero tenía acceso para guardar herramientas.

La fiscal confirmó que como posibles armas homicidas se secuestraron allí "una maza y palos con presunto tejido hemático".

"No creo que haya sido una intención de abuso, sí algo que hizo explotar en ese momento la situación", conjeturó la fiscal, quien agregó que, antes de ser detenido, Garay declaró como testigo que Navila lo había ido a extorsionar.

"Él en su primera declaración manifiesta que ella fue a pedirle dinero. Comenta que ella lo estaba extorsionando con que, si no le daba dinero, lo iba a denunciar por abuso sexual", señaló Bertoletti, que indagará a Garay por el delito de homicidio.

"Había relación frecuente, ella iba a la casa. Iba a cenar y a bañarse a la casa, él le mandaba un remís y ella iba", confirmó.

Según testimonios recogidos por los pesquisas, el último día que Navila fue vista con vida fue el martes 10 de este mes, entre las 18 y las 18.30, cuando tomó un remís hasta la casa de Garay. La fiscal presume que luego el imputado "engañó" o llevó "por la fuerza" a la joven hasta la casaquinta, donde se cometió el crimen.

La denuncia por la desaparición de Navila fue presentada por la familia el miércoles por la noche, es decir, al día siguiente de su desaparición, y Garay ya estaba bajo sospecha y sus dos posibles domicilios fueron allanadas, porque se sabía que la chica había ido hasta uno de ellos en remís.

Para Bertoletti, "hay prueba más que contundente" contra el acusado, ya que su casa "fue el último lugar donde se acreditó que estuvo" la víctima y donde su celular dejó de tener actividad, y además, el sitio del hallazgo del cuerpo es donde Garay trabajaba como jardinero.

Seguí leyendo: