La vida de Guillermo Federico Ibarrola se transformó en un infierno de seis días por un error policial. Ibarrola, de 39 años, fue detenido el sábado pasado en el barrio porteño de Retiro acusado de haber cometido un robo agravado en 2016 en Bahía Blanca. De acuerdo a la base de datos del sistema que utiliza la Policía de la Ciudad tenía un pedido de captura del Juzgado de Garantías N° 2 de esa ciudad bonaerense.

Pero cuando Ibarrola era trasladado a una cárcel provincial los investigadores del caso advirtieron que había habido un error. "Cuando lo buscaron, había 23 con ese nombre en todo el país y se equivocaron en la carga, pusieron el DNI del joven que fue detenido en Retiro y vive en Ezeiza y no el de Bahía Blanca. Es decir, el Sistema de Reconocimiento Facial funcionó bien, pero estaba mal cargada la búsqueda", argumentaron fuentes judiciales a la agencia estatal Télam.

"Nunca pensé que me iba a tocar vivir algo así. Me tocó a mí pero le puede tocar a cualquiera", comentó la víctima en la terminal de Retiro, lugar al que llegó en micro después de haber sido traslado al juzgado de Bahía Blanca, donde había sido detenido casi una semana antes.

Guillermo Federico Ibarrola tiene 39 años
Guillermo Federico Ibarrola tiene 39 años

Cuando los agentes lo aprehendieron el sábado pasado Guillermo les remarcó varias veces que jamás había estado en Bahía Blanca y que nunca había cometido un delito ni tenía antecedentes penales.

"Dos policías se me acercan, me detienen, me piden el DNI y me dicen que los acompañe. Yo pensé que me iban a pedir que saliera de testigo de algo pero me dicen que quedaba demorado por una causa por robo agravado. Me llevan detenido y pasaban los días y nadie me decía nada, nadie me explicaba nada", contó.

"Me dicen que iba a quedar demorado porque tengo una causa en Bahía Blanca por robo agravado. Yo empece a decir que nunca estuve ahí, me decían que si y me tuvieron demorado desde el sábado hasta ayer, jueves, que me pareció muy raro. Yo quería que me llevaran lo más rápido posible a Bahía para aclarar todo, pero seguía detenido acá, amargado, pensando cualquier cosa", explicó el hombre, quien remarcó: "Me podrían haber arruinado la vida".

El jueves un móvil policial lo fue a buscar para trasladarlo a una cárcel y en el camino llamó la fiscal del caso. "Se comunicó con los policías y un jefe de ellos les dijo que me cuiden, que no me pase nada y preguntaron si iba esposado, que me saquen las esposas", relató Ibarrola.

El hombre buscado por la Justicia era Guillermo Walter Ibarrola. Una persona con un nombre y número de DNI distinto.

"Ojalá que esto sirva para que no le pase a alguien como yo, que nunca cometí un delito, que nunca estuve detenido, trabajé toda la vida pero me podrían haber arruinado la vida a mi y a mi familia", insistió Ibarrola a la prensa.

 

Seguí leyendo: