Luego de una intensa investigación por más de un mes, la Fiscalía de la Ciudad logró una importante condena para el conductor que realizó trompos en pleno Palermo con un auto súper deportivo y cuyas imágenes se viralizaron a través de las redes sociales.

El dueño del Audi R8 –valuado en más de 400 mil dólares– hizo todo lo posible para evadir la Justicia: se mudó de domicilio, escondió el vehículo por un tiempo y luego lo "ploteó" (cambió de color), según pudo saber Infobae. Sin embargo, con ayuda de la Asociación Madres del Dolor y tras seis allanamientos y la intervención de teléfonos celulares, Nicolás Avallone fue ubicado y condenado.

"Espero que la jueza de la causa done el dinero a una causa o que se utilice el auto donde hace falta, no para hacer trompos en una avenida", dijo Viviam Perrone, quien perdió a su hijo Kevin Sedano, el joven que murió atropellado en el 2002.

Su hallazgo fue posible gracias a una mujer que horas antes había visto el vehículo. Gracias a su testimonio, identificaron la patente y lograron ubicarlo.

Andrea Scanga, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Número 11, explicó a Telefe Noticias que la condena es un año de prisión en suspenso y 8 meses de inhabilitación efectiva, es decir, no puede manejar ningún tipo de vehículo.

"Estamos muy satisfechos con el resultado de la investigación por muchas razones: se comprobó la eficiencia de la justicia cuando despliega todos los recursos de que dispone. Esta vez fue en un caso grave de conducción riesgosa, un tema que desvela a la sociedad, como se pudo comprobar con la colaboración de testigos espontáneos. Identificamos el auto, a su conductor, se impusieron las sanciones correspondientes y se logró el secuestro y la posterior donación al Estado de un auto de medio millón de dólares", resumió Scanga.

Además, Avallone deberá cumplir con tareas comunitarias realizando controles de alcoholemia y participar de charlas sobre educación vial.

El 14 de mayo pasado, Avallone interrumpió el tránsito en el cruce de las avenidas Santa Fe y Juan B. Justo para realizar trompos en plena calle generando una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas.