Denunciaron a una clínica de zona norte por no informar un posible caso de coronavirus en una mujer que tenía la enfermedad y murió

Se trata del Centro de Salud Norte, de Villa Adelina, partido de Vicente López. Su hermano hizo la denuncia judicial. Todo el personal de la clínica que estuvo en contacto con la paciente, de la cochería y sus familiares directos están en aislamiento obligatorio

La clínica privada Centro de Salud Norte, en Gervasio Méndez 3952, Villa Adelina, partido de Vicente López
La clínica privada Centro de Salud Norte, en Gervasio Méndez 3952, Villa Adelina, partido de Vicente López

Familiares de una mujer de 65 años que falleció el 6 de abril último en la clínica privada Centro de Salud Norte, en Villa Adelina (partido de Vicente López) denunciaron en la Justicia a esta institución médica, por no haberlos informados de que la víctima era un posible caso de coronavirus y no haber tomado ninguna precaución al respecto. Tras el deceso y ante las dudas de los familiares, estos hicieron una denuncia que recayó en el Juzgado Federal Nº 1 de San Isidro, a cargo de Sandra Arroyo Salgado, quien ordenó un hisopado para extraer una muestra del cuerpo. El resultado del test se conoció el sábado último y dio positivo.

Por la falta de medidas para prevenir el contagio de COVID-19, el Juzgado y la Secretaría de Salud de Vicente López dispusieron el aislamiento obligatorio de la familia que estuvo en contacto con la fallecida, de todo el personal de la cochería contratada para el trámite del sepelio, del ambulanciero y su familia a cargo del traslado del cuerpo, y de todo el personal asintomático de la clínica que estuvo en contacto con la paciente.

El Municipio de Vicente López –que tomó intervención en el caso a partir de ser informado por el Juzgado–, resolvió asimismo que la clínica “no reciba más pacientes de momento hasta tanto se determine el alcance de los posibles infectados”.

Este medio trató infructuosamente de comunicarse a lo largo del día con este nosocomio, ubicado en Gervasio Méndez 3952, Villa Adelina, pero nadie respondió el teléfono que figura en la web.

Si bien este es el primer caso que se judicializa, lo que sucedió en el Centro de Salud Norte no sería una excepción, según diferentes testimonios que recogió Infobae de funerarias y ambulancieros. “No es un caso aislado, está pasando en otras clínicas privadas, no están notificadas del protocolo a seguir, por lo que estoy viendo. No están tomando las precauciones necesarias”, le dijo Juan Carlos Cuburu, gerente de la Asociación de Empresas de Servicios Fúnebres de la Provincia de Buenos Aires (ASEF), a este medio

La mujer fallecida, una jubilada cuyas iniciales son F.M.A.C. – Infobae resolvió no publicar el nombre completo en resguardo de su identidad–, entró al Centro de Salud Norte el 7 de marzo pasado con un cuadro de infección urinaria severa, que implicó que fuera internada en terapia intensiva. Tras una mejora, fue pasada a terapia intermedia. No presentaba en ese momento ningún síntoma compatible con coronavirus.

Según la denuncia hecha por su hermano –quien no accedió a hablar públicamente por el momento–, la víctima fue encontrada por la familia tres semanas después, el 30 de marzo, “con mascarilla de oxígeno y nebulizaciones", debido a que le habrían dejado en el nosocomio las ventanas abiertas y "se había enfriado”. Posteriormente, según el relato del denunciante ante la Justicia, la mujer le había pedido a un familiar pastillas porque “le dolía mucho la garganta”, y al hablar por teléfono la “notó afónica, agitada y muy caída”. Al día siguiente, el hermano de la mujer concurrió a la clínica y notó que “empezó ahogarse, motivo por el cual fue trasladada a terapia intensiva” donde tuvo dos paros cardíacos, el segundo de los cuales le causó la muerte.

Pese a esos síntomas, la familia denunció que la clínica nunca le realizó el hisopado para saber si se había contagiado COVID-19, que la mujer fue visitada por distintos familiares sin protección alguna y que “tampoco los médicos y enfermeros que asistían contaban con elementos adecuados para mantenerse aislados”.

La confirmación de que se había contagiado coronavirus recién llegó luego de que la jueza Arroyo Salgado dispusiera que se retirara el cuerpo del local de M. Menini Sepelios, de Villa Ballester, adonde había sido llevado el mismo 6 de abril a la noche, y se le hiciera un hisopado y autopsia en la Morgue Judicial, que depende de la Corte Suprema. El organismo pericial mandó a hacer el estudio al Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Facultad de Medicina de la UBA. Como el resultado fue positivo, Infobae pudo saber que no “se abrió el cuerpo por la recomendación que hace el Ministerio de Salud sobre el manejo seguro de cadáveres”, por lo que “se remitió al Juzgado la descripción" de cómo se encontraba el cuerpo.

Si bien estaba previsto en un primer momento que F.M.A.C. fuera cremada, la familia resolvió que esa decisión quedó en suspenso hasta que la Justicia aclare con precisión las causales de la muerte de la víctima y se determinen las responsabilidades.

Arroyo Salgado también informó del resultado positivo de COVID-19 a las autoridades municipales de Vicente López, partido donde está la clínica; a las de San Martín, donde vivía la mujer; y a las de Pilar, donde reside su familia.

Según informaron a Infobae desde el Municipio de Vicente López, al recibir el oficio se pusieron en contacto el sábado último con las autoridades del centro de Salud Norte. “Se procedió a otorgar licencia y aislamiento domiciliario a todo el personal asintomático de la clínica que estuvo en contacto con la paciente durante su internación. Se solicitó al director médico, Dr. Jorge Pinzetta, informe por escrito datos filiatorios de los mismos y contacto para el debido control diario que haremos con nuestro equipo de Epidemiología. Solicitamos el listado del personal sintomático, si lo hubiera, para proceder a realizar los correspondientes hisopados y su aislamiento hospitalario. Establecimos contacto con los familiares a fin de proceder a su seguimiento epidemiológico, y también se dispuso que dicho lugar no reciba más pacientes de momento hasta tanto se determine el alcance de los posibles infectados”, explicaron en el Municipio a cargo de Jorge Macri. Asimismo, precisaron que “se está haciendo el seguimiento y monitoreo de una empleada de la clínica por ahora asintomática que intervino en el procedimiento judicial que ordenó Arroyo Salgado”.

Otros posibles contagiados

Ante la confirmación de COVID-19, tanto la familia de la víctima como la cochería Menini y los ambulancieros fueron notificados por el Juzgado de que debían mantener aislamiento domiciliario absoluto hasta el 26 de abril.

“Cuando nos llamaron del Juzgado para informarnos que el resultado era positivo, nos dijeron al principio que nos hagamos el hisopado por nuestra cuenta. Pero nosotros les dijimos que éramos también perjudicados porque habíamos tenido contacto directo con el hermano de la mujer, que había estado con ella en la clínica. Incluso, el hermano nos contó que le había estado cortando las uñas poco antes de que se descompensara, cuando lo hicieron salir de la habitación y no supo más nada hasta que luego le informaron que había muerto. Lo mismo nuestros dos ambulancieros, uno de los cuales fue el que retiró el cuerpo de la mujer de la morgue de la clínica”, le contó a Infobae Maricel Menini, empleada de M. Menini Sepelios, e hija y sobrina de los hermanos dueños de la empresa familiar, Marcela y Mario Menini. “Recién después de nuestra insistencia y de haber expresado nuestro enojo, en el Juzgado aceptaron ordenar que nos hicieran el hisopado y a mi tío le llegó por mail la notificación de que teníamos que cerrar la cochería y debíamos permanecer aislados hasta el 26 de abril”, agregó.

La tradicional cochería M. Menini Sepelios, de Villa Ballester.
La tradicional cochería M. Menini Sepelios, de Villa Ballester.

El ambulanciero que retiró el cuerpo de la mujer fallecida de la morgue del Centro de Salud Norte, Edgardo Campagna, le contó a Infobae cómo retiró el cuerpo el pasado lunes 6 de abril. “Estaba con otros tres cuerpos más, todos juntos en la morgue uno al lado del otro, de los cuales dos tenían bolsa mortuoria con cierre, y se veía que habían sido rociados con lavandina. La supervisora me dijo que eran posibles COVID-19, aunque no tenían ni cartelito, ni bolsa roja, ni nada especial. Estaban en la bolsa común mortuoria. El cuerpo de la mujer que tenía que retirar estaba al lado, pero no me dijeron que podía ser otro caso de coronavirus. Yo había ido por precaución, como hago siempre desde que empezó la epidemia, con barbijo y guantes, pero no me avisaron nada. Cuando es un caso confirmado o posible de coronavirus, el cuerpo tiene que estar en una bolsa hermética especial, de color rojo. Así me entregaron un cuerpo el otro día en el (Hospital) Zubizarreta (en la Ciudad de Buenos Aires). Tampoco me dieron el certificado de defunción en el momento porque me dijeron que no estaba el médico”.

El certificado recién estuvo al otro día. “Cuando llegó el cuerpo a la funeraria, por las dudas que nos había transmitido el hermano de la fallecida sobre cómo se habían manejado en la clínica y sobre la causa de la muerte, nosotros rociamos la bolsa con lavandina, la metimos adentro del ataúd, lo cerramos y lo envolvimos todo con un film, para que quedara sellado. Al día siguiente, cuando mandamos a buscar el certificado de defunción, vemos que le habían puesto ‘paro cardíaco, shock refractario e insuficiencia respiratoria’. Nos llamó la atención lo de insuficiencia respiratoria, porque el hermano nos había dicho que no había ingresado por eso, pero que luego supo que había tenido diarrea y tos. Pero él pensaba que su hermana iba a salir de alta. Últimamente empezamos a ver que, en otros casos, también empezaron a poner insuficiencia respiratoria”, reconstruyó Menini ante Infobae.

La nieta del fundador de esa tradicional casa de sepelios de Villa Ballester contó que tuvieron que concurrir anoche al Hospital Thompson, del Municipio de San Martín, junto con su madre Marcela y su tío Mario, a realizarse la extracción de la muestra para el hisopado. “Nos vinieron a buscar en una ambulancia del SAME, nos dieron barbijos y nos llevaron al Thompson. Primero nos quisieron sacar la muestra en una especie de container de madera, donde la enfermera no tenía ni barbijo ni guantes. Le dijimos que no, que nos parecía muy inseguro, y finalmente accedieron a tomarnos la muestra en la misma ambulancia”, relató Menini, quien se desmayó cuando le extrajeron la muestra por el dolor que le provocó la introducción del hisopo –que era largo, según recordó– en la nariz.

“Después yo tuve que ingresar con el médico de la Guardia, de nombre Daniel Inion, a completar todas las planillas. Este médico se portó muy bien y estaba muy molesto por la situación de que hubiéramos tenido que ir al hospital para hacernos el test. Me dijo que era una locura que nos hubieran expuesto así, con la cantidad de casos de COVID-19 que había ahí”, agregó.

Ahora Menini espera junto a su tío y su madre, con angustia, el resultado del análisis. Su tío Mario denunció a la línea del 0800 del Monitoreo Ciudadano de Vicente López lo ocurrido en la Clínica del Salud del Norte. Según le adelantó a Infobae, luego del resultado, iniciarán acciones legales contra este nosocomio por el perjuicio causado, tanto por el posible riesgo para su salud como por el daño económico.

Marcela y Mario Menini, actuales dueños de la cochería damnificada por el Centro de Salud Norte. En el medio "Cacho", uno de los fundadores de la funeraria de Villa Ballester.
Marcela y Mario Menini, actuales dueños de la cochería damnificada por el Centro de Salud Norte. En el medio "Cacho", uno de los fundadores de la funeraria de Villa Ballester.

Campagna también se lamenta de la situación que está viviendo desde hoy. “Ahora yo no puedo salir a trabajar hasta el 26 de abril, ni siquiera puedo salir a la puerta”, le dijo a este medio. Este ambulanciero vive en Moreno y es el sostén principal de su familia. Junto con su mujer y tres hijos, todos deben cumplir el aislamiento obligatorio y hacerse el hisopado. Hoy les informaron desde el área de Epidemiología del Municipio de ese partido bonaerense que mañana irán a hacerles la extracción a domicilio para la muestra del test y que, independientemente del resultado, no podrán salir de su casa hasta el 26 de abril.

Su mujer, Elizabeth Izarrualde –quien trabaja como gestora de certificados de defunción para distintas cocherías– también se quejó por las consecuencia que les generó la imprevisión de la Clínica de Salud Norte. “Nosotros teníamos permiso para circular por prestar servicios funerarios. Ahora no podemos trabajar y roguemos que nos dé negativo el análisis. Hasta ahora no tuvimos síntomas. Pero no podemos ni ir a comprar el pan, porque vino la Policía hoy a notificarnos del aislamiento y todos los vecinos se enteraron de que podemos estar infectados”.

Cuburu le dijo a Infobae que “en el 90% de los casos, las clínicas privadas, los geriátricos y los centros de salud no implementan un protocolo para casos COVID-19 y no poseen un lugar específico que funcione como una morgue, una habitación aislada donde alojar el cuerpo de un fallecido con posible coronavirus. Lo único que quieren es que la cochería se lo lleve rápido porque no tienen dónde ponerlo”. En ese sentido, reclamó una normativa clara del Ministerio de Salud de la Nación sobre cómo proceder con los cadáveres que pueden haber sido contagiados por COVID-19 o hayan dado resultado positivo.

Seguí leyendo:

Preocupación de funerarias ante la falta de una normativa clara sobre cómo manejar cadáveres



MAS NOTICIAS

Te Recomendamos