¿A dónde van los famosos después del boliche y las exclusivas fiestas de Punta del Este?

Políticos, empresarios, actores y modelos pasan a saciar el apetito de la madrugada por “Lo del Galle”, en La Barra. Quién es su dueño y cuáles son las divertidas historias que atesora por estar -además- detrás de la puerta de la disco más emblemática de Punta?

El Gallego junto a Juan Martín del Potro en su local de Punta del Este
El Gallego junto a Juan Martín del Potro en su local de Punta del Este

Después de una divertida noche de verano y antes de acostarse, los famosos hacen una parada que se convirtió casi obligada en La Barra. Parece que fuera el mediodía pero no. Son las 5 de la mañana y las hamburguesas con papas fritas, los chivitos y los sándwiches recorren las mesas colmadas de gente en Lo del Galle. Sí, el tradicional café con medialunas después de un madrugón en el boliche o en una fiesta, está out en Punta del Este.

Al mando de este local está su dueño, al que todos los habitués de Tequila sólo conocen como el Gallego. Justamente, su bar está casi en frente de la discoteca más exclusiva de Punta del Este y de Buenos Aires, donde -desde hace más de dos décadas- El Gallego está detrás de la puerta que, todos los que alguna vez visitaron el balneario uruguayo, seguro quisieron atravesar, al igual que alguna vez lo hicieron Giuseppe Cipriani junto a Naomi Campbell y Tara Reid, por solo mencionar algunos famosos internacionales.

Así es que, el Gallego, se convirtió en el amigo de todos los famosos y habitués de Tequila, a quienes -una vez finalizado el dancing en la disco- los recibe en su bar, que invita a que la noche se estire hasta la mañana.

Nacho Viale y el Gallego
Nacho Viale y el Gallego

Lleno de anécdotas con famosos nacionales e internacionales, el emblemático hombre de la puerta de Tequila se dio el lujo de dejar afuera de esa disco nada menos que a los custodios de la Casa Real de España. Varios años atrás, cuando el actual rey Felipe IV de España era príncipe de Asturias y aún su mujer Letizia no había aparecido en su vida, pasó unos días por Buenos Aires. Los días de soltero del entonces joven príncipe transcurrían normalmente y los disfrutaba acompañado de un amigo. Una noche, ambos quisieron conocer Tequila, sin pensar que el Gallego les impondría una estricta condición.

“Esa condición la tenemos para todos los famosos nacionales e internacionales, empresarios o políticos: su seguridad no puede pasar, ya que los únicos encargados de la seguridad somos nosotros. El entonces príncipe Felipe quería pasar con el jefe de la custodia real, pero le dijimos que no era posible. Las ganas de Felipe eran tantas, que finalmente tuvo que ceder y, ante el desconcierto de sus custodios, decidió pedirles que se quedaran afuera y entró acompañado solamente por su amigo”, recuerda el Gallego.

Durante todo el día, el bar permanece abierto y, además, se realizan eventos y desfiles, como en esta oportunidad en la que el ex ministro de Producción, Francisco Cabrera, asistió al desfile de Maureene Dinar. En la foto posa junto al Gallego, su mujer María y Soledad Solaro
Durante todo el día, el bar permanece abierto y, además, se realizan eventos y desfiles, como en esta oportunidad en la que el ex ministro de Producción, Francisco Cabrera, asistió al desfile de Maureene Dinar. En la foto posa junto al Gallego, su mujer María y Soledad Solaro

La misma suerte corrió nada menos que Bono, después de un multitudinario recital. Sí, el líder de U2, también tuvo que dejar a toda su seguridad afuera de Tequila pero consiguió su cometido: pasar la velada en la mesa de su dueño, Osvaldo Brucco.

“Bono vino con varios amigos y algunos de la banda. No le permitimos el ingreso a su seguridad, pero además, él quería estar en la mesa del dueño. Como ese sitio está solo para los amigos de Osvaldo, Bono no tenía acceso y, mucho menos, con toda su gente. Así que, los dejó a todos abajo y se quedó 5 horas compartiendo la noche con Osvaldo y sus amigos”, cuenta.

Benjamín Alfonso, a punto de disfrutar de un chivito post boliche
Benjamín Alfonso, a punto de disfrutar de un chivito post boliche

Testigo de cientos de historias de amor entre famosos, muchas de las cuales llegaron a la prensa y otras se mantuvieron en el más estricto silencio, el Gallego cuenta que recién ahora que el romance entre Tini Stoessel y Sebastián Yatra comenzó en Tequila. “Con mucho esfuerzo, logramos que no salieran ni fotos ni videos de esa noche romántica”, revela.

El ex tenista Gastón Gaudio en el local de La Barra
El ex tenista Gastón Gaudio en el local de La Barra

En una exclusiva fiesta en Tequila, los organizadores del evento no habían tenido en cuenta que una de las invitadas, nada menos que Susana Giménez, sólo toma una marca de vino, Chateau Montchenot. “Nos distinguimos por mirar los detalles -por más mínimos que sean- para que las personalidades que vienen se sientan a gusto y como en su casa. Y claro, sabíamos que venía Susana, así que ya teníamos su vino preparado”, dice.

El Gallego con Martín Baclini quien, después de bailar en Tequila, estacionó su Ferrari colorada en la puerta del bar, y desayunó de madrugada antes de irse a acostar
El Gallego con Martín Baclini quien, después de bailar en Tequila, estacionó su Ferrari colorada en la puerta del bar, y desayunó de madrugada antes de irse a acostar

El hombre detrás de la puerta de Tequila también recuerda una divertida anécdota con los tenistas Rafael Nadal y Novak Djokovic. Finalizada una exhibición deportiva, cenaron juntos y quisieron conocer el famoso boliche. Pero ambos querían pasar desapercibidos y entraron de incógnito. El aburrimiento de Nadal contrastaba con el gran sentido del humor de Djokovic, quien se pasó la noche bailando y hasta se animó a hacerlo con una bailarina sobre una tarima. La sorpresa de los clientes al ver la situación fue total, ya que nadie los había visto entrar a la disco.

El Gallego, Maureene Dinar y César Juricich
El Gallego, Maureene Dinar y César Juricich

El Gallego podría escribir un gran libro de anécdotas, con todas las historias de las que fue testigo durante todos estos años. Los personajes nacionales e internacionales más importantes pasaron por la puerta de Tequila que él, con tanto esmero y confidencialidad, cuida. Los famosos lo adoran y es por eso que, post boliche, todos cruzan a terminar la noche -o recibir el día- junto a él en su concurrido bar de La Barra.

Seguí leyendo:

En la calle, entre autos y turistas: quién es el artista que pasa 12 horas por día pintando los paisajes de Cariló

Quién es Gerard Confalonieri, el invitado a las fiestas VIP de Punta del Este y amigo de todos los famosos