"#ModoDiablo está en la casa, bitch, you know, jajaja, yo". Así empieza Mi chain de Roque, una de las canciones de Duki, el raperos furor de la Argentina que acaba de llenar el Luna Park. En sus letras combina siempre algunas palabras del español con otras en inglés y algunas mezclas de ambas. En Instagram, tiene más de dos millones de seguidores. En Youtube, otras tantas millones de vistas. Y una de las palabras que más usa es la que da origen a esta nota: skere.

Marcelo Tinelli con Julián Serrano y Sofi Morandi (Crédito: Jorge Luengo/LaFlia)
Marcelo Tinelli con Julián Serrano y Sofi Morandi (Crédito: Jorge Luengo/LaFlia)

Quienes no habitan el mundo del rap o el trap es posible que la hayan escuchado en boca de Marcelo Tinelli, que aprendió a usarla en vivo en su programa. Si no son seguidores del Bailando y prefieren los temas políticos, puede que hayan leído el tuit de Felipe Solá en el que cuenta que está familiarizándose con el término. O también pueden haberse cruzado con el sencillo pero efectivo tuit de Anamá Ferreira. Simplemente puso "SKERE" y tuvo 30 mil me gusta.

Que es efectivo, es efectivo. ¿Pero qué significa? ¿De dónde sale? Como todo lo que surge del under, no es tan fácil adivinarlo.

Skere, los orígenes

"O sea, no es una palabra que tenga mucho sentido pero se usa para boludeces. Ponele comentás algo piola, tipo algo bueno, y al final mandás un eskereeeee".

Es la primera definición que encontramos de la palabra skere. Nos la da un adolescente de 18 años fanático del rap y del trap. La dice de forma medio gutural, como si amasara un vocablo árabe: skereeeee. O más bien esquere. O ni siquiera: skr. Eso dice: skr.

"Conozco dos orígenes de dónde supuestamente salió", agrega el mismo adolescente. "Uno es que las gomas de los autos hacen skrrr cuando salís arando, como que raspan, y que quedó de ahí. Y la otra versión es que salió del tema de Lil Pump, Esskeetit, que sería tipo Let's get it pero con las letras cambiadas", dice.

Ese tema del que habla tiene más de 300 millones de vistas, repite la palabra skere un número parecido y es del músico Gazzy García (un chico de 18 años conocido justamente como Lil Pump).

Por supuesto, en todo movimiento cultural o contracultural hay escuelas. Otro adolescente sostiene que la variante skr (como las ruedas del auto rechinando en el asfalto) no está relacionado a skere y tiene un uso independiente, aunque complementario.

Anamá Ferreira y su skere en Twitter
Anamá Ferreira y su skere en Twitter

También está quien dice que en realidad skere es una contraseña que tienen los jóvenes para asegurarse que hablan con un par, y que en realidad no tiene ningún sentido. (Pero olvidan, esos jóvenes, que el lenguaje es siempre un sistema de contraseñas, aunque ese es otro cantar).

El aporte del fútbol, la cumbia y el inglés

El año pasado el futbolista Brian Sarmiento trascendió el fútbol y aportó (o más bien potenció) la expresión "tamo activo". Ya no se usa tanto pero en su momento también la adoptó Tinelli, que está siempre atento a lo que sucede entre la gente.

"Tamo activo tamo en vivo" empezó en las redes del futbolista como forma de celebrar triunfos deportivos y se volvió una expresión de carácter: cada vez que se estaba bien, se estaba activo. Este año sin embargo tuvo su reemplazo rápido por otra de las expresiones del momento: ATR.

Uno de sus principales usuarios es Pablo Lescano. Es otro de los términos transgeneracionales: el mismo Felipe Solá la mencionaba en su tuit.

¿Qué significa? Diríase que es de la familia semiótica del tamo activo (ahre*). El significado literal es "a todo ritmo", por eso ATR. El significado simbólico en cambio es, digamos, algo así como "a pleno". Uno está o hace algo a todo ritmo cuando está motivado o por el buen camino.

Hay más palabras con las que uno se puede cruzar sin saber qué son (o ante las que uno preferiría no saber qué son). Milipilis y Tinchos son por ejemplo la manera de nombrar a las y los jóvenes superficiales, con mucho poder adquisitivo y, presumo, una actitud de vida basada en el consumo y la pose.

Pablo Lescano impone el ATR
Pablo Lescano impone el ATR

El lenguaje de las redes también incorporó del rap (y del trap, ahora) la costumbre de mechar palabras en inglés en oraciones en español. Hace más de una década vimos surgir el fenómeno del espanglish en Estados Unidos, que trepó incluso hasta volverse un recurso literario (por ejemplo, en las novelas de Junot Díaz).

Ahora sucede el movimiento inverso. La expresión "same" (mismo, en inglés) es testigo de eso. Se usa en Twitter para adherir a lo dicho por alguien. Lo mismo "cancelled", que se usa para cancelar no un evento sino a una persona. Borrarla del mapa, pongamos. O "quad", que es como se entienden a sí mismos los grupos de amigos jóvenes hoy en día. Corte: selfie con amigos y texto: "acá con mi quad".

Ahre*

No es la primera palabra desconocida que llega hasta nosotros. Se convirtió en furor previo a skere, aunque no en el mismo ámbito. Se trata de la expresión "ahre". Rastrear su significado es un tanto más fácil. Su uso expandió de manera transgeneracional y sigue más saludable que nunca. Lo usa mi abuela incluso… ¡Ahre! Mentira, mi abuela no lo usa, pero sirve la mentira para graficar su uso.

Felipe Solá, entre el skere y el ATR
Felipe Solá, entre el skere y el ATR

Ahre pone en evidencia que algo recién dicho era en un chiste o una exageración, o algo tan improbable que imaginar su sola concreción es de por sí divertido.

Surgió en los jóvenes, llegó a Twitter y ahora está ahí, en todos lados. No hay youtuber, instagramer ni adolescente que no la use. Sin embargo, no es una expresión de recorte estilístico o cultural como sí lo es skere. La potencia de este último, estimo, radica justamente en que no significa absolutamente nada. Por eso lo usamos todos, ¿no? Quién puede equivocarse diciendo una cosa tan irrefutable como skere.

SEGUÍ LEYENDO: