¿Un psicólogo podría haber salvado a las bandas más grandes del rock?

infobae-image

Lo tenían o parecía que lo tenían todo: fama, dinero, talento y amores. Pero justo cuando sus vidas no podrían haber sido mejores, lo perdieron todo por celos, adicciones, peleas internas, envidia o depresión.

Muchos están convencidos que a los Beatles los separó una mujer, que los berrinches de los hermanos Gallagher acabaron con Oasis, que el éxito hizo que Kurt Cobain se suicidara en lo más alto de su carrera y que es difícil sobrevivir como banda a tragedias como la de Cromañón o el Indio en Olavarría.

Las preguntas no son sencillas y el tema no puede ser tratado por cualquiera. Fabio Lacolla es psicólogo, músico, escritor y aunque él se niega a dar los nombres de las bandas que pasaron por su diván, no son pocas las que lo consultaron.

¿La banda más grande del mundo se separó por una mujer?

infobae-image

El paradigma de Yoko Ono. El amor más grande de John Lennon y para no pocos beatlemaníacos, la responsable de que se acabara la banda de sus vidas. En su libro Estar en banda: psicología del músico de rock, que Lacolla presentará el próximo 13 de mayo en la Feria del Libro y en el que desarrolla el concepto de "el síndrome de Yoko Ono", respondió a la pregunta.

"Lejos de ser la causante de la separación de Los Beatles, Yoko Ono fue, en todo caso, el chivo expiatorio, la depositaria de la culpa de la disolución del grupo", empieza aclarando en diálogo con Infobae el terapeuta, que inclusive amplía el análisis a un plano edípico: "De todos modos, hay una especie de sojuzgamiento implícito ante la figura de Yoko. John decía que ella era él vestido de mujer. Algunos hombres consideran, casi sin saberlo, que el único amor valedero es el que tienen con la madre y que sólo será reemplazado por una mujer de iguales características, ante las cuales se someten".

Aclarado el punto, Lacolla pasa a hablar de lo que denomina "el síndrome de Yoko Ono" y que no se vuelve difícil imaginar en más de una banda de rock: "Cuando en el libro hablo del síndrome Yoko Ono lo que quiero decir es que la llegada de la novia de alguno de los músicos puede desatar una catástrofe".

"Empieza por asistir a algún que otro ensayo, se sienta en el piso al lado del equipo de guitarra y se postula naturalmente como la encargada de ir a comprar las cervezas. Si es la novia del guitarrista lo ayuda con la pedalera, si es la del bajista le lleva la mochila. Dentro de la sala es una mosquita muerta, pero después del ensayo… 'No me gustó que Matías te dijo tal cosa', 'Al final cada vez que proponés algo nadie te da bola', '¿Y vos no hacés ningún solo?', '¿Por qué no le mostrás esa canción nueva que me cantaste el otro día', '¿La novia de él puede y yo no?'", ejemplifica.

Mucha gente se inventa una Yoko Ono para no tomar la decisión

Planteado el punto el psicólogo explica que "nadie deja nada por nadie, aunque es cierto que mucha gente, por miedo a tener que tomar sus propias decisiones, se inventa una Yoko Ono para desplazar esa decisión hacia un tercero, con la ilusión de quedar exento de toda responsabilidad".

¿Por qué se suicida una estrella de rock?

infobae-image

Kurt Cobain, Elvis Presley, Michael Hutchence de INXS, según el especialista "el suicidio siempre es un misterio, pero de lo que no cabe ninguna duda es que tiene una dedicatoria, siempre es para alguien".

"Cobain forma parte del Club de los 27 junto a Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Amy Winehouse. La mayoría de ellos partió por problemas relacionados con el abuso de drogas y alcohol", enmarca Lacolla, tomando como ejemplo al líder de Nirvana que se quitó la vida de un disparo en la cabeza en 1994. "Por favor, Courtney (Love), sigue adelante. Por Frances. Por su vida, que va a ser mucho más feliz sin mí. Los quiero, ¡los quiero!", dejó escrito en una nota dedicada a su esposa y a su hija de 2 años.

¿Qué le pasa a una persona a los 27 años? se pregunta el especialista, y se responde: "Los 27 son la entrada en la recta final hacia los 30 y los 30 simbolizan el comienzo definitivo de la adultez. Si bien es cierto que vivimos veinte años más que en el siglo pasado, los 27, que bien podrían ser los 37, son la edad simbólica para decirle chau a la niñez y a la juventud. Una adolescencia tardía de más de 25 años ya se torna patológica. Promediando los 27 es la época de las renuncias y de los primeros registros del paso del tiempo. Algunas personas, como éstas que nombramos, encontraron en las drogas y el alcohol un buen cobertor de su neurosis, ya que eligieron un modo desafortunado de huir de la responsabilidad. Los más depresivos huyen para atrás, los más creativos huyen para adelante y los que no pudieron superar su mitomanía huyen para el cielo, o el infierno, que es lo mismo, pero con otra temperatura".

Sexo, drogas y Rock and Roll

infobae-image

"¿Para qué sirven las drogas en el rock? Para que los rockeros, después de un tiempo, se jacten de haberlas dejado", contesta Lacolla a la pregunta sobre las adicciones en las grandes bandas, aunque cree que en los tiempos que corren la ecuación está cambiando.

El siglo XXI reemplazó sexo, drogas y rocanrol por porno, veganismo y Spotify

"La famosa canción de Ian Dury "Sex, drugs and Rock and Roll" popularizó esa trilogía desordenada. Siempre que trabajo este tema con los músicos tratamos de pensar la diferencia entre mito y realidad, porque una cosa es lo que se ve y otra lo que se hace", desarrolla sobre un tema común en su consultorio.

"El mito de la familiaridad entre el sexo, las drogas y el rock, en primer lugar, está mal enunciado, porque no van en ese orden; y, en segundo lugar, cada vez más, un músico para estar en el establishment debe cumplir contratos que implican horarios, prensa, reuniones, etcétera", enumera Lacolla los planos que muchas veces no son considerados por la prensa y los fans, pero que ejercen presiones, demandas y obligaciones en la vida de sus ídolos.

"El siglo XXI reemplazó sexo, drogas y rocanrol por porno, veganismo y Spotify. En general consume más el entorno del músico que el propio músico. Muchas veces es la crueldad del público la que necesita que su ídolo sea un reventado y en ese punto, el reventado queda capturado en un exceso de ingenuidad", afirma.

Y en esa línea deja saber: "Conozco músicos que actúan el personaje que les toca y pueden diferenciarlo de su persona. Otros quedan atrapados en su personaje; ese personaje se mete en su vida privada, en su cocina, en su habitación y hasta en la relación con sus hijos. Son músicos que tienen más problemas con el éxito que con las drogas. Son malentendientes del éxito, que creen manejar aquello que los gobierna".

Caprichos, berrinches, pelea y separación: Oasis

infobae-image

"Los Oasis quedaron fijados en la salita roja de la guardería del rocanrol", dice contundente el psicólogo del rock sobre los hermanos Noel y Liam Gallagher, protagonistas de una relación tensa que terminó con la separación de la banda tras una pelea en 2009.

"Ellos hicieron de la obscenidad un acontecimiento artístico. Peleas y desacuerdos hay en todos los colectivos de trabajo, pero eso no implica que la propia banda se transforme en un agente de prensa de sus propias miserias. Suele ocurrir que las peleas son inversamente proporcionales a la calidad compositiva. Una insatisfacción puede devenir en escándalo", analiza Lacolla y nos insta a que nos preguntemos si Oasis tenía mucho más para dar: "Muchos artistas utilizan esa herramienta cuando se están quedando sin nafta. En una de esas, si papá y mamá Gallagher hubieran prestado más atención en las riñas de alcoba que tuvieron esos hermanos, nos hubiésemos quedado sin Oasis, y todo sabemos que un oasis es, ante todo, una ilusión".

¿Puede tener depresión una estrella de rock?

infobae-image

"Por supuesto y en muchos casos es la depresión lo que tiene capturado al músico y, depende de su inteligencia emocional, si esa depresión la vuelca en un papel o se vuelve contra sí mismo. Nadie nos enseña qué hacer con nuestros dolores, pero a medida que vamos creciendo algunos encontramos en el arte un modo de canalizarlo. Al dolor hay que dejarlo doler y hasta te diría, tratarlo bien. Cualquier persona que niegue un dolor hace síntoma; y negar un dolor, es tocar con dos cuerdas menos".

Tragedias: Callejeros y el Indio en Olavarría

(NA)
(NA)

Lo primero que responde Lacolla ante una pregunta sensible y que involucra una infinidad de aspectos a tener en cuenta es "libertad a Callejeros".

Aclarado eso, el licenciado y músico, manifiesta no estar de acuerdo con poner a la banda que lideró Patricio Fontanet y al ex Redonditos de Ricota en un mismo nivel de análisis.

infobae-image

"Por supuesto que, en el caso de Olavarría y Cromañón, hay puntos en común como por ejemplo la ausencia del Estado. Lo que vos llamás crisis, en Callejeros se dio de una manera mucho menos simbólica que en el caso de Solari. Me refiero a que mientras el cuerpo de Callejeros viene siendo un cuerpo presente, el caso del Indio es la alegoría de la ausencia. Hoy el artista es un esclavo que mira desde arriba del escenario lo que el público pone en escena. El pulso ya no lo marca el arte como en el siglo pasado, sino que hoy estamos gobernados por la cultura del guiso donde todo se mezcla con todo y la verdad se instala en cada análisis que uno haga. La verdad no la tiene nadie, pero lo verdadero habita cada creencia, ya no con el ánimo de sumar sino, en la medida de lo posible, destruir al otro", y concluye: "Cuando pienso en Cromañón o en Olavarría me preocupa más el después. La explicación de por qué pasan las cosas que pasan, muchas veces termina obstaculizando la reflexión".

¿Por qué sobreviven los Rolling Stones?

infobae-image

Sus Majeastades Satánicas sortearon a lo largo de los tiempos y entre otras cosas, la muerte de ex integrantes como Brian Jones, adicciones, un asesinato de un fan en medio de uno de sus recitales en 1969, pero nada parece poder detenerlos. Hace ya 55 años que giran por el mundo, pero ¿Qué tienen que no tuvieron otros?

Los Rolling Stones son la banda más inteligente del planeta

En un análisis que comenzó con los Beatles y cierra con los Stones, para Lacolla "el secreto es que ellos están separados hace veinte años, pero nadie se dio cuenta y eso es lo que los hace grandes. Son la banda más inteligente del planeta porque aprendieron que en el rock no siempre hay que destruir para construir".

"Fijate hasta qué punto el público deforma el mensaje, que muchos creen que ser Stone es usar flequillo con jardinero y yo, por lo menos, nunca vi a ningún Stone vestido de rolinga", ejemplifica y amplía la idea: "El pop es un rock rehabilitado y supongo que por eso estas satánicas majestades no lo van a dejar morir nunca. El destino más triste de un artista es convertirse en su propio fetiche y creo que eso los Rolling Stone lo superaron ampliamente".

LEA MÁS

"Bowie by Mick Rock": el fotógrafo de David Bowie ya está en Buenos Aires