Identificaron seis tipos de depresión gracias a la inteligencia artificial y escáneres cerebrales

Un estudio de la Universidad de Stanford de Estados Unidos analizó las imágenes y con ayuda de modelos de aprendizaje automático enumeró los principales biotipos. Los hallazgos abren la puerta a futuros tratamientos personalizados

Guardar

Nuevo

En el estudio, se identificaron tipos de depresión que respondieron mejor a los antidepresivos o a la terapia de conversación
En el estudio, se identificaron tipos de depresión que respondieron mejor a los antidepresivos o a la terapia de conversación

(HealthDay News) - La depresión se puede clasificar en seis tipos distintos mediante escáneres cerebrales, una revelación que podría mejorar el tratamiento de muchas personas que sufren el debilitante trastorno del estado de ánimo.

Los investigadores analizaron escáneres cerebrales para identificar seis tipos biológicos distintos de depresión, basándose en las diferencias en los patrones de actividad cerebral, según los resultados, que se publicaron en la edición del 17 de junio de la revista Nature Medicine.

Estas diferencias permitieron a los investigadores seleccionar los mejores tratamientos potenciales para tres de los tipos de depresión, según muestran los resultados.

“Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que hemos podido demostrar que la depresión puede explicarse por diferentes alteraciones en el funcionamiento del cerebro”, señaló la investigadora sénior, Leanne Williams, directora del Centro de Salud Mental y Bienestar de Precisión de Stanford Medicine.

“En esencia, es una demostración de un método de medicina personalizada para la salud mental basado en medidas objetivas de la función cerebral”, dijo Williams en un comunicado de prensa de la Stanford.

Los investigadores utilizaron escáneres cerebrales para detectar seis tipos distintos de depresión (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los investigadores utilizaron escáneres cerebrales para detectar seis tipos distintos de depresión (Imagen Ilustrativa Infobae)

Si estos hallazgos se mantienen, las personas diagnosticadas con depresión podrían algún día someterse a un escáner cerebral para revelar el tratamiento que mejor funcionaría para ellos. Alrededor del 30% de las personas con depresión no responden en absoluto a la medicación ni a la psicoterapia, y hasta dos tercios encuentran que el tratamiento no es capaz de sofocar completamente su depresión.

Esto se debe en parte a que hasta ahora no ha habido una buena forma de saber qué antidepresivo o tipo de terapia beneficiaría más a un paciente en particular, señalaron los investigadores.

Los medicamentos se recetan a través de un método de prueba y error, por lo que puede llevar meses o años dar con uno que funcione. Mientras tanto, el proceso de molienda puede empeorar aún más la depresión de una persona. “El objetivo de nuestro trabajo es averiguar cómo podemos hacerlo bien la primera vez”, dijo Williams. “Es muy frustrante estar en el campo de la depresión y no tener una mejor alternativa a este enfoque único para todos”.

En el estudio, los investigadores analizaron escáneres cerebrales de 801 personas diagnosticadas con depresión o ansiedad. Las personas fueron escaneadas en reposo, y de nuevo cuando estaban ocupadas en diferentes tareas destinadas a despertar pensamientos y emociones. Los investigadores se centraron en las regiones del cerebro que se sabe que desempeñan un papel en la depresión.

El estudio analizó escáneres de 801 personas con depresión o ansiedad (Imagen ilustrativa Infobae).
El estudio analizó escáneres de 801 personas con depresión o ansiedad (Imagen ilustrativa Infobae).

La inteligencia artificial les ayudó a clasificar la actividad en estas regiones en seis tipos distintos de depresión.

En otro ensayo, 250 participantes fueron asignados al azar a terapia de conversación o a uno de los tres antidepresivos de uso común. Los resultados proporcionaron algunos indicios de que algunas terapias funcionan mejor que otras en ciertos tipos: Un tipo, caracterizado por hiperactividad en las regiones cognitivas del cerebro, experimentó la mejor respuesta al antidepresivo venlafaxina (Effexor).

Otro tipo, en el que los cerebros en reposo tenían más actividad entre tres regiones asociadas con la depresión y la resolución de problemas, respondió mejor a la terapia de conversación.

Un tercer tipo, que implicaba niveles más bajos de actividad en reposo en una región del cerebro relacionada con la atención, era menos probable que respondiera a la terapia de conversaciónLos distintos biotipos de depresión también se correlacionaron con diferencias en los síntomas entre los participantes, encontraron los investigadores. Por ejemplo, aquellos con regiones cognitivas hiperactivas del cerebro tenían más probabilidades de ser incapaces de sentir placer y también se desempeñaban peor en tareas que involucraban organización.

Los investigadores planean ampliar el estudio para incluir a más personas y probar más medicamentos y tratamientos en los seis biotipos. “Para realmente avanzar en el campo hacia la psiquiatría de precisión, debemos identificar los tratamientos que tienen más probabilidades de ser efectivos para los pacientes, y hacer que reciban ese tratamiento lo antes posible”, planteó el investigador, el Dr. Jun Ma, director del Centro de Investigación sobre la Conducta de la Salud de la Universidad de Illinois, en Chicago.

“Tener información sobre su función cerebral, en particular las firmas validadas que evaluamos en este estudio, ayudaría a informar sobre tratamientos y recetas más precisos para los individuos”, añadió Ma.

Más información: El Instituto Nacional de Salud Mental ofrece más información sobre la depresión.

FUENTE: Universidad de Stanford, comunicado de prensa, 17 de junio de 2024

* Dennis Thompson HealthDay Reporters ©The New York Times 2024

Guardar

Nuevo