Por qué se producen los desgarros musculares y cómo prevenirlos

Bíceps braquial, isquiotibiales y también tendones como el de Aquiles son propensos a desgarros. Las maneras eficaces de prevenirlos y tratarlos, según un experto

Guardar

Nuevo

Ciertos medicamentos pueden debilitar los tendones y aumentar el riesgo de desgarros
Ciertos medicamentos pueden debilitar los tendones y aumentar el riesgo de desgarros

Los músculos son potencias biológicas, capaces de realizar hazañas realmente increíbles. Sólo hay que mirar al hombre más fuerte del mundo, capaz de levantar más de 500 kg , para ver lo que puede lograr.

Si bien nuestros músculos son capaces de realizar tareas monumentales, pedirles que lo hagan puede aumentar el riesgo de que se desgarren. Mire cualquier episodio de El hombre más fuerte del mundo (The World’s Strongest Man, la competición del atletismo de fuerza) y verá a qué me refiero.

Pero no sólo los hombres fuertes y los levantadores de pesas pueden experimentar este problema. Incluso la persona promedio puede correr riesgo de sufrir un desgarro muscular, ya sea por practicar deporte o por simples hábitos cotidianos, aunque algunos músculos son más propensos a lesionarse que otros.

Miembro superior

Nuestro bíceps braquial es un músculo de dos en dos. El nombre en sí se refiere a que es el músculo del brazo con “dos cabezas”: una cabeza es larga y la otra corta.

El bíceps es un músculo importante para flexionar el antebrazo a la altura del codo, como puede comprobar cualquiera que pase su tiempo haciendo curls en el gimnasio. Pero ésta no es su única función. Los bíceps también permiten rotar las manos y los antebrazos para que podamos realizar una serie de tareas sencillas, como sostener un plato de sopa en las palmas.

El tendón estrecho de la cabeza larga del bíceps la convierte en la parte más fácil de romper. En las personas mayores, un desgarro a menudo puede ocurrir sin mucha fuerza. Esto se debe a que los tendones suelen debilitarse con la edad. Incluso algo tan simple como arrancar un tubérculo rebelde en el jardín puede provocar un desgarro.

Calentar y enfriar adecuadamente los músculos previene lesiones (iStock)
Calentar y enfriar adecuadamente los músculos previene lesiones (iStock)

Cuando la cabeza larga del bíceps se rompe, se puede sentir que el brazo “explota” . Lo que más se nota después es la extraña apariencia: un bulto en la parte superior del brazo que hace que parezca que pertenece a Popeye. Esta lesión incluso se denomina “deformidad de Popeye”.

Un desgarro del bíceps no se cura por sí solo, por lo que en pacientes jóvenes y atletas será necesaria una cirugía. Afortunadamente, dado que la cabeza corta permanece intacta para soportar la carga, no suele ser necesaria la cirugía en pacientes de edad avanzada.

Otros músculos que pueden desgarrarse por demasiada tensión son el pectoral mayor o pectorales, los músculos más grandes del pecho. Estos músculos son capaces de realizar muchas acciones diferentes, como flexionar los brazos y juntarlos. Los pectorales posibilitan el press up, por lo que es un ejercicio ideal para entrenarlos.

Muchos entusiastas del fitness quieren pectorales fuertes y prominentes y pueden cometer el error de cargar demasiado peso . Hacerlo somete al músculo a una enorme tensión.

Si este músculo se desgarra, no te lo perderás. Habrá un bulto evidente y hematomas visibles después. Se requerirá cirugía para volver a colocarlo.

Miembro inferior

Los isquiotibiales son uno de los grupos de músculos de las extremidades inferiores que se dañan con mayor frecuencia . Los isquiotibiales se encuentran en la parte posterior del muslo y ayudan a doblar la rodilla, al mismo tiempo que extienden las caderas.

Algunas lesiones musculares requerirán cirugía (Sasin Tipchai/Pixabay)
Algunas lesiones musculares requerirán cirugía (Sasin Tipchai/Pixabay)

Los desgarros de los isquiotibiales a menudo son causados por un estiramiento excesivo, particularmente cuando la rodilla está estirada y la cadera flexionada hacia adelante, como cuando un jugador de rugby da una patada o al saltar una valla.

Para una persona promedio, las lesiones en los isquiotibiales suelen ocurrir al correr, particularmente cuando la pierna delantera se balancea. También puede ocurrir al realizar estocadas o saltos. Se nota dolor agudo en la parte posterior del muslo. Si este músculo se desgarra, la pérdida de potencia en la pierna dificultará la marcha.

Deportes como el squash o el tenis, en los que cambias constantemente de dirección, pueden poner en riesgo de desgarro otras estructuras de las piernas. Esto se debe a empujar con fuerza desde el suelo para empezar a correr.

Una lesión común en estos deportes es la rotura del tendón de Aquiles. Esto no es poca cosa: es el tendón más grueso del cuerpo y une los músculos de la pantorrilla al talón.

Si suena, nuevamente se nota un chasquido distintivo en la pantorrilla, a veces como si alguien le hubiera dado una patada. En la mayoría de los casos hay dolor. También experimentará dificultades para caminar y no podrá ponerse de puntillas, que es la función principal de la pantorrilla.

En ocasiones, los desgarros de Aquiles se tratan quirúrgicamente, pero en otros casos la pierna y el pie se colocan en un yeso o en una bota rígida para que el tendón pueda repararse a sí mismo.

Los músculos son potencias biológicas, capaces de realizar hazañas realmente increíbles (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los músculos son potencias biológicas, capaces de realizar hazañas realmente increíbles (Imagen Ilustrativa Infobae)

Cómo prevenir los desgarros musculares

Es importante cuidar los músculos y tendones durante el ejercicio. Debes tener especial cuidado al levantar pesas y utilizar la forma correcta. Es importante no sobrecargar el peso al principio y, en su lugar, aumentar de peso lentamente según su capacidad.

Tómate de cinco a diez minutos al inicio y al final de cada entrenamiento para calentar y enfriar los músculos que has ejercitado. Una combinación de ejercicios aeróbicos suaves, de equilibrio y de fuerza parece ser lo mejor. Curiosamente, el efecto del estiramiento no parece estar claro.

Si siente dolor, no lo ignores. Este es tu cuerpo diciendo que algo anda mal.

Ciertos factores también pueden aumentar el riesgo de desgarros musculares. Los tendones tienden a adelgazarse cuando se toman ciertos medicamentos, como la ciprofloxacina (un antibiótico), así como esteroides utilizados, por ejemplo, para tratar el asma y la enfermedad inflamatoria intestinal. Los esteroides anabólicos tomados en contra del consejo médico para mejorar la masa muscular pueden en realidad aumentar el riesgo de desgarro muscular.

Es posible reparar un músculo o un tendón, pero es mucho más fácil protegerlos para que no se rompan en primer lugar. Caliéntalos, enfríalos y presta atención a cómo y cuánto levantas.

*Daniel Baumgardt es profesor titular, Facultad de Fisiología, Farmacología y Neurociencia, Universidad de Bristol

*Esta nota fue publicada originalmente en The Conversation

Guardar

Nuevo