La FDA advirtió sobre el uso de dispositivos antiasfixia y recomendó la maniobra de Heimlich

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. emitió un comunicado advirtiendo sobre los riesgos asociados con la utilización de dispositivos no autorizados

Guardar

Nuevo

La falta de oxígeno en el cerebro durante más de cuatro minutos puede causar daño cerebral y la muerte, según Johns Hopkins Medicine
La falta de oxígeno en el cerebro durante más de cuatro minutos puede causar daño cerebral y la muerte, según Johns Hopkins Medicine

(Dennis Thompson - HealthDay News) -- Las personas deben confiar en la bien establecida maniobra de Heimlich para salvar a una víctima de asfixia, en lugar de en los novedosos dispositivos “antiasfixia”, señala la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

No se ha establecido la seguridad y eficacia de los dispositivos antiasfixia de venta libre; no están aprobados ni autorizados por la FDA”, dijo la agencia en un comunicado de seguridad emitido el lunes.

La FDA admitió que "no tiene conocimiento de ninguna lesión grave reportada con el uso de estos dispositivos, y no se han asociado muertes con el uso de dispositivos antiasfixia".

Sin embargo, a la agencia le preocupa que el uso de estos dispositivos de un solo uso pueda costar un tiempo precioso en una emergencia.

“Los consumidores deben ser conscientes de que el uso de dispositivos antiasfixia primero podría retrasar la acción, ya que los consumidores generalmente tienen que sacarlos del empaque, ensamblarlos y seguir las instrucciones del dispositivo, lo que puede retrasar el uso de los protocolos de rescate establecidos”, dijo la agencia.

La falta de oxígeno en el cerebro durante más de cuatro minutos puede causar daño cerebral y la muerte, según Johns Hopkins Medicine.

La maniobra de Heimlich funciona mediante la aplicación de compresiones abdominales a una víctima de asfixia. Estos empujes expulsan el aire de los pulmones y lo suben a través de la garganta, desalojando el objeto que obstruye las vías respiratorias.

En comparación, los dispositivos antiasfixia están diseñados para succionar un objeto que obstruye las vías respiratorias de una persona, utilizando presión de vacío.

El dispositivo líder, el LifeVac de 70 dólares, viene con una máscara que se ajusta a la nariz o la boca de una persona y se adhiere a un fuelle similar a un émbolo. Empujar el fuelle hacia abajo y luego hacia arriba rápidamente crea un vacío para despejar las vías respiratorias.

El sitio web de LifeVac contiene un "Salón de las salvaciones" que presenta miles de casos en los que el dispositivo ha salvado a un niño o adulto de la asfixia, así como una página dedicada a artículos de revistas médicas sobre el dispositivo.

La compañía informa a los consumidores que el LifeVac está "registrado por la FDA como un dispositivo médico de Clase II".

"Está exento de autorización previa a la comercialización. La FDA no requiere una revisión previa a la comercialización del dispositivo LifeVac", dice el sitio web. "Actualmente, en los Estados Unidos, se requiere que todos los dispositivos de succión portátiles estén registrados en la FDA, no aprobados".

Aun así, la FDA dice que las personas no deben confiar en estos dispositivos porque los protocolos de rescate por asfixia establecidos, que se basan en el Heimlich, “tienen una alta tasa de éxito y se pueden llevar a cabo de inmediato sin dispositivos, lo que ahorra un tiempo valioso”.

Estos protocolos están diseñados para salvar la vida de adultos, niños e incluso bebés que se están ahogando. Las personas también pueden realizar un Heimlich en sí mismas, usando el respaldo de una silla o el borde de un mostrador.

"Si elige usar un dispositivo antiasfixia, úselo solo después de que los protocolos de rescate por asfixia establecidos hayan fallado", añadió la FDA. "No se ha establecido la seguridad y eficacia de los dispositivos antiasfixia de venta libre".

Más información

Johns Hopkins Medicine ofrece más información sobre primeros auxilios para la asfixia.

FUENTE: Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., comunicado de prensa, 22 de abril de 2024