En todo el mundo, los pueblos indígenas se enfrentan a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular

Así lo reveló una nueva revisión de 24 estudios que comparó las comunidades aborígenes de siete países desarrollados con los no nativos. La autora del estudio, Anna Balabanski, de la Universidad de Monash en Australia, atribuye esta situación a las disparidades en el acceso a los recursos sanitarios

Compartir
Compartir articulo
En los Estados Unidos, los indios americanos tenían un 20% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que los no nativos; y en Canadá, los mestizos tenían un 40% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular
En los Estados Unidos, los indios americanos tenían un 20% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que los no nativos; y en Canadá, los mestizos tenían un 40% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular

(HealthDay News) -- Los indígenas de siete países, entre ellos Estados Unidos y Canadá, parecen ser más propensos a sufrir un ACV que los no nativos, encuentra una nueva revisión de gran tamaño.

“Las disparidades son especialmente evidentes en los países donde la alta calidad de vida promedio y la larga esperanza de vida a menudo no se reflejan en las poblaciones indígenas”, dijo la autora del estudio, Anna Balabanski, de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia.

“Estas disparidades podrían reflejar un acceso desigual a los recursos para prevenir y gestionar el ACV”, añadió en un comunicado de prensa de la universidad. Además de Estados Unidos y Canadá, los 24 estudios revisados se realizaron en Australia, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur y Suecia, países con altos niveles de vida, salud y conocimiento.

La revisión encontró que el riesgo de accidente cerebrovascular era mayor en seis países para los indígenas que para los no nativos.

En Nueva Zelanda, los maoríes nativos eran más propensos a sufrir un ACV que los no nativos, encontró el estudio, pero los investigadores anotaron que el hallazgo provino de un solo estudio realizado en 2002 y 2003.

En los Estados Unidos, los indios americanos tenían un 20% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que los no nativos; y en Canadá, los mestizos tenían un 40% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

En Australia y Singapur, los riesgos para los pueblos indígenas son aún más graves. Los aborígenes australianos y los isleños del Estrecho de Torres tenían hasta un 70% más de probabilidades de sufrir un ACV que las personas no nativas. Y los malayos de Singapur tenían hasta un 90 por ciento más de probabilidades de hacerlo que sus homólogos no nativos, encontró el estudio. Las brechas eran menores en Escandinavia.

Los sami de Noruega y Suecia tenían un 8% más de probabilidades de sufrir un ACV que sus homólogos no indígenas. “Este proceso realmente resaltó la necesidad de más y mejor investigación sobre el ACV en los pueblos indígenas”, dijo Balabanski.

“Por ejemplo, no había estudios que cumplieran con nuestros criterios en América del Sur, Oriente Medio o Rusia. Además, los estudios futuros deben diseñarse y llevarse a cabo con la supervisión de los pueblos indígenas para fortalecer el esfuerzo de investigación y mejorar los resultados”. Los hallazgos se publicaron en la edición del 14 de febrero de la revista Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

Más información: MedlinePlus ofrece más información sobre los factores de riesgo de accidente cerebrovascular.

FUENTE: Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), comunicado de prensa, 14 de febrero de 2024

*Carole Tanzer Miller HealthDay Reporter - ©The New York Times