Moda saludable: desarrollaron unos pendientes que rastrean el bienestar del usuario

Investigadores de la Universidad de Washington crearon aretes inteligentes que pueden medir la temperatura del lóbulo de la oreja y enviar los datos a un dispositivo móvil

Compartir
Compartir articulo
Los aretes podrían algún día ayudar a las personas a controlar su salud y estado físico

(HealthDay News) -- Un nuevo par de pendientes se ha unido a la plétora de tecnología portátil que puede ayudar a monitorizar el bienestar, informan unos investigadores.

El arete térmico monitorea continuamente la temperatura del lóbulo de la oreja del usuario, según los investigadores de la Universidad de Washington (UW) que lo desarrollaron. El arete superó a un reloj inteligente en la detección de la temperatura de la piel durante los períodos de descanso, según los resultados de un estudio a pequeña escala de seis usuarios. Esas lecturas podrían ayudar a las usuarias a monitorizar las señales de enfermedad, estrés, alimentación, ejercicio y ovulación, señalaron los investigadores.

“Uso un reloj inteligente para hacer un seguimiento de mi salud personal, pero he descubierto que mucha gente piensa que los relojes inteligentes no están de moda o son voluminosos e incómodos”, dijo la coautora principal Qiuyue (Shirley) Xue, estudiante de doctorado en la Escuela de Ciencias de la Computación e Ingeniería Paul G. Allen de la universidad en Seattle.

El prototipo de arete inteligente es similar en tamaño y peso a un clip pequeño y tiene una duración de batería de 28 días, dijeron los investigadores. Un clip magnético conecta un sensor de temperatura a la oreja del usuario, mientras que otro sensor cuelga aproximadamente una pulgada por debajo para estimar la temperatura ambiente.

Los aretes se pueden decorar con diseños de moda hechos de resina o con piedras preciosas sin afectar su precisión, dijeron los investigadores. “Encontramos que detectar la temperatura de la piel en el lóbulo, en lugar de en una mano o una muñeca, era mucho más preciso”, comentó Xue en un comunicado de prensa de la universidad.

“También nos dio la opción de que parte del sensor colgara para separar la temperatura ambiente de la temperatura de la piel”. La creación de un dispositivo portátil lo suficientemente pequeño como para ser un arete, pero lo suficientemente robusto como para que a menudo no requiera una carga, presentó un desafío de ingeniería, dijeron los investigadores.

“Por lo general, si desea que la energía dure más, debe tener una batería más grande. Pero luego sacrificas el tamaño. Hacerlo inalámbrico también exige más energía”, dijo la coautora principal Yujia (Nancy) Liu. Hizo la investigación mientras cursaba una maestría en la Universidad de Washington y ahora está en la Universidad de California, San Diego.

El equipo descubrió una manera de colocar un chip Bluetooth, una batería, dos sensores de temperatura y una antena en el arete ajustando la forma en que se conecta con un dispositivo para entregar datos. En lugar de emparejarse directamente con un dispositivo, el pendiente utiliza el modo de publicidad Bluetooth: las transmisiones utilizadas para mostrar un dispositivo Bluetooth se pueden emparejar. Después de leer la temperatura de una persona y pasar los datos, el arete entra en sueño profundo para ahorrar energía.

Los investigadores también exploraron la utilidad de la temperatura del lóbulo de la oreja para guiar los esfuerzos médicos y de investigación. Un estudio de cinco pacientes con fiebre encontró que la temperatura promedio del lóbulo de la oreja aumentó casi 11 grados Fahrenheit en comparación con las temperaturas de 20 pacientes sanos, lo que muestra el potencial del arete para el control de la fiebre.

“En medicina, a menudo monitorizamos la fiebre para evaluar la respuesta a la terapia, para ver, por ejemplo, si un antibiótico está funcionando en una infección”, dijo el coautor, el Dr. Mastafa Springston, instructor clínico de medicina de emergencia en la Facultad de Medicina de la UW.

“El monitoreo a largo plazo es una forma de aumentar la sensibilidad de la captura de fiebres, ya que pueden subir y bajar a lo largo del día”. La temperatura del lóbulo de la oreja también tiende a variar más que la temperatura corporal central. En las pruebas, el arete detectó con éxito las variaciones de temperatura asociadas con la alimentación, el ejercicio, el estrés y la ovulación, dijeron los investigadores.

“Los wearables actuales, como el Apple Watch y el Fitbit, tienen sensores de temperatura, pero solo proporcionan una temperatura media para el día, y sus lecturas de temperatura de las muñecas y las manos son demasiado ruidosas para hacer un seguimiento de la ovulación”, dijo Xue.

“Así que queríamos explorar aplicaciones únicas para el arete, especialmente aplicaciones que pudieran ser atractivas para las mujeres y cualquier persona que se preocupe por la moda”. A continuación, los investigadores planean entrenar los algoritmos del arete para que se adapten mejor a cada uso potencial y realizar pruebas más exhaustivas. Las iteraciones futuras también podrían incluir la monitorización de la frecuencia cardiaca y la actividad, dijo Xue.

Los dispositivos podrían ser alimentados por energía solar o por la energía cinética creada por el balanceo del arete. “Eventualmente, quiero desarrollar un juego de joyas para el monitoreo de la salud”, dijo Xue. “Los aretes detectarían la actividad y las métricas de salud, como la temperatura y la frecuencia cardíaca, mientras que un collar podría servir como monitor de electrocardiograma para obtener datos de salud cardíaca más efectivos”.

El estudio aparece en la edición del 12 de febrero de la revista Proceedings of the ACM on Interactive Mobile Wearable and Ubiquitous Technologies.

Más información: La Universidad de California, Berkeley, tiene más información sobre dispositivos portátiles.

FUENTE: Universidad de Washington, comunicado de prensa, 7 de febrero de 2024

*Dennis Thompson HealthDay Reporter - ©The New York Times