Clínicas de EE. UU. promocionan ketamina para la salud mental: ¿qué dice la ciencia?

Conocida como droga de fiesta y anestésico, gana atención como tratamiento potencial para la depresión. No obstante, investigaciones recientes revelan una preocupante dinámica: cientos de centros de salud están promocionando su uso sin aprobación oficial

Guardar

Nuevo

Un estudio de la Universidad de Colorado destaca la preocupación sobre el uso de ketamina en tratamientos de salud mental, con una base de evidencia a menudo insuficiente para respaldar su eficacia
Un estudio de la Universidad de Colorado destaca la preocupación sobre el uso de ketamina en tratamientos de salud mental, con una base de evidencia a menudo insuficiente para respaldar su eficacia

(HealthDay News) -- La droga de fiesta y anestésico ketamina parece representar una esperanza para tratar la depresión, de acuerdo con ciertos estudios. Pero una nueva investigación también sugiere que cientos de clínicas en EE. UU. pueden estar engañando a los consumidores, promocionando ketamina sin etiqueta y no aprobada para tratar una variedad de condiciones de salud mental y dolor.

”Estos son tratamientos costosos por los cuales los pacientes generalmente deben pagar de su bolsillo y la base de evidencia a menudo no es robusta para muchos de los usos anunciados”, dijo el coautor principal del estudio Michael DiStefano, profesor asistente en el departamento de farmacia clínica en la Escuela de Farmacia Skaggs de la Universidad de Colorado.

“Es importante que las personas que consideran estos tratamientos reciban una declaración precisa y equilibrada de los posibles riesgos y beneficios”. En el estudio publicado el 7 de noviembre en la revista JAMA Network Open, los investigadores señalaron que la ketamina administrada por vía intravenosa aún no está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. para tratar ninguna condición de salud mental, pero a veces se usa fuera de etiqueta para tal uso.

La ketamina en forma de píldora tampoco está aprobada para tratar nada, pero a menudo se anuncia para producir una experiencia alucinógena en casa, dijeron los investigadores. Utilizando seis bases de datos nacionales de ketamina, el equipo de DiStefano rastreó cómo se vende la ketamina. Identificaron anunciantes de ketamina directos al consumidor en línea que tenían sitios web y al menos una clínica en Maryland.

Los investigadores encontraron 17 anunciantes operando en 26 ubicaciones en Maryland que promovían infusiones o terapia asistida por ketamina para una amplia gama de condiciones, incluyendo depresión, trastorno de estrés postraumático (TEPT), ansiedad y dolor crónico.La publicidad contenía información engañosa tanto sobre la efectividad del tratamiento como sobre la seguridad, dijeron los investigadores .Si bien el estudio se centró en clínicas en Maryland, DiStefano dijo que la compilación del equipo de los seis directorios nacionales para el tratamiento con ketamina sugiere que hay aproximadamente 800 clínicas de este tipo en todo Estados Unidos. También hay varias compañías que enviarán ketamina oral a los clientes por correo.

”Las sustancias psicodélicas o alucinógenas cada vez se consideran más como tratamientos de salud mental. Por ejemplo, Colorado está a la vanguardia en el desarrollo de políticas para gobernar el uso de psilocibina en la depresión”, dijo DiStefano en un comunicado de prensa de la universidad. “Es importante ser transparentes y precisos al explicar los riesgos y beneficios potenciales de estos tratamientos. Si bien estos tratamientos pueden brindar esperanza y serán efectivos para algunos pacientes, existen riesgos reales asociados con el uso de ketamina, especialmente a largo plazo”.

Más información

Visite la Clínica Cleveland para obtener más información sobre la ketamina.

FUENTE: JAMA Network Open, 7 de noviembre de 2023; Universidad de Colorado, comunicado de prensa, 7 de noviembre de 2023

Lo que esto significa para ti

La ketamina parece ser prometedora en el tratamiento de la depresión y otros problemas de salud mental, pero muchas clínicas que anuncian el medicamento hacen afirmaciones infundadas o inexactas sobre sus poderes, muestra una nueva investigación.

Guardar

Nuevo