La oposición profundizó la presión en el Congreso para tratar lo antes posible los DNU de Javier Milei

El kirchnerismo y otros bloques ahora pretenden avanzar rápido con decisiones oficialistas en la bicameral de Trámite Legislativo. Se basan en una moción ya aprobada del diputado Nicolás Massot

Guardar

Nuevo

Las autoridades de la comisión bicameral que analiza los DNU (Prensa Senado)
Las autoridades de la comisión bicameral que analiza los DNU (Prensa Senado)

La oposición en su conjunto de la comisión bicameral de Trámite Legislativo forzó este jueves a que diputados y senadores avancen, lo antes posible, con el rezago de Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) de Mauricio Macri y Alberto Fernández para enfocarse rápido en las decisiones tomadas y futuras de la administración libertaria. Es decir, hacer un escaneo casi en simultáneo de la gestión de Javier Milei, que la ley establece y que, durante largos años, nunca se realizó con tanta premura.

El cónclave realizado en el Salón Arturo Illia de la Cámara alta tuvo un momento insólito que emparejó lo ocurrido ayer en Diputados, con el papelón oficialista en la comisión de Juicio Político. En la bicameral, el senador formoseño Francisco Paoltroni (La Libertad Avanza), que reemplazó al experimentado peronista disidente Juan Carlos Romero (Salta) dijo: “Esto me hace acordar a un viejo cuento de hadas de la infancia, el de la Bella Durmiente. Resulta que viene una bruja y lo dejó a todos durmiendo. Pero bueno, gracias a Dios, el 19 de noviembre -fecha del balotaje- vino el Príncipe -en referencia a Milei-, les hizo el amor y despertó a todos”.

Consumada dicha declaración y, mientras el ahora ex jefe del bloque libertario en Diputados, Oscar Zago, se agarraba la cabeza, la senadora camporista Anabel Fernández Sagasti denostó al formoseño, lo tildó de “cobarde”, “irrespetuoso” y aseguró que el legislador “no está moralmente preparado para estar en este recinto”. En la próxima sesión, realizará una cuestión de privilegio contra el oficialista.

En cuanto a la agenda de la comisión, que tenía 20 DNU de Macri y Fernández con objeto cumplido, el Frente de Todos tomó la decisión de no dictaminar sobre la validez o no de los mismos, sino que propuso llevarlos al recinto para considerar su archivo o su tratamiento. Para el último caso, sugirieron que dicha acción se convertiría en un “contrasentido”.

La bandeja de DNU con objeto cumplido tiene 87 normas en espera. Como fueron puestas sólo 20 en consideración, el kirchnerismo reflotó una moción del diputado Nicolás Massot (Hacemos Coalición Federal), aprobada semanas atrás por mayoría, que impone el análisis de dichas decisiones en simultáneo con las adoptadas desde el inicio de la administración Milei.

La senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti
La senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti

Esta situación generó un ida y vuelta entre legisladores. “El kirchnerismo había apagado el televisor que volvimos a prender y estamos trabajando”, manifestó el diputado radical Francisco Monti. Su compañero de partido, el senador Víctor Zimmermann, agregó: “No se trataron los 87. Se hizo una clasificación, pero el tratamiento en los asesores no se hizo; se hizo de los primeros 20″. No coincidió en esto el cristinista Mariano Recalde.

Sobre la postura del Frente de Todos de no dictaminar por la validez o invalidez, Fernández Sagasti (Mendoza) deslizó que, en el pasado, algunos radicales adoptaron una decisión similar. Todo, en medio de un ida y vuelta constante sin micrófono de los legisladores y la falta de orden que debió propiciar el senador libertario y presidente de la bicameral, Juan Carlos Pagotto (La Rioja).

Cerca del final, la diputada kirchnerista Carolina Gaillard (Entre Ríos) aprovechó para felicitar a los senadores que rechazaron el mega Decreto de Necesidad y Urgencia que desregula la economía e hizo alusión al 302/24 que activa, según aseveró, una “nueva guerra” a la clase media, ante la derogación del DNU de Alberto Fernández que declaraba servicio esencial al cable a internet.

“Era una protección para que las empresas no hicieran lo que se les cantara, como hacen hoy las prepagas. Hay que explicarle a la sociedad las implicancias jurídicas de estas medidas”, sumó Gaillard, y pidió al resto de los bloques en la Cámara baja que “acompañen” para “que el DNU 70 deje de tener validez.

Más temprano, en la Cámara alta pudo conformarse la comisión de Ambiente, que quedó en manos de la radical Edith Terenzi (Chubut). La legisladora fue una de las que rechazó el mega DNU en el Senado.

Guardar

Nuevo